Twittear

17 mayo, 2011

Poder femenino

Lo que va a continuación lo iba añadir como comentario en la entrada Paridad como continuación de un pequeño debate que se había abierto sobre militancia femenina, si estaba constituida por masas o no, pero como me ha salido un poco largo y pueda tener interés retomar el debate truncado por los problemas de Blogger he decidido que quizá mejor como  entrada. Y ahora sí va el comentario:

Arturo, entre los comentarios que se perdieron como consecuencia de la caída de Blogger estaba uno que no conservo, pero que más o menos decía y  repito por su interés, que hacer una comparación plana entre las militancias masculina y femenina puede conducirnos a un gran error, porque sin quererlo y al igual que sucede en otros muchos momentos de la vida entre mujeres y hombres, aplicamos un criterio que creemos universal pero es sólo masculino, o sólo femenino que a los efectos es lo mismo.

Es verdad que el feminismo ha renunciado a ser un movimiento de masas en el sentido en que esa expresión se puede aplicar a otros movimientos sociales,  y más bien está configurado como un lobby de poder, con un gran poder pero sin ninguna de las alharacas del poder, es decir un poder fuerte pero discreto. Y eso se puede ver bien si en lugar de militancia hablamos de conciencia, de conciencia de género. En ese terreno me supongo ya no habrá duda en que cualquier comparación está fuera de lugar, ya que en un caso estamos hablando de un potentísima conciencia femenina y una nula por no decir negativa conciencia masculina, tanto que como comprobamos un día sí y otro también muchos se autoexcluyen al hablar de lo que afecta el género masculino.

Piensa además que han ganado en el cambio. La efectividad actual del poder feminista es total, consigue lo que se propone y jamás está obligado a dar cuentas de lo que va mal, o sencillamente de lo contestado, como comprobamos cada  día  desde esta bitácora. Los partidos políticos si para alguien hacen política es para ellas y siguiendo sus pautas, al igual que los sindicatos y tantos organismos de la Administración que están ahí para velar sus intereses, y no me refiero exclusivamente a los que llevan la coletilla “de la mujer”. Si eso funciona el mérito es suyo, si eso falla no deja de ser un organismo de la administración al que pedir explicaciones nos puede llevar por vericuetos por donde aparecerá de todo menos feminismo. El gran reto del movimiento masculinista hoy está,  a mi modo de ver, en mostrar con claridad ese entramado que mantiene en la sombra al feminismo cuando le interesa y lo saca a la luz cuando le conviene. De conseguirlo sería mucho más fácil explicar lo que nos pasa porque estaría a la vista de todos el auténtico poder femenino.  

39 comentarios:

  1. He entrado en los comentarios de Skup http://politica.elpais.com/politica/2011/05/16/eldebate/1305570095_095135.html

    Y la preocupación del stablishment es muy superior a lo que me pensaba, lo cual tiene que ver con la profunda desconexión en que vive la clase política en relación con los problemas reales de la gente.
    Que alarme tanto el hecho de que unos miles de personas protestemos, cuando el paro es del 21% y en términos absolutos de casi 5.000.000 de personas, y la situación laboral, económica y política -no debemos olvidar que la clase política viene apareciendo como el tercer problema que más preocupación causa a los españoles y eso desde hace muchísimo tiempo-, lo que de nuevo evidencia es eso justamente que quienes forman el stablishment no sólo ignoran lo que está por debajo de su “nivel” también que son conscientes de que ocupan unas posiciones que sólo pueden mantenerse con el actual status quo. Basta con leer el comentario de Amparo Rubiales para confirmar todo cuanto antecede.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:18 p. m.

    Tengo una amiga que es miembro de un "foro contra la violencia de género", y que lleva militando muchos años en el feminismo. Cierto día me dijo: "hemos muerto de éxito", queriendo decir con ello que aun reconociendo que su programa político se había instaurado en el poder, la realidad es que en la actualidad acuden menos mujeres a las reuniones de las organizaciones feministas, en comparación con lo que sucedía hace una o dos décadas. Añado que no hace falta esta confesión, pues no hay más que ver la concurrencia media que se da cita en muchas manifestaciones feministas, donde frecuentemente hay más fotógrafos que activistas. Por eso yo no estoy tan seguro de la existencia de ese "poder femenino" del que nos habla Emilio. Sí tiendo a pensar que hay grupos de poder que se valen del feminismo para amoldar las cosas a sus intereses. A lo largo del siglo XIX la esclavitud fue abolida, pero no porque los propios esclavos se levantasen contra sus amos, sino porque la naciente sociedad industrial encontraba más efectiva la mano de obra asalariada, que podía libremente vender su trabajo. Posteriormente, y a lo largo del siglo XX, muchos gobiernos ejercieron el poder en nombre del proletariado, y bajo la bandera del igualitarismo social, aunque era evidente que en esos países se estaban creando nuevas diferencias sociales. Hoy en día está sucediendo algo muy similar. La "liberación de la mujer" es un proceso que nos viene de arriba hacia abajo, y no a la inversa, y en donde nadie le ha preguntado a las mujeres si querían ser "liberadas". Con el tema de las libertades sexuales pasa lo mismo, pues la muy exigua militancia LGBT no explica el sumo interés del poder por abanderar la lucha contra la discriminación que sufren las minorías sexuales... ¿Contra quién luchamos? ¿Quién está detrás de lo que se nos presenta como "feminismo"?

    Tamisquerche

    ResponderEliminar
  3. Tamisquerche, no encuentro dónde está tu discrepancia. Lo que dices en las primeras líneas coincide plenamente con lo que yo digo, el feminismo hace tiempo que dejó de ser un movimiento de masas, o que juegue a asambleas y manifestaciones. Hace mucho tiempo que descubrieron que hay medios mucho más potentes de conseguir lo que se proponen. También estoy de acuerdo en que es un poder de arriba abajo, pero eso no invalida para nada mi tesis.

    A lo que ya no te refieres es a la existencia de un lobby femenino -no sé si crees que no existe- tampoco a la abismal diferencia de conciencia de género -Humberto hablaba ayer de esos científicos que hablando de los hombres no se incluyen en el grupo- tampoco supongo que negarás su influencia política -ahí están las leyes de género que me supongo no hará falta que mencione- y finalmente me supongo que no te costará reconocer que El País tiene un suplemento que se llama Mujeres, pero no otro que se llamen Hombres, o que las revistas femeninas que conforman opinión pública son abrumadora mayoría en el quiosco. Podría continuar por su preponderancia en la educación, las políticas sociales, su peso dentro de los sindicatos y los partidos políticos, etc. pero esto sería ya una segunda entrada.

    No sé cómo le llamas a todo lo anterior, yo le llamo poder. Que no se visibilice con facilidad o que pretendan que todo el poder es masculino, y que esta cantinela haya penetrado muchas conciencias, no te lo voy a negar, pero justamente por ahí es por donde más claro debiéramos saber que no es nuestro camino, sino más bien al contrario demostrar que a quién beneficia el actual orden social es a ellas y no a nosotros. Los estándares de vida, incluyendo salud, ocio, capacidad de compra, etc. así lo confirman. Pero es mucho lo que traemos detrás de patriarcado, machismo, poder masculino, para que una idea así, con esa carga de profundidad, se vaya a imponer de un día para otro.

    ResponderEliminar
  4. Os adjunto una entrada en la que se piden soluciones para la fuga y despilfarro de talentos desde una perspectiva feminista conservadora. Me he permitido sugerir que se preste atención al fracaso escolar masculino.

    http://blog.iese.edu/nuriachinchilla/2011/05/fuga-y-despilfarro-de-talento/

    ResponderEliminar
  5. Me parto con este artículo, patrocinado por otra web que fomenta el engaño en parejas. Es curioso que en paralelo a esa campaña se hayan empezado a publicar artículos glorificadores o simpatizantes con ese comportamiento...siempre que sea femenino. Bueno, os dejo aquí el enlace para que terminéis la tarde con una nota de humor.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/17/espana/1305650225.html

    Seguro que el Yo Dona va también a publicar encuestas similares. Y vaticino que contará con la opinión de relevantes ideológas de género. Lo dicho, el feminismo, como arma de consumismo y hedonismo masivo...

    ¿Quién se va a preocupar por indignarse de verdad ante una vida sentimental tan agitada?. ¿Será el sexo a todas horas, ya sin necesidad de meretrices, el nuevo "panem et circenses" que nos prepara el Sistema?.

    ResponderEliminar
  6. Plutarco, el verdadero despilfarro de talento es como tú dices el fracaso escolar masculino y la escuela que tenemos que relega a los varones a una posición de desventaja.

    Este enlace habla de la verdadera situación de la escuela.

    http://qmunty.com/blog/2011/05/16/la-emergencia-educativa-las-claves-de-una-crisis/

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:00 p. m.

    Para unas risas es la entrada de, Nada es gratis: ¿Es esta una economía sostenible?

    ResponderEliminar
  8. Emilio, el artículo que has puesto sobre el estado de la educación actual constituye un excelente resumen. Gracias. Lo difundiré entre personas concienciadas de manera similar.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:18 p. m.

    La psicología nos habla de los daños que provoca el victimismo (http://es.wikipedia.org/wiki/Victimismo ). Este se mantiene por los beneficios secundarios que provocan, como obtener atención, consuelo, desresponsabilización etc. pero a la larga sus perjuicios para las personas suelen ser mayores que los beneficios. Creo que uno de los grandes éxitos del feminismo ha sido consegir que el victimismo le produzca muchos beneficios a algunas mujeres, a las suyas. Les reporta beneficios secundarios pero tambien primarios, terciardios y de toda clase. El victimismo es una patología muy extendida en especial en el mundo femenino - si buscamos victimismo en internet nos salen muchas referencias a lo femenino y al feminismo- y que forma parte del núcleo de la ideología "de-génera-da". Es cierto que lo que salga en el google no es prueba de nada, pero sí puede ser un indicador.
    ¿Para cuando un movimiento, partido o lo que sea por la igualdad de las personas?
    Arturo

    ResponderEliminar
  10. Ya se habla de que más pronto o más tarde los partidos tendrán que refundarse. Para quienes como nosotros sostenemos que los partidos deben cambiar sus planteamientos en relación con los temas relacionados con la igualdad esa situación es mejor que la que ahora tenemos en donde la unanimidad profeminista parece total, por eso será importante nuestro trabajo y actitud a fin de que ese nuevo planteamiento recoja nuestras principales reivindicaciones.

    ResponderEliminar
  11. En este blog he recomendado repetidamente el visionado del documental de la BBC El siglo del Yo (http://www.youtube.com/watch?v=Soe5hgmjvdc). Es un acertado recorrido por el proceso de manipulación de masas iniciado en los años 20 teniendo como base las facetas más obscuras del psicoanálisis. Una de las conclusiones es la creciente emocionalidad de las campañas electorales conforme la mujer ha ido adquiriendo participación política. Pues bien, este artículo en el que Almudena Grandes invita a los votantes de izquierda a votar sin pensar, a votar en base a emociones, entre las que incluye el odio, es un claro ejemplo de esa emocionalidad: http://www.elpais.com/articulo/ultima/Vota/elpepuopi/20110516elpepiult_1/Tes

    Que nadie vea en esta entrada un alegato contra el voto femenino. Simplemente refleja su mayor componente emocional. Las emociones bien canalizadas son causa de enriquecimiento personal. Mal canalizadas a través de las masas, con ese puntito de odio tan reclamado por Almudena Grandes, provocan muchos de los “ismos” más nefastos de la Historia.

    Por cierto, contra el voto femenino en la República española, fueron las “almudenagrandes” de entonces las que más en contra estaban. Temían que iban a votar por los partidos de derechas. Sólo dieron su brazo a torcer cuando tenían claro que iban a poder adoctrinarlas al nuevo credo.

    ResponderEliminar
  12. Plutarco, ante las reivindicaciones del masculinismo la derecha no ha hecho otra cosa distinta a lo que ha hecho la izquierda, por esto te pediría que por un momento abandonases tus filias y fobias más personales y pensaras en lo que a todos interesa que desde luego no está en ninguno de los grandes partidos en liza.

    ResponderEliminar
  13. Emilio, básicamente, estoy de acuerdo en el masculinismo como movimiento fiscalizador de las políticas de género de los diferentes partidos.

    Mi post simplemente ponía de relieve las contradicciones de una escritora que representa un una parte del espectro ideológico. Ayer también señale la inconsistencia, desde un punto de vista masculinista, de las propuestas de una feminista que podría etiquetarse de conservadora (Nuria Chinchilla), que ignoraba la mayor tasa de fracaso escolar masculina en su paquete de medidas para recuperar el talento en España.

    ResponderEliminar
  14. Si pequé de exceso de celo, disculpa. Entiéndelo como la necesidad que tenemos de que esto goce de autonomía porque de otro modo todos nuestros esfuerzso serán en balde.

    ResponderEliminar
  15. Emilio, entiendo tu preocupación por el rigor expositivo en tu blog. Poner de relieve las contradicciones evidentes de la ideología de género milite en el partido que milite creo que beneficia la autonomía que acertadamente pretendes. En cualquier caso, trataré de suavizar mis evidentes "filias y fobias". Una nueva conciencia masculinista debe trascender el status quo actual.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo11:12 a. m.

    ¿Qué pensáis acerca de "Democracia real ya", creeis que también podría incluir temas de igualdad real o custodia compartida ya, etc?
    Luis

    ResponderEliminar
  17. Keyser Söze3:16 p. m.

    Yo, por mi parte, me contentaré (por ahora) con que las mujeres con las que tenga que tratar me digan si eligen entre ser feministas o ser femeninas. Pero las dos cosas a la vez no: eso sí que no.

    Porque, en el fondo, muchas que lucen como aguerridas feministas estarían dispuestas a dejarse conquistar por un hombre capaz de decirles según qué palabras:

    http://www.anaferra.com/Letras/LetrasL/Leonard_Cohen-Im_your_man.htm

    Dice el madrigal que todo amante es un guerrero.

    http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEuEFAlEFyMzJuIZke.php

    Pero ellas no lo quieren todo sino la parte que les interesa según su conveniencia del momento. Y allí se queda, abandonada, la mitad del hombrecito que ellas han desechado.

    ResponderEliminar
  18. Luis, entiendo que si se habla de Democracia real esa cuestión no sólo cabe sino que parece imprescindible. En cualquier caso se trata de un movimiento abierto y a nadie, ya sea personas física o colectivo, le está vedado aparecer con la pancarta de Custodia compartida ya.

    Pero, mejor que sean las propias organizaciones las que decidan la mejor forma de actuar ya que desconozco hasta qué punto está coordinado el movimiento dependiendo de la provincia y la comunidad.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo8:57 p. m.

    Keyser, tu discurso suena muy rancio. Parece de esos discursos hechos para alimentar al hembrismo. No sé en qué orden va eso de guerrero amante o amante guerrero, pero suena a alta edad media. También un poco macarra que te digan si son feministas o femeninas. Por qué habían de hacerlo, porque si no las castigas con el látigo de la indiferencia. No sé si lo que pretendes es que el blog dé esa imagen, pero lo parece. Lo tuyo creo que estaría mejor en un página de contactos.

    ResponderEliminar
  20. Leído en el blog de Pelle Billing.

    El cirujano Lazar Greenfield, presidente del Colegio Americano de Cirujanos ha sido obligado a dimitir por publicar el siguiente resultado de unos estudios:
    “De hecho, los investigadores encontraron componentes en el semen que mejoran el estado de ánimo, tales como cortisol, prolactin, oxytocin, and serotonin; un estimulador del sueño, melatonin; y, por supuesto esperma, en torno al 1%-5% del total. El depósito de todos estos componentes en una vagina vaso dilatada tiene efectos saludables en la receptora. Se ha comprobado que estudiantes universitarias que no usaban condón se encontraban significativamente menos deprimidas que aquellas que si lo usaban. (Arch. Sex. Behav. 2002;31:289-93).”

    Parece ser que la causa final de su obligada dimisión fueron las siguientes observaciones que hizo tras exponer los datos (recordemos, son datos), anteriores: “Podemos concluir por lo tanto que existe un vínculo más profundo entre los hombre y mujeres que lo que San Valentin nos haya podido dar a entender y ahora sabemos que existe un mejor regalo que el chocolate en tan señalado día”.

    Estos comentarios molestaron enormemente a sus colegas femeninas. Pelle se pregunta si no pueden soportar que el semen tenga efectos beneficiosos sobre su salud. Y también lo lejos que ha ido el péndulo de la corrección política en lo que se refiere a supuestos comentarios sexistas.
    Esta es la entrada completa: http://www.pellebilling.com/2011/05/forced-to-resign-after-mentioning-semen/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+PelleBillingCom+%28Pelle+Billing+.+com+-+Gender+Liberation+Beyond+Feminism%29

    En España, fieles imitadores de todo lo proveniente allende los mares, vamos en la misma dirección…

    ResponderEliminar
  21. Anónimo11:04 p. m.

    Se comenta que en Sol ha aparecido alguien con una pancarta que decía: "Socialismo=Pobreza" y le han roto la pancarta allí mismo.
    Yo estoy harto de las listas cerradas pero democracia real era lo que decían los comunistas que había en el telón de acero: democracia real.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo12:20 a. m.

    Insisto, a mi me da la sensación que aunque no estemos en la Puerta del Sol, muchos estamos de acuerdo con la reivindicación de que las "instituciones" de lo políticamente correcto no nos secuestren el debate de lo "real", y precisamente es políticamente correcto hoy por hoy votar listas cerradas, y que valgan más ciertos votos según donde se produzcan, en definitiva, de quien provengan, y que sea más igualitario ayudar a una mujer que a un hombre, por muy vapuleada que hubiera estado su antepasada, creo que el debate de lo real es de lo que en estamos queriendo hablar aquí y poner en evidencia que no siempre lo que nos venden es lo que está detrás de lo que se nos ofrece y que la pretendida "igualdad" que nos venden los políticos, todos sin excepción, es como la democracia que nos venden también todos ellos sin excepción, que no es real.
    Luis

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Acabo de leer estas declaraciones de un "indignado" de Sol “No vamos a hacer ningún tipo de reflexión, porque la reflexión la tienen que hacer ellos”. Emocionalidad. Suena al niño que contiene la respiración hasta que el papá o la mamá no le den lo que pide. Aunque el grupo que se ha formado en Sol es bastante diverso, esa línea de pensamiento parece ser una corriente importante. En cualquier caso, no es más Estado y menos sociedad lo que necesitamos, sino más sociedad civil, más acceso a la participación política y menos intervencionismo. En definitiva, más libertad. Y quizás si la parte seria de este movimiento cristaliza, nos sirva para ir en esa dirección.

    ResponderEliminar
  25. Yo iría en la dirección de lo que dice Luis. Si quieres quejarte de una clase política que se ha convertido en problema, si quieres quejarte del bipartidismo impuesto, si quieres quejarte del cinismo de la clase política que hace y deshace a su antojo, pedirás democracia real o algo que suene parecido sin necesidad de que alguien vaya a pensar que estás pidiendo la vuelta a las sociedades del viejo telón de acero.

    Por lo demás el movimiento no son los que están en la plaza del Sol sino todos los que pensamos que en este país se está instalando una casta dirigente completamente alejada de las necesidades de la gente y deseamos que las de los hombres sean escuchadas.

    ResponderEliminar
  26. Desde luego que pedir una democracia más participativa es lo más alejado a reclamar un retorno al modelo soviético, que era precisamente la antítesis. Y en muchos de los que somos conscientes del parasitismo de la casta existe un grado de indignación que esperemos al final no se quede en el estallido emocional de los que han ido a Sol. Simplemente, recuerdo que en Egipto siguen mandando los generales, con diferente nombre.

    Por cierto...he puesto una entrada de Pelle Billing en este post, más centrada en los temas de este blog, que me ha parecido bastante interesante.

    ResponderEliminar
  27. Keyser Söze10:13 a. m.

    Anónimo de las 8:57:

    Hay días en que me levanto más juguetón que otros. Ayer consideré que había que tontear un poco con la pretensión de algunas mujeres de que se las considere de una otra forma según les apetezca a ellas. Pretensión que, no dejará de acordar conmigo, es recogida por muchos folletines televisivos, no pocas películas, y abundantes anuncios dirigidos a las mujeres.

    Hay un párrafo de "El Club de los incomprendidos (cuatro granujas sin tacha)", de Chesterton, que me parece muy adecuado al que podríamos denominar feminismo de la insatisfacción (le recomiendo, con todo, la lectura completa de la obra). Cito (y resalto en negra parte del texto):

    "-¿Lo está viendo usted? -gritó el hombre andrajoso con una especie de excitación-. El conde es un hombre culto, y hasta inteligente; además es latino, y lógicamente su rasgo característico es la impaciencia. A pesar de todo, persiste y soporta cinco o seis actos de un drama realista, moderno, intelectual e incisivo. Un primer acto en el que se dice que la mujer no quiere estar puesta por más tiempo sobre un pedestal; el segundo acto, en el que se dice que la mujer no quiere continuar bajo una urna; el tercer acto, en el que la mujer se niega a ser un juguete para el hombre, y el cuarto, en el que ella asegura que quiere dejar de ser como un mueble; todos los tópicos. Y todavía le quedan dos actos por delante en los que ella no quiere ser ni una esclava en el hogar ni una paria arrojada del hogar. Y se le ve escuchando los seis actos sin mover un solo cabello, y no se observa siquiera que apriete los dientes. ¡Y la conversación de la señora Prague!... Que su primer marido no podía comprenderla nunca, que su segundo marido parecía como si pudiera comprenderla, que solamente su tercer marido parecía que realmente la comprendiera, y así sucesivamente, como si no hubiera nadie en el mundo capaz de entenderla. Usted sabe que un egoísta completamente loco es así. Y Marillac soporta también esas locuras de buena gana."

    Sigue siendo poco serio pero, pensémoslo, en parte el juego del hembrismo es éste. Juegan a dos cartas; nadan y guardan la ropa; quieren el fuero y el huevo. Eso que se denomina "poder femenino" juega con cartas marcadas. Y a quien les denomina tahúres le tildan de machista. Por suerte el veneno hembrista desarrolla inmunidad en quienes lo toman y, con el tiempo, las acusaciones de machismo quedarán como algo ridículo. Serán como el "fascista" con que los mentecatos intentan acallar a quienes discrepan de sus opiniones (o dogmas). Hoy en día "fascista" ha dejado de ser un insulto para ser un mero recurso retórico, como el δὲ que aparece profusamente en los textos clásicos pero que, a diferencia del μὲν, no se traduce porque no significa nada.

    ResponderEliminar
  28. Keyser y anónimo estaría bien que nos ciñeramos a lo que estamos porque sino esto puede acabar siendo la feria de las vanidades y lo que pretendemos y para lo que aquí estamos es para objetivos mucho más modestos.

    ResponderEliminar
  29. Keyser Söze1:00 p. m.

    Tiene Ud. razón, estimado anfitrión.

    Yo no creo que, en rigor, exista un poder femenino omnipresente y omnímodo sino una pléyade de intereses contrapuestos e incluso antagónicos. Sólo así se comprende que, por mucha conciencia de jenaro, mucho empoderamiento y mucha tontería hembrista, no sólo todos los partidos políticos se hayan aupado a la moda (sin que el hembrismo se haya dado cuenta de lo que ello realmente puede acabar conllevando) sino que los kioskos sigan llenos de infectos panfletos dirigidos a un ideal público femenino compuesto por cabezas huecas y consumidoras compulsivas.

    La única influencia notable que va a dejar esta moda será, seguramente, la posible corrupción del ya empobrecido lenguaje popular.

    La principal fuerza del hembrismo radica en que se ha ido instalando en muchos estratos de la sociedad. Su principal debilidad, en que es parasitario y necesita una continua alimentación por la Administración para poder existir. Las mujeres, si no las nombramos, existen: el hembrismo, si no lo nombramos continuamente, desaparece. Por eso sus principales batallas son de índole propagandística.

    ResponderEliminar
  30. Plutarco, la entrada de Pelle Billing ya la había leído. Es alucinante comprobar una vez y otra como la misandria se confunde con lo políticamente correcto sin que nada pase, sin que ninguna conciencia crítica se altere.

    Claro está que eso es más fácilmente comprensible cuando comprobamos cómo, incluso entre quienes se posicionan contra el feminismo institucional, se confunde el combate al mismo con la misoginia o peor todavía se banaliza todo como si realmente en lo que estuviéramos fueran unos juegos florales.

    ResponderEliminar
  31. Indudablemente, al femininismo institucional le encanta debatir con los faris de turno. Por eso se cuida muy mucho que cuando se celebre un debate en alguna televisión, la parte "masculina" la represente algún personaje de esos que les permita hablar de la misoginia que los hombres sienten por sus conquistas sociales. Aunque no son tan refinadas, sabedoras del nivel cultural de la audiencia y utilizan directamente ese término comodín que tanto les gusta.

    También he sido testigo como en debates en los hemos participado en algún foro, como el de Mujeres de El País, y que simplemente hemos cuestionado educadamente y con datos algunas de las falsedades del feminismo institucional, las respuesta ha sido marcadamente misándrica.

    ResponderEliminar
  32. Para algunos Plutarco, pareciera como si todo lo que hubiera que decir el respecto estuviera dicho ya. Como si no hubiera nada por desentreñar, nada por descubrir, como si leer lo que estuviera pasando fuera tan sencillo y no tuviera más implicaciones que pasar la vista por encima.

    Pero está claro que no sabemos nada cuando a algo tan absolutamente desproporcionado como hacer dimitir a alguien por decir que quizá en el semen haya algo más que esperma, no le sucede una reacción pidiendo explicaciones del porqué del atropello, cuando casi todos permanecen en silencio, incluso quienes en algún otro contexto farolean y pavonean su virilidad.

    En mi opinión desconocemos casi todo. Si no fuera así no llegaríamos a donde estamos, pero también nos pronunciaríamos de forma diferente sobre lo que sucede.

    ResponderEliminar
  33. Hay una segunda derivada en todo esto que puede reflejar bien a dónde puede conducir la estrategia del feminismo de negar el debate. Un ejemplo puede ser esta bitácora.

    Primero obliga a quien como nosotros desea conocer las razones de la "otra" a no poder contar con esa información valiosísima, pero también a que el debate termine derivando y acabemos discutiendo entre nosotros por cuestiones tangenciales o que para nada constituyen el objeto de la bitácora.

    Estar implicado y no llevar la iniciativa es así de jodido. Por eso sería bueno imponer la iniciativa en algunas cosas y eso exige esfuerzo y rigor.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo8:44 p. m.

    Ahora que está caliente lo de DSK os animo a leer esto: http://jugodeladrillo.blogspot.com/search/label/Feminismo?max-results=20
    Al fin y al cabo, lo que Jack Celliers comenta, forma parte del poder sexual, ese que siempre fue femenino, aunque las feministas lo negaran en su habitual ejercicio de cinismo victimista, ese que, las mismas feministas, prometían compartir o abandonar en beneficio de todos y que más bien están amarrando en corto y con refuerzo.
    Arturo

    ResponderEliminar
  35. Arturo, aunque Jack Celliers tienen algunas entradas memorables sobre feminismo, y aunque muchas de las consideraciones que vierte puedan valer para el caso general, no parece que lo que dice sea aplicable a DSK, aunque debamos esperar a conocer más detalles para hablar del caso con conocimiento de causa y no mera especulación.

    Lo cual no debe tampoco hacernos olvidar el intento por parte del feminismo de convertir el caso de nuevo en una causa contra todos los hombres y la masculinidad, cuando no contra la justicia y todo lo que se ponga por delante porque por lo visto las reacciones del feminismo no han de atenerse a ningún criterio de rigor y ponderación y en una situación como la presente todo vale.

    ResponderEliminar
  36. Elena Salgado ha declarado, a pesar de tu tibieza inicial con DSK, que el próximo presidente del FMI debe ser mujer y europea (lo segundo es desde años un acuerdo no escrito).

    Estoy de acuerdo que en este tema hay que esperar y ver.

    ResponderEliminar
  37. Elena Salgado ha sido todo menos tibia Plutarco.

    ResponderEliminar
  38. Emilio, el comentario inicial de ES sobre DSK fue algo así como que había que entender que era un hombre de fuerte personalidad. A ese tipo de tibieza inicial me refería. En lo que no es nada tibia es que que independientemente de las cualidades que futuros candidatos puedan aportar al FMI, lo importante es que sea mujer.

    Pero bueno, quizás este sea un debate tangencial, centrémonos en saber más. Estoy adaptando algunos contenidos de Pelle Billing y Warren Farrel que te remitiré por si decides incluirlos en el blog. El masculinismo anglosajón parece estar bastante menos disperso y en los debates de sus bitácoras la conciencia de género masculina es más evidente.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo11:43 p. m.

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/escritora/espanola/Carmen/Llera/amiga/DSK/defiende/inocencia/elpepuint/20110521elpepuint_5/Tes

    Alberto

    ResponderEliminar