Twittear

17 noviembre, 2010

Feminismo obligatorio

Reconforta saber que uno no se ha equivocado de país, y que otros congéneres descubren lagunas que a él le parecen manifiestas pero, que sin que se sepa muy el motivo, permanecen  en un limbo de silencio que no deberían estar.  En El País de hoy Aurelio Arteta escribe un artículo con el título de: En boca cerrada, en el que echa en falta y lamenta la ausencia de comentario por parte de quienes “saben” sobre algunos aspectos de  la realidad que considera se enriquecerían grandemente con su opinión.

En particular se refiere a cuatro: la democracia, la educación, el nacionalismo obligatorio y el idioma hablado en los medios de comunicación y otros lugares. Es verdad que se olvida del feminismo obligatorio, pero resulta muy interesante como expone la ausencia de opinión en lo que a la educación se refiere:

“Salvo los mismos pedagogos y titulados afines, me parece que no hay gremio asociado a la enseñanza en cualquiera de sus escalones que no acumule muy serios reparos contra el despotismo (tan poco ilustrado) de la pedagogía instalada entre nosotros durante los últimos 30 años. A decir verdad, no conozco a nadie que no comparta las críticas de sus dictámenes o, entre sus partidarios, a alguien que sea al menos capaz de replicar estas críticas con cierto fundamento. Y, sin embargo, estos juicios denegatorios por regla general eluden el pronunciamiento público y con él un debate que podría aclarar las cosas. De manera que prosigue boyante el blablablá didáctico, la jerga curricular, la pedantería de las "habilidades" y demás técnicas del vacío. Hace ya algún tiempo que esa marea alcanzó también a la Universidad a la hora de dictar métodos, evaluar méritos y medir rendimientos. Aliada con el proceso de Bolonia, pronto se harán notar aquí sus estragos.”

Bueno sería que cundiera el ejemplo y otros muchos se decidieran a dar ese paso adelante que la opinión pública se merece  antes de que Belén Esteban lo ocupe todo. Y, por supuesto, que en la próxima tanda entre a formar parte de esa serie  de cuestiones sociales sobre las que se ha declarado el silencio,  el feminismo obligatorio.


P.S. Reivindicando la filosofía

3 comentarios:

  1. REspecto de la entrada anterior "¿Quien mueve los hilos?", he encontrado este artículo. No conozco a esa socióloga, sin embargo sus tesis pueden contribuir a aclarar parte de las discuiones habidas

    http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2010/02/23/espiral-del-silencio/

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, hace unos meses recibí de Athini un correo referido, entre otras cosas, a esta teoría y esta señora y una dirección de correo con este mismo artículo cosa que le agradecí mucho. Seguramente habrá que volver sobre el tema, porque merece la pena.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:47 p. m.

    Fijaos en el cartel oficial del certamen de cortometrajes de Noia, e imaginad por un momento que hubieran sido mujeres las que aparecieran en él:

    http://www.curtasnoia.es/


    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar