Twittear

24 noviembre, 2010

Fracaso escolar masculino

En principio esta entrada no era más que una respuesta a la petición de Raus de que le contase cuáles creía yo que podían ser causas del mayor fracaso escolar masculino. La razón de que la sitúe aquí es porque me parece que podemos aprovechar esta forma de desarrollo colaborativo a otros temas: reproducción, mercado laboral, salud, etc. en orden a ir elaborando un mínimo común denominador de ideas que compartamos  y que quizá, en algún momento, nos pueda servir para presentar ante quien nos pregunte ¿y, vosotros, qué queréis o que pensáis? Y ahora la respuesta a la petición:

En mi opinión Raus, las razones del mayor fracaso escolar tienen que ver con cuestiones que van más allá del ámbito de la escuela, sobre las que en este momento quizá no sería el momento de incidir, y otras relacionadas directamente con el ámbito escolar, el modelo educativo y el cuadro de profesorado en que se está desarrollando  ésta.

Un poco a vuelapluma paso a citarte las que yo creo que puedan estar incidiendo en los resultados de unas y otros.  Como verás ni se trata de un relato perfectamente ordenado y cerrado sino lo que más o menos me fue saliendo a bote pronto y por supuesto abierto a su discusión y desarrollo.

Para  no alargarme excesivamente citaría tres: la ausencia de la figura masculina en las primeras etapas educativas: guardería y primaria, etapas importantísimas porque es en ellas donde se fijan los cimientos de los desarrollos educativos posteriores, en particular lectoescritura, primeras nociones de matemáticas y técnicas de trabajo y estudio. Y, debemos tenerlo claro, etapas en las que se gesta el fracaso escolar que no se evidenciará de forma efectiva hasta la ESO, pero que tiene su raíz en estas etapas.

Mientras los alumnos varones, que acostumbran a ser mejores en el ámbito matemático, no tienen ocasión de desarrollar esta área dado que la dedicación en calidad y cantidad a la misma en estas primeras etapas es muy baja en nuestro país, salen perdiendo en técnicas de estudio al faltar una asignatura que justamente se centrase en esta cuestión y que en particular los chicos necesitan más, por cuanto ni la claridad de sus notas ni la de su caligrafía es comparable a la de las niñas, que por regla general lo hacen mejor.

Tampoco se refuerza el área de lectura en la que los niños también acostumbran a hacerlo peor. Hasta el punto de que entre los niños de hoy, la poesía y en cierta medida la novela se está empezando a identificar como cosa de niñas. Y desde luego no ayuda nada escuchar como  yo escuché en una emisión de radio a propósito de Harry Potter, que sólo una mujer podía haber hecho un despliegue tal de imaginación como la obra reflejaba.

Desde otra perspectiva diríamos que  las niñas prefieren los juegos de rol que se adaptan mucho mejor al ámbito escolar, frente a los niños que prefieren juegos de reglas, con mayor autonomía  y  competitividad. Las niñas suelen ser más tranquilas y los niños precisan más la acción, el movimiento y, en general, son más inquietos, cuestión que el profesorado femenino soporta peor y en las que el masculino tendemos a ser más condescendientes porque de alguna manera nos vemos reflejados en ellas.   

Como no, una enseñanza en la que el peso del razonamiento verbal, en el que las niñas por término medio son mejores,  tiene un peso tan abrumador en detrimento de la visión espacial o el razonamiento matemático, ámbitos en los que los chicos son mejores, terminan lastrando bastante el currículo masculino. Sólo por darte una pista del peso de dos materias en las que ellas y ellos dan resultados diferentes, tengo que decirte que en una comunidad como la mía, los niños en la ESO  estudian 4 lenguas: de la comunidad, castellano, y dos extranjeras  lo que representa 14-15 horas de lenguas, frente a 3-4 de matemáticas lo que claramente inclina el currículo a favor de ellas.

Finalmente decir - y aquí es cuando el fracaso acaba materializándose- que la adolescencia de los chicos es más conflictiva que la de las chicas tanto en casa como en la escuela, ya que es el momento de la autonomía y la reafirmación frente a los adultos y es en ese momento cuando el comportamiento contestatario y la confrontación con el medio escolar  es mucho mayor, circunstancia que el profesorado femenino gestiona más difícilmente. La entrevista a Louann Brizendine de más abajo quizá te dé pistes sobre lo que estoy diciendo.

¡Ojo! sólo estoy citando aquellos aspectos que entiendo son diferenciales para chicos y chicas, y no valorando el sistema educativo en que nos movemos, que como ya sabes considero un completo fiasco y que incidiría agudizando el fracaso masculino al valorar la actitud por encima de los conocimientos, lo que redunda, sobretodo en la ESO, en detrimento de los chicos.


P.S. Como parece que había algún problema con el enlace, copio la entrevista realizada por el periodico de cataluña a Louann Brizendine el 31 de mayo de 2010

Louann Brizendine (Kentucky, EEUU, 1952) escucha miles de historias de hombres y mujeres. Madres, padres, solteros, casados, divorciados, enamorados… Todo eso, combinado con investigaciones científicas, le permite trazar el mapa del cerebro. Primero, le tocó el turno al femenino. Ahora, al masculino. Casada y madre de un varón, la neuropsiquiatra describe el comportamiento de los hombres desde el nacimiento. Que no se desanimen las madres de niños.
–Si su libro cae en manos de una mujer embarazada, le entrarán unas ganas terribles de que su bebé sea una niña. Los niños se pelean por los juguetes seis veces más que ellas.
–Para las madres, los niños son más difíciles de educar. Las niñas comparten sus cosas 20 veces más que los niños, que están compitiendo el 65% de su tiempo.

–Desesperante, pero afirma usted que los niños inquietos aprenden mejor que los tranquilos.
–Sí, la palabra correr les estimula las células cerebrales y los músculos. Los niños aprenden las matemáticas moviendo los músculos, al contrario que las niñas. Los profesores deberían entenderlo.

–De todas maneras, por más tranquilo que sea un niño, cuando llega la pubertad se satura de testosterona y se convierten en un monstruo.
–A los 5 años, un niño adora a su madre, se quiere casar con ella. Y luego, gradualmente, entre los 9 y los 15 años los niveles de testosterona suben un 250%. Esto pasa por sus circuitos cerebrales y la consecuencia es que se aleja de su madre. Necesita poder hacer lo que los psicólogos llaman separación-individualismo. Necesita ser su propio hombre. Necesita dejar a la madre y buscar a la novia. Es muy triste, sí.

–No soporta a su madre. Dice usted que le repele, incluso, su olor.
–La madre le intenta acariciar y él no quiere ni que ella esté cerca. No sabemos por qué ocurre. La hipótesis es que los chavales se apartan así del incesto.

–¿Y qué puede hacer una madre?
–Un día, cuando mi hijo tenía 14 años, le dije: «Cariño, dime lo que no te guste de mí y yo trataré de evitarlo». Él me miró y me dijo: «Tu mera existencia me molesta».

–Si usted lo ha superado… La testosterona hace que a los chavales se les altere la percepción de la realidad. Ven a alguien aburrido, pero ellos interpretan que esa persona está enfadada.
–Sucede, no sabemos por qué. Es un misterio científico. La hipótesis es que se trata de un momento de la vida en que los niños empiezan a defenderse y también a ayudar a defender el grupo. La consecuencia es que se convierten en personas muy sensibles a los signos de rabia o de potencial agresión en la cara de otro hombre.

–«El cerebro masculino solo necesita 12 centésimas de segundo para clasificar a una mujer como sexualmente interesante o no». ¿No es necesario hablar para conquistar a alguien?
–Eso es un primer impulso inconsciente. Luego, claro, todo se refina. Todo depende de cómo hable ella, cómo sea…

–En el libro relata usted el caso de una pareja en la que él le pide matrimonio a ella solo cuando otro chico la ronda. Una teoría un poco machista, ¿no?
–El cerebro masculino es muy territorial, también para guardar a la mujer. La quiere conservar para él solo. Si piensa que otra persona se la va a quitar, hará todo lo que tenga en su mano para retenerla.

–¿De verdad son los hombres los que sugieren ampliar el repertorio sexual con sus parejas?
–Sí, son ellos los quieren distintas posturas y lugares. Y también sexo oral. Los hombres tienen de 10 a 15 veces más testosterona que las mujeres, así que tienen tres veces más interés en el sexo, como promedio, que la mujer.

–Usted defiende que la narcolepsia sexual en los hombres existe realmente.
–Sí, el hombre necesita dormir después de practicar el sexo. No le quepa ninguna duda. La mujer piensa que no la quiere, que si la quisiera él estaría hablando. Pero no, tiene que dejarle por lo menos 20 minutos de siesta.

–El cerebro masculino y el femenino son muy diferentes respecto de las emociones.
–Son unos cerebros más parecidos de lo que la gente cree, pero, efectivamente, hay algo en lo que no tienen nada que ver: en cómo experimentan las emociones. A los hombres les falta empatía emocional. Si la mujer se siente mal y llora, ellos nunca dicen: «Cariño, sé cómo te sientes».

–Y ellas ¿qué hacen?
–Las mujeres sí lo hacen, para ellas es más fácil. Hay una serie de diferencias bastante claras. A los hombres les gusta ir rápido a la solución de los problemas. Si ven a su novia o su mujer llorando, les comentarán cosas útiles para que ellas puedan solucionar el conflicto que tienen en ese momento, pero no les dirán que entienden por lo que están pasando.

9 comentarios:

  1. Muchas gracias,Emilio. De momento sólo te diré que me parecen factores muy importantes, con los que estoy de acuerdo. Voy a reflexionar sobre ello y a ver qué sacamos en claro. Desde luego el asunto es muy grave. No obstante, quizá todos estos factores no tengan que ver exacta o directamente con la ideología y política de "género", aunque sí con la tendencia sexista de la administración a contratar a más maestras que maestros (y no sé si profesoras).

    También podemos reflexionar sobre el hecho de que son muchas las madres que se quedan solas con el hijo, con consecuencias calamitosas en muchas ocasiones, tanto para las madres como para los hijos. Ausencia masculina tanto en clase como en el hogar. Este factor no es interno a la escuela, pero su repercusión en el rendimiento y comportamiento de los hijos (también de ellas) es enorme.

    Estoy preparando un artículo donde hablo de otra de las grandes causas del fracaso académico, aunque aquí ignoro si ellos salen más perjudicados que ellas. Yo diría que sí. Me estoy refiriendo a que en una gran cantidad de casas los padres hacen los deberes del niño o les ayudan a hacerlos. Incluso si la ayuda es poca, ya es perjudicial (hablando de niños normales). Esto ya lo expondré en el artículo para Deseducativos.

    Voy a pensar más cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Para este tema, recomiendo este excelente artículo de "Buenamente"
    http://buenamente.blogspot.com/2009/12/no-escuchan-el-menosprecio-de-los.html

    ResponderEliminar
  3. Excelente resumen. La implantación de las "nuevas pedagogías" y formas de enseñar contenidos tampoco favorece a los varones. La supresión de figuras masculinas de referencia, la denigración de lo masculino y la exaltación de lo femenino no cabe duda que configura un entorno que propicia el fracaso escolar masculino.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, y como mencioné en otro comentario, a la ministra de asuntos sociales alemana le pusieron a caldo las "lidiafalcones· alemanas por explicar el fracaso escolar masculino en términos parecidos a lo que expones aquí. En concreto la ministra aludía a la feminización del profesorado. La justificación de las "lidiafalcones" es que el fracaso escolar masculino no es en realidad un grave problema, ya que la mayoría de las grandes empresas alemanas están dirigidas por hombres. Vamos, para reír y no parar.

    ResponderEliminar
  5. Raus si tiras del hilo la cuestión se puede alargar mucho. Hay discriminación de género, aunque sólo fuese porque por ser de niños ni tan siquiera está reconocido como un problema relevante. Quizá deberíamos ponernos en el supuesto de que fuesen ellas las que duplicaran el fracaso de ellos para entender que la situación ni estaría en la situación que está y seguramente habríamos escuchado algunas cosas de tono grueso. Es verdad que se trata de una acción por omisión pero no por ello menos relevante.

    Como lo es por no considerar necesario un mayor equilibrio de sexos entre el profesorado, cosa que sí ocurre en otras muchas ocasiones y en los términos que todos conocemos. Baste recordar las acciones del feminismo en la Universidad y la denuncia permanente de lo que allí ocurre. Como sabes los dictámenes de la RAE no tienen valor por tratarse de una institución que por estar compuesta mayoritariamente por hombres es machista.

    Es de género en la composición curricular claramente orientada a las lenguas y el razonamiento verbal, con un peso capitidisminuido del razonamiento matemático y la visión espacial. De hecho las plantillas siempre se incrementan por el lado femenino porque están claramente favorecidas las materias con prevalencia femenina. Un currículo con mayor peso de las matemáticas –y en nuestro país la situación lo está pidiendo a gritos- y otras materias relacionadas con las ciencias, significaría mejoría para los chicos. La informática merecería un capítulo aparte que en algún momento habrá que abordar.

    Es de género porque valora más la actitud que el conocimiento y es de género porque basta con un buen comportamiento para superar infinidad de asignaturas lo cual abre la puerta preferentemente a las chicas. De hecho esta situación se produce, y no sólo en nuestro país, Suecia sería un buen ejemplo, en un contexto de pérdida de calidad de la enseñanza y rebaja en los niveles de conocimiento.

    Finalmente es de género por motivos extracurriculares como la permanente degradación de la figura masculina y de la figura del padre. Y no olvidemos que siempre fue objetivo prioritario en al campo feminista el reforzamiento del lazo de la hija con la madre, y en general con los hijos, al tiempo que se procuraba la ruptura del lazo del padre con el hijo y en general en la familia. De estas cuestiones hemos hablado varias veces en la bitácora por lo que te remito a ellas.

    ResponderEliminar
  6. Keyser Söze4:00 p. m.

    Qué cutre lo de Harry Potter. Además de sexistas, ignorantes. Se nota que no han leído a Tolkien.

    ResponderEliminar
  7. Emilio, es cierto que se podría alargar mucho, pero, como sabes, yo sí creo muy pertinente hablar de lo que está pasando en los hogares en relación con el hijo-alumno. En el hogar, como en la escuela, la figura masculina y la autoridad que antaño encarnaba el padre, está degradada, y eso repercute en los retoños, especialmente en los varones, más nerviosos e impulsivos que las niñas por lo general. Como ya he expuesto en Deseducativos, la calidad de la enseñanza de la escuela depende mucho de la calidad de la educación que los niños reciben en sus casas. Como ésta es pésima, las consecuencias académicas saltan a la vista.

    No niego en absoluto que sean factores de “género”. Lo que quiero decir es que la valoración del comportamiento es una disposición de la LOGSE, ley que, como sabes, tiene como objetivo no tanto la transmisión de conocimientos como la “formación de personas”, en especial personas con talante tolerante y democrático, y tiene que ver con la “transversalidad” de los valores ético-democráticos. De ahí, ya lo sabes, la continua infravaloración de los contenidos académicos y el encarecimiento de los valores y de las “relaciones” personales (democráticas) dentro de clase. Todo esto puede, en definitiva, coincidir con la visión de “género”. O puede que la visión de “género” ya estuviera incardinada en la mollera de los redactores de la LOGSE. No lo sé.
    La menor carga de asignaturas de ciencias (matemáticas, física...) puede tener que ver, igualmente, con el deseo explícito de la administración logsera de rebajar los niveles de dificultad académica, con tal de abaratar el aprobado y el título. Ello, nuevamente, puede coincidir con una visión más feminista o femenina de la enseñanza.

    Lo del mayor peso en el razonamiento verbal me plantea otra duda. Date cuenta de que las nuevas pedagogías desdeñan la clase magistral, por aquello de que ésta exige buenas dosis de razonamiento verbal, aunque también espacial. El descrédito que hace la LOGSE de la clase magistral tiene mucho que ver con su rechazo del elitismo (la clase magistral, nos dicen, sólo la pueden seguir los alumnos económicamente favorecidos). Propugna, en cambio, múltiples métodos de enseñanza (casi métodos a la carta) para que los alumnos no brillantes no fracasen.

    Parece claro, en definitiva, que los objetivos de la LOGSE (y sucesivas leyes remedo) favorecen el éxito relativo de las chicas sobre los chicos. Quizá por eso mismo la LOGSE tiene tanto arraigo en este país. Su hegemonía está relacionada probablemente con la hegemonía del feminismo.

    Lo que sí depende directa e incuestionablemente a la política de género es la feminización de la enseñanza (mayoría abrumadora de maestras) y la total indiferencia de la administración por el fracaso masculino.

    (Gracias por el enlace, Eric Carbó. No lo he podido leer todavía).

    ResponderEliminar
  8. juanmaria2008@gmail.com.9:51 p. m.

    Yo animo a Enric Carbó, que tiene capacidad y sapiencia, a que traduzca también al castellano, (no solo al catalán: la comunidad hispanoamericana de padres-hombres se lo agradeceremos) el manifiesto de Pete Billing de derechos del Hombre.

    Y en este caso Hombre es término marcado. Para que se nos visibilice en el lenguaje.

    ResponderEliminar
  9. La entrada de Buenamente es demoledora...

    Yo creo que antes de ponernos a dar soluciones es necesario identificar correctamente el problema, y que la sociedad se ponga de acuerdo en considerarlo como tal.

    Ahora mismo o se ignora, o se atribuye a otras variables (el estrato social, etc) o directamente al machismo o a la holgazanería innata de los chicos. Hemos llegado a un punto en el que los propios niños creen que leer por mera diversión o sacar buenas notas es cosa de niñas.

    Algún día hablaremos de cómo el feminismo tiene gran parte de culpa en esto, pues en su visión del mundo el hombre no es otra cosa que un bruto y la mujer es una persona virtuosa, y a base de repetir estos mensajes, aunque sea de forma indirecta, a lo largo de toda la educación primaria y secundaria eso es lo que acaban consiguiendo: chicas con gran autoestima y chicos desorientados.

    Soy muy escéptico ante soluciones como una cuota de profesores o la segregación de alumnos y alumnas. Creo que da igual que sea un hombre o una mujer quien eduque, o que lo haga en una clase de chicos o chicas, si no se cambia el mensaje se está transmitiendo.

    ResponderEliminar