Twittear

13 noviembre, 2008

Lógica apodíctica

Dice Manu en su último comentario: “Hablando de Obama, escuchaba el otro día en la tertulia mañanera de Onda Cero a una señora (creo que una tal Mamen) decir que el hecho de que no se eligiese a Hillary era una muestra de la discriminación que sufren todavía las mujeres en EEUU, que es mayor que la que sufren los negros, por supuesto. Por otra parte, decía, Obama no es un negro de verdad, ya que técnicamente es mestizo y se crio de forma acomodada. En fin... por si esto no era suficiente, remató su exhibición repitiendo el mito de la discriminación salarial, que ese día volvia a ser noticia en El Mundo.”

Y si traigo esto a colación es porque en más ocasiones yo he leído lo mismo: el hecho de que Hillary Clinton hubiera perdido la nominación frente a Barack Obama indicaba eso, que en los EE.UU la discriminación hacia las mujeres es mayor que hacia los negros. Afirmaciones de este tipo son habituales del lado del feminismo y lo más frecuente es que queden sin ningún tipo de contestación. Entre otros motivos porque, mientras del lado femenino siempre habrá quien realice una lectura de “género” de lo que sucede en la sociedad, del lado masculino tal cosa no existe, más bien al contrario, lo que conduce a una especie de lógica apodíctica que va sembrando la vida social de “verdades incontestadas” que nadie se toma la molestia de estudiar.

Y así, afirmaciones tan absolutamente falsas como que las mujeres ganan menos que los hombres han llegado hasta los textos de Educación para la ciudadanía, sin citar nunca el estudio en que se basan ni tampoco explicando cómo eso es posible contra el Estado de derecho, los sindicatos, la inspección de trabajo y las leyes económicas que rigen la contratación de los trabajadores o, que las mujeres sufren más accidentes que los hombres y los que sufren ellas se producen mayoritariamente mientras trabajan en el hogar y los de ellos en el gimnasio y las actividades de ocio; para continuar con que las mujeres sufren más la pobreza que los hombres, o que, ellas tienen una doble jornada que ellos no, etc. etc.

Eso digamos en el plano de lógica de todos los días, porque en el terreno de los estudios de género conceptos como el de “techo de cristal” basados en conjeturas nunca demostradas y que responden mucho más a la lógica de la lucha ideológica y política que a la académica, para no hablar de la lógica científica, circunstancia ésta que, sin embargo no los priva de circular en medios académicos y universitarios junto a cualquier otro tipo de investigación. Qué decir de esos investigaciones sociológicas basadas en datos estadísticos en los que para explicar el comportamiento de hombres y mujeres, se las encuesta exclusivamente a ellas, tal como sucede con las estadísticas de violencia doméstica, las de acoso laboral o sexual, y tantas otras, haciendo que el sesgo estadístico, en lugar de ser una circunstancia a evitar, se haya convertido en una variable más.

Porque en última instancia lo que rige el comportamiento del feminismo se basa en un principio apodíctico, según el cual la única prueba válida para demostrar que la mujer no sufre discriminación es que ella gane, porque si no es así la discriminación queda demostrada.

3 comentarios:

  1. Anónimo10:09 p. m.

    Lo que cuenta no son los hechos, sino los rumores: la efectividad de estos perdura incluso cuando han sido positivamente desmentidos:

    http://www.tendencias21.net/El-rumor-influye-mas-que-los-hechos-en-la-formacion-de-una-reputacion-_a1864.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  2. Si la convención demócrata sirvió como test para comprobar que en USA las mujeres están más discriminadas que los negros, del resultado de las elecciones habría que deducir que los "wasp" también están más discriminados que los negros, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:34 p. m.

    Me remito al artículo que se indica en el post de abajo sobre la educación para responder o añadir datos a tan científica charla:
    "el fracaso escolar afecte a la tercera parte de los alumnos españoles, a cuatro de cada diez hombres y a la cuarta parte de las mujeres" ¿Y por qué será? ¿Por qué será que las mujeres salen perdiendo ahí? Venga .... respuestas científicas

    ResponderEliminar