Twittear

12 junio, 2010

A propósito de encuestas y su interpretación

A propósito de encuestas e interpretación de encuestas Elisabeth Badinter en su libro: Por mal camino, páginas 40-41 recoge lo que sigue:

En 1985 la gran revista Ms publicó una encuesta que puso al mundo universitario patas arriba. Era un encargo que se hizo a una profesora de sociología, Mary Koss, conocida por su feminismo ortodoxo. Según la encuesta, que se hizo en los campus, una estudiante de cada cuatro era víctima de una violación o de un intento. Pero, entre estas víctimas, sólo una cuarta parte de ellas llamaban “violación” a lo que les había pasado. Además, Koss había preguntado a las 3.000 chicas encuestadas: “¿Te has entregado a juegos sexuales (caricias, besos, manoseo, aunque no relación sexual) cuando no lo deseabas por haber sido “desbordada” por los argumentos y las presiones continuas de un hombre?”. El 53 por 100 de las que respondieron afirmativamente fueron computadas como víctimas sexuales.

“Una de cada cuatro” se convirtió en la estadística oficial citada en los departamentos de los woomen studies,  por las revistas femeninas, las asociaciones contra la violación y por los políticos.  Susan Faludi y Naomi Wolf, dos estrellas de feminismo americano, la utilizaron como bandera. Fueron un profesor  de la Berkeley School of Social Welfare, Neil Gilbert, y una joven licenciada en Princeton, Katie Roiphe, los primeros que cuestionaron la validez de esta estadística. El primero demostró que las preguntas de Koss eran demasiado ambiguas y la intrepretación de las respuestas tergiversada. Se extrañó de que el 73 por 100 de chicas que figuraban como violadas rechazasen ser consideradas como tales y que el 42 por 100 tuvieran de nuevo relaciones sexuales con su supuesto violador. Finalmente subrayó que, a pesar de las numerosas campañas contra la violación en los campus y de la apertura de centros de asistencia, sólo se habían interpuesto ante la policía dos denuncias por violación en 1990, cuando la Universidad de Berkeley contaba con 14.000 estudiantes. Roiphe hizo las mismas observaciones con respecto a Princeton. Puesto que los estudiantes sólo hablaban de esto, ¿cómo se explica que haya tan pocas denuncias?, y si “el 25 por 100 de mis amigas han sido verdaderamente violadas , ¿cómo es que yo no lo he sabido?”. Inmediatamente publicó un libro sobre este nuevo feminismo victimista y su visión de las relaciones sexuales. The Morning After. Sex, Fear and Feminism on Campus le supuso un gran éxito de público y el odio de las militantes. Fue denunciada como traidora a sueldo del patriarcado. En cuanto a Neil Gilbert, fue objeto de boicots y denuncias. En el campus de Berkeley los estudiantes se manifestaron gritando: Cut it out or cut it off (córtasela o párasela). Algunos portaban pancartas en las que se leía: “Muerte a Neil Gilbert”. 


P.D. Sabéis qué es lo más estremecedor de lo que se relata más arriba: que no se trató de un episodio aislado, sino más bien el comienzo de la explotación de un filón de medias verdades y mentiras puras y duras que el feminismo radical americano, luego reconvertido al feminismo de género actual, puso en marcha por esas épocas en EE.UU; fenómeno que se ha ido extendiendo a muchos otros temas y por casi todos los países. La Macroencuesta, de la que ahora se quiere realizar la cuarta entrega en el nuestro, peca del mismo sesgo de género que se relata más arriba, por eso se hace necesario decirle a la opinión pública con qué ruedas de molino pretenden que comulguemos. Y, al igual que ya sucedió con el desmentido de la discriminación salarial de las mujeres, lo debemos hacer nosotros. Por la razón  que sea: miedo, temor, lo que sea, en esta materia se ha impuesto un silencio por parte de la mayoría de los especialistas que convierte a nuestro trabajo en decisivo.

1 comentario:

  1. Juan María8:04 p. m.

    Ángel Barrio ha hecho la Macro al micro, que es una magnífica respuesta para quien quiera poner oídos.

    Hay que desenmascarar que se trata de una encuesta cualitativa, a pesar de que la intentarán hacer pasar por encuesta cuantitativa por el simple hecho de que realizarán 2000 encuestas estructuradas.

    Juan María

    ResponderEliminar