Twittear

05 marzo, 2008

Sobre el 2º debate

Del segundo debate lo que más me gustó sucedió antes de que comenzase. Y fue una pregunta que le hicieron a Soledad Gallego sobre qué esperaba del mismo, a lo que respondió que un gran pacto de estado para acabar con el fracaso y el abandono escolar. Coincido plenamente con ella. Creo que es nuestro primer problema como país y al que más tiempo y esfuerzo habría que dedicarle. La educación tiene muchas vertientes, pero se la mire desde la que perspectiva que se la mire: como formación de las personas para hacer más rica su lectura de lo que las rodea, o como primer y más importante factor económico, no cabe duda de que su mejora, evitando el fracaso y el abandono escolar de miles y miles de chicos, debiera concitar el acuerdo de todos. Pretender seguir ocultando la desigualdad de esta realidad para chicos y chicas es otra de esas cosas con las que deberíamos acabar.

Por lo demás me asombra que viviendo como vivimos en la aldea global, no se habló más que de la aldea. El mundo y lo que está fuera de nuestras fronteras físicas, incluso a veces ni eso, no se tocó para nada, como no se tocaron los desafíos y los retos frente a las nuevas realidades del mundo global. Nuestro país está fallando en este terreno y quizá el debate no hizo más que reflejar esa realidad de fondo. Que seamos la octava economía del mundo o que nuestro crecimiento nos haya permitido adelantar a Italia en renta per capita son buenas noticias pero hay que ser conscientes de que nuestro modelo económico se basó y se sigue basando en sectores como la construcción o el turismo que aún tirando de la economía no nos dan garantía de futuro. De hecho nuestra balanza comercial es la 2ª más deficitaria del mundo y todo lo que tiene que ver con tecnologías de futuro nos falla, comenzando por un sistema educativo que mejor será que asumamos que tenemos que mejorar y mucho, continuando por el I+D+i y como no podía ser de otro modo los sectores punteros de nuestra economía y nuestra relación con el exterior.

En fin no se habló, ni de la escasa implantación de la informática e Internet en nuestro país, ni de las nuevas realidades del mundo global, como no se tocaron ninguno de los temas que más preocupan en esta bitácora y que tienen que ver con la igualdad de hombres y mujeres en todos los terrenos: en el educativo, en el trabajo, en la familia… No se tocó desde luego el tema de la custodia compartida, lo del reparto del patrimonio familiar en caso de separación, parece ya una ilusión excesiva. Lo cual no hace más que poner de manifiesto que carecemos de voz y que aunque seguramente seamos muchos quienes deseemos que estas cosas se aborden, el hecho de no saber unir fuerzas para hacernos visibles nos está condenando a la más completa irrelevancia política y social, aunque tengo la impresión de que algunas de las dificultades que se está encontrando Zapatero y, en general la desafección que muchos ciudadanos muestran hacia la política y los partidos, tengan que ver con estas cosas.

5 comentarios:

  1. Anónimo5:40 p. m.

    Si, pero el otro dia Soledad diaz-gallego, se marcó un articulo que merecería estar en los anales de la inmundicia, al culpabilizar a todos los hombres, por dejadez, de la violencia de género. Un articulo que no se como nadie no ha contestado aún. Y es que nuestra pasividad ultimamente, todo por miedo a no quedar de reaccionarios y machistas está llegando a que simplemente, se nos acuse al genero masculino en su totalidad, de complices de la violencia de género. Increible.

    http://www.elpais.com/articulo/panorama/les/pasa/hombres/elpepusocdgm/20080302elpdmgpan_5/Tes

    ResponderEliminar
  2. El tema de la educación es para mí una cuestión central, en la que si conoces la bitácora, verás que insisto mucho. Me gustó la coincidencia, pero para nada quiere decir que asuma todo lo que escribe Soledad Gallego.

    Por lo demás es lo de siempre, nuestra pasividad nos hace víctimas propiciatorias. La intención de esta bitácora, dentro de su modestia, es de la contribuir a que despotricar contra el hombre no sea gratis. De momento lo es como lo demuestra tu escrito pero también que en el propio debate no se haya hecho mención a ninguna de nuestras preocupaciones.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:18 a. m.

    si que sigo tu bitácora emilio, cada actualizaciòn que haces. Y me parece perfecta. La pena es que no tenga más difusión

    ResponderEliminar
  4. Estoy seguro de que con paciencia e inteligencia iremos superando esas dificultades.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:41 p. m.

    El artículo de Soledad Gallego titulado "¿Qué les pasa a los hombres?" creo que es todo un paradigma de hasta qué punto se puede culpabilizar a todo un colectivo de personas sin el más mínimo pudor. Lo más curioso es que esta misma señora después escribe encendidos artículos pidiéndoles a los USA que respeten la presunción de inocencia de los prisioneros en Guantánamo. Un perfecto ejemplo del doble rasero que siguen esas señoras.

    ResponderEliminar