Twittear

18 diciembre, 2010

Feminismo disidente

Es interesante el documento Feminismo disidente, pero al tiempo quizá habría que señalar que es un texto centrado fundamentalmente en lo académico, y lo que en ese ámbito sucede puede no coincidir y de hecho así es, con lo que está pasando en la realidad que, como nuestro caso muestra, también el caso  Assange en Suecia,  es mucho más dura de lo pinta ese recorrido, por otro lado meritorio, por las distintas corrientes del feminismo.  Entiendo además que hace falta remarcar las diferencias entre la sociedad americana y las sociedades europeas.

Es interesante la relación de organizaciones del feminismo institucional y de género que señala Nacho, pero entiendo que a ellas habría que añadir buena parte del aparato de Estado y de la Administración, y que, como el caso sueco también nos revela, tiene perfecta autonomía para ir mucho más allá de lo que los propios particulares podamos interpretar sobre la “verdad de los hechos” en relación con determinados comportamientos, por ejemplo los relacionados con las relaciones sexuales hombre-mujer. También con el nulo valor de la palabra masculina en estos casos.   

En esto no debemos equivocarnos. Es bueno conocer todo lo que se dice en relación con el feminismo, particularmente si quien lo hace contribuye a su desenmascaramiento, pero todavía más importante es saber que existe una legislación que ya no es de éste o aquél lobby o grupo concreto, sino que se ha convertido en derecho positivo desde el momento en que ha sido aprobada por las Cortes.

Agradecimiento infinito a que todavía queden mujeres que se niegan a tragar las mentiras de este feminismo fundamentalista y misándrico, que incluso hayan sido capaces de ir más allá de lo que nosotros mismos hemos ido, porque, como sucede en mi caso, no me he dado cuenta de la que se nos venía encima hasta que realmente comencé a sentir su peso.  Pero, quiero tener claro que esta cuestión no comenzará a detenerse y revertir más que cuando una buena parte de los hombres nos demos cuenta de que no podemos seguir asistiendo como convidados de piedra al festín que el feminismo institucional y de género se está dando a nuestra cuenta.

Y en esa tarea estamos completamente en pañales. Basta con leer hoy los comentarios a la noticia sobre la acusación sueca contra Assange, para darse cuenta con qué  facilidad muchos  hombres se olvidan de la gravedad de la acusación de la fiscal sueca, acusación que sin duda está basada en la legislación y la práctica jurídica de aquel país, para reconducir todo el problema hacia EE.UU y la CIA. Nuestros problemas concretos, los problemas de los hombres siempre serán una nimiedad por comparación con los problemas de la sociedad, aunque en esta expresión no quepa más que una imprecisa abstracción.

5 comentarios:

  1. Emilio, básicamente de acuerdo con tu análisis. Recuperando el tema de los controladores/as, en un periódico de tirada nacional leo el siguiente titular: "Las mujeres (controladoras), las impulsoras de la huelga salvaje". El nuevo convenio no consideraba las bajas por maternidad o los periodos de lactancia como horas aeronáuticas. Parece ser que las mujeres se ausentaron en bloque. Pero los medios siguen hablando de controladores (es cierto que los hombres representan el 70% del colectivo), a pesar de que la mecha parece que la encendieron ellas y ha sido una bloguera controladora la que más ha encrespado los ánimos ciudadanos.

    ResponderEliminar
  2. Pues atento al uso del genérico padres que se hace en esta noticia:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Veinte/ninos/han/muerto/manos/padres/2010/elpepusoc/20101219elpepisoc_4/Tes

    luego de que casi al lado figure la noticia de que un padre mató a su hijo.

    Aquí ni es necesario diferenciar para no confundir entre padres y madres, ni se aplica la regla de la mayoría (en la mayoría de los casos la autora fue la madre) incluso se resucita a la figura paterna tan desaparecida en tantas otras ocasiones en las que hay algo que celebrar como si los hijos sólo tuviesen madre.

    En fin, la extraña y perversa lógica que siempre conduce a la única conclusión posible: ellos son los malos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:07 a. m.

    Assange y Suecia

    http://www.elpais.com/articulo/espana/Miss/Miss/W/sexo/sorpresa/elpepiesp/20101220elpepinac_13/Tes

    Alberto

    ResponderEliminar
  4. Alberto, muy interesante el artículo de El País, pero sólo se ponen quisquillosos con las leyes misándricas cuando el afectado es próximo a su línea editorial (quede claro por mi parte que valoro positivamente lo que hace wikileaks). Ayer Emilio nos llamaba la atención sobre otro titular, en el mismo diario, que al afectar a los hombres en general, no dudaba en criminalizarlos en su conjunto.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:48 a. m.

    Es verdad lo que dices. Lo colgué porque me pareció interesante como punto de vista, pero sé como actúa el periódico. La noticia a la que te refieres aunque ayer ocupaba un casi nada hoy continúa entre las destacadas de sociedad. Ya se sabe, hay cosas que no se cuentan, y cosas que se cuentan mil veces. Desde luego es más fácil que las que se acaben gravando en la opinión pública sean estas últimas, al menos mientras no se descubre el truco.

    Alberto

    ResponderEliminar