Twittear

19 diciembre, 2010

Aparentes sinsentidos

Este año se ha estrenado nuevo modelo de selectividad y, sin embargo, el ministro se quejó en el verano de que accedían a la Universidad muchos más alumnos de los necesarios: citaba el ejemplo de que en Madrid se habían matriculado en Derecho más alumnos que en todo el Reino Unido

El representante del Ministerio de Educación señor Bedera, en la rueda de prensa que ofreció para comentar los resultados para España del Informe PISA 2009, arguyó para sorpresa general, que la mejor vacuna contra el fracaso escolar se encuentra en la escolarización temprana.(Nada hay que sostenga tal opinión,  más bien al contrario los resultados de los países con una escolarización más temprana parecen apuntar en la dirección contraria. En Finlandia, por ejemplo los niños no se incorporan al sistema educativo hasta los siete años)


El ministerio no hace más que destacar la equidad del sistema cuando eso significa que nos quedamos sin nivel de excelencia.

Dado que se venía constatando un importante fracaso en lengua extranjera, la tendencia es a introducir  en la ESO una segunda lengua extranjera.

Por un lado se habla de la incorporación de las TICs como la gran panacea que hará que nuestro modelo educativo deje de ser del siglo XIX para pasar a ser del XXI pero por otro se niega un puesto en la enseñanza a los  titulados de las escuelas de informática.

Una segunda derivada de la equidad de nuestro sistema educativo está en que la brecha entre chicos y chicas es la más grande de Europa, de tal modo que el fracaso escolar de los primeros es el doble del de las segundas.

En las novelas clásicas de suspense para seguir la pista del crimen lo primero que había que preguntarse era: a quién beneficiaba lo sucedido. Quizá como método también sea válido para desvelar algunos de los misterios de más difícil explicación de nuestro sistema educativo.



18 comentarios:

  1. Yo creo que cuando en España se habla de educación temprana, se refieren únicamente a la creación de guarderías aparca niños. En Finlandia, como bien dices, la escolarización formal comienza a las 7 años; hasta esa edad, el Estado ofrece generosas ayudas a las familias para, o bien las madres o los padres puedan dedicarles tiempo en casa, o también para que los lleven a centros de día si los trabajos de los progenitores no permiten la dedicación de uno de ellos a la educación. En cualquier caso, son centros de día; nunca se aparcan a los niños en las jornadas maratonianas habituales, por ejemplo, en los llamados centros de educación infantil de Madrid, que son, simplemente, guarderías disfrazadas con eso de la "educación temprana". En todas las campañas electorales españolas, la oferta de los partidos suele ser la construcción de más guarderías aparca niños, sin contemplar otro tipo de ayudas.

    En relación a los del feminismo disidente, creo que es una corriente a la que se la estigmatiza con eso del "neomachismo".

    ResponderEliminar
  2. Lo que ha sucedido en relación con la escolarización temprana es lo siguiente. Entre las cien medidas del Gobierno para mejorar la educación y que finalmente resultó lo que conocemos, se contempla el pasar a la pública esta etapa de los 0 a 3 a años como es interés de las organizaciones feministas.

    Pues bien, el Gobierno asume este compromiso y además pone los medios para que las plazas que se generen derivadas de esta propuesta se oferten a quien ya venía ejerciendo este trabajo. Desde el punto de vista feminista un doble triunfo. Lo que sucede es que en ningún lado está demostrado que esta escolarización temprana redunde en mejores resultados, más bien al contrario. A pesar de ello el Gobierno se saca de la manga que la mejor vacuna contra el fracaso escolar se encuentra ahí justamente, en la incorporación de esta etapa a la educación pública.

    El recorrido al final queda: esta etapa se incorpora a la red pública por razones extraescolares, el Gobierno lo asume porque detrás está el feminismo y últimamente su presencia es lo que determina si una cosa va adelante o no, y, a falta de mejor argumento, se "inventa" que esa es la clave para superar el fracaso escolar.

    Lo que viene a demostrar una vez más que las decisiones de feminismo institucional en el terreno de la educación son abrumadoras y esto lo digo a propósito de quienes se preguntan por las razones de género en el fracaso escolar masculino.

    ResponderEliminar
  3. A veces el feminismo actúa como brazo armado del Sistema más reaccionario. Educación temprana es una manera de llamar a las guarderías en las que se almacenan a los niños para que el sistema pueda disfrutar de una mano de obra barata sin que la crianza de los hijos interfiera demasiado (las ayudas nórdicas a la maternidad son impensables aquí). La educación temprana, efectivamente, enmascara también otros objetivos del feminismo, aunque..¿quién está de verdad detrás de ese feminismo?.

    ResponderEliminar
  4. Este caso de la educación temprana me hace pensar en algo que ya se ha comentado mucho aquí: ¿quien le pide rendición de cuentas a esta ideología?
    Las razones en favor de la educación temprana las sabemos. Las razones en contra aquí se han apuntado, y todavía se pueden aducir más: el clasismo -los servicios aparca-niños no los utilizan la clase alta...
    El problema es que casi no hay debate (excepto aquí...); se da por aceptada una verdad considerada indiscutible -y pobre del que se atreva a disentir...

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, otro sinsentido aparente:
    Lorente, por una vez, no se cree a unas mujeres maltratadas. Vivir para ver.
    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/17/andalucia_malaga/1292589674.html?a=99b1fb901b23d29f53db04ec0d3bb970&t=1292603089&numero

    ResponderEliminar
  6. Enric, leyendo la noticia que adjuntas, entiendo el por qué Lorente arremete contra unas maltratadas que alegan vivir peor en el dentro de acogida que con sus supuestos mal tratadores. Constituye todo un ataque a la industria de género. En cualquier caso, no sería el primer centro de acogida denunciado por abusar y humillar a sus residentes. Hace unas semanas creo que en Mallorca hubo un caso similar en una casa de acogida gestionada por una organización de gays y lesbianas debidamente subvencionada por el gobierno de turno. En Madrid, hay varias casas de acogida que también han sido denunciadas por sus propias residentes.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:35 p. m.

    Gracias por la noticia, Enric. Tienes razón: vivir para ver.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  8. Gracias Enric por la noticia.

    En resumen, las mujeres tienen razón siempre que denuncian, es más, hay miles y miles de mujeres que siendo maltratadas no denuncian (Lorente dixit, hasta ayer).

    Ahora como la denuncia le toca de cerca, resulta que no, que la denuncia es falsa, y lo es por la metafísica razón de que:

    "más que de agresividad o de limitación de derechos, sean vínculos o elementos de referencia de convivencia en un proceso que no es una estancia pasiva, sino que es un proceso de recuperación".

    ¡Olé tus huesos, tío!

    ResponderEliminar
  9. He leído en un periódico hoy que una de las incógnitas que pretende resolver el grupo de estudio que Leire Pajín formará a partir de enero es "porque habiendo 600.000 agresores de género en España, sólo han decidido matar 73 de esos agresores". Así lo escribe la periodista en un artículo de El Mundo y se queda tan pancha, sin poner en duda esa cifra de 600.000 "agresores de género" fruto de las encuestas cocinadas por el ministerio o instito de la mujer correspondiente (en la Generalitat una reciente encuesta duplicaba el número de "maltratadores"). Quizás ese grupo de estudio resolvería esa incógnita aplicando ese mismo tipo de encuestas a las mujeres. Saldría un número equivalente de "agresoras de género", que según diversos seguimientos de prensa en Internet son responsables de 19 asesinatos ¿de género? y de 14 de los 20 asesinatos de niños en los que va de año.

    ResponderEliminar
  10. Humberto10:13 a. m.

    Lo del inefable Lorente es ya de vómito. Estoy totalmente indignado con este lamentable personaje. El defensor a ultranza de la credibilidad de las mujeres cuando denuncian maltrato, todas, siempre, en cualquier circunstancia (según él, las denuncias falsas no existen, es un invento neomachista para desprestigiar a las maltratadas), no vacila en desacreditarlas cuando lo que dicen le resulta incómodo. Me gustaría saber si antes de traicionar a estas mujeres ha tenido la decencia de investigar en detalle el caso, o si simplemente ha hecho lo de siempre: lo que le interesa es un dogma indiscutible, y lo que no es directamente mentira. Es de una hipocresía y un cinismo que le deslegitima para cualquier labor pública. Y defiende su postura utilizando, una vez más, su propia jerga incomprensible, que como apuntaba en otra ocasión Enric Carbó, recuerda muchísimo a la "neolengua" que describía Orwell en "1984". Palabras huecas para encubrir su falta de rigor. Una vergüenza.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:54 a. m.

    Personalmente no considero que debamos utilizar el tema de denuncias muy puntuales de casas de acogida como elementos clave en el análisis de la presión de género en nuestras instituciones. Las casas de acogida son altamente necesarias y denuncias de este tipo responden a que evidentemente no son todo rosas y hay conflictos, peleas y enfrentamientos en esos centros. Es normal. También los hay en tu centrod e trabajo y no por eso lo intentan cerrar.

    Los centros de acogida son un buen instrumento contra esas situacioens muy graves que viven algunas mujeres en sus situacioens de maltrato. No podemos negar esto, y es más, no debemos posicionarnos en contra de ellos puesto que la ley de violencia de género tiene puntos mucho más debatibles y censurables que la creación de estos dispositivos sociales (que ya existian antes dicho sea de paso).

    Nacho, Oviedo.

    ResponderEliminar
  12. Nacho, lo que aquí se denuncia es la hipocresía infinita de un personaje que vive del dogma de que la mujer dice la verdad siempre y que, curiosamente, cuando esa verdad va contra él emite frases ininteligibles como si de un oráculo se tratase, negando para él lo que vale para todos los demás.

    Lo que se denuncia es un personaje público con una alta responsabilidad gubernamental que, a pesar de adaptar el discurso a su necesidad de cada momento –recuérdese lo de sacar a la luz pública o no las muertes por violencia doméstica- y, aún cuando eso suponga violentar las más elementales leyes de la coherencia continúa impertérrito y sin sombra de duda de su parte y de la de quienes le apoyan.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:10 p. m.

    nada más lejos de mi intención que defender al Señor Lorente. Siempre digo que es el tipico caso de ser "más papista que el papa", creo que me explico.

    Pero no es menos cierto que se acusa a esos dispositivos de atención, desde posiciones en mi parecer bastante cuestionables, de ser "industria del maltrato" o térmimos semejantes. Yo creo que esos centros son necesarios. Puede que insuficientes, evidentemente sujetos también a crítica y análisis, pero necesarios al fin y al cabo. Y lo que sostengo es que si queremos contrarestar al menos ideológicamente el maniqueismo actual del feminismo institucional, no debemos utilizar esos recuros de acogida como parte de nuestro cuerpo ideológico de respuesta.

    Nacho, Oviedo

    ResponderEliminar
  14. Nacho, básicamente, estoy de acuerdo contigo sobre la necesidad de las casas de acogida, que, como bien señalas, existían antes de la promulgación de las leyes del actual gobierno. Desgraciadamente, la ideologización creciente de estos centros en los últimos años y su gestión por organizaciones afines con la ideología de género ha hecho que denuncias como las de estas mujeres maltratadas hayan dejado de ser puntuales y dejen perplejo al Sr. Lorente, que, como en otros temas que no encajan con su cerril discurso, se limita a negarlas. Un avance realmente progresista sería la creación de casas de acogida por violencia doméstica y gestionadas por profesionales. Estas casa podrían ser refugio temporal para mujeres y hombres maltratados, hombres que necesiten recuperarse de una denuncia falsa, padres y madres que busquen asesoramiento para lidiar con sus hijos e hijas agresores (las chicas agreden a sus madres con virulencia parecida a los chicos, según recientes estadísticas), nueras que maltraten psicológicamente a sus suegros mayores, gay o lesbianas maltratados por sus parejas…en fin toda la casuística que cabría englobar como violencia doméstica. Mi pleno apoyo a casas de acogida de este tipo, que busquen la conciliación y aborden la convivencia familiar sin maniqueísmos ideológicos. Quizás este planteamiento más abierto y progresista signifique menos subvenciones e ingresos para ciertos colectivos, pero servirá para abordar el tema de una manera más realista. Para mí las casas de acogida actuales son un efecto colateral perverso de las leyes tal y como están ahora y que como bien señalas deberían corregirse desde la sensatez. Sacar a colación las irregularidades con referencia a las manifestaciones del Sr. Lorente creo que es pertinente, por cuanto señala su evidente hipocresía sobre el tema. José Luis, Madrid

    ResponderEliminar
  15. Nacho, lo que también es cierto es que todo este mundo está rodeado de una gran opacidad y que las cosas que acaban saliendo a la luz pública dejan entrever que no todo lo que ahí pasa es para estar tranquilos.

    Recientemente en mi comunidad salió a la luz el caso de una casa de acogida en la que el personal contratado superaba con creces a las personas que se atendían.

    Soy de los que pienso que no debe ser admisible en ningún caso una Administración regida por unos criterios que no tienen nada que ver con los que rigen para todo lo demás y que no debiera ser óbice el preservar la discreción que la tarea exige y el hecho de que no por ello dejen de funcionar los mecanismos de control de las gastos públicos.

    Habría que reseñar también que no es admisible la ausencia de las mismas políticas públicas de apoyo y protección a los damnificados cuando estos son varones.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo10:50 p. m.

    Que cunda el pánico: ha dejado de funcionar el maravilloso teléfono con el que la genial ministra Aído ayudaba a los desorientados varones a superar el patriarcado. Cada una de las llamadas que se hizo a ese teléfono sólo le costó al erário público 126€. ¿Cómo van ahora los pobres varoncitos a reconstruir adecuadamente su masculinidad sin las sabias indicaciones de doña Bibiana?

    http://www.abc.es/20101226/espana/cada-llamada-telefono-aido-20101226.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  17. El teléfono ahora suprimido no era para maltratadores, eso lo dejaron claro cuando se instauró. Pero lo cierto es que partía de unas premisas ideológicas que tratan a todos los varones de "potenciales", cuando no "presuntos".

    Es comprensible que ante la tesitura de tener que oír un sermón "de género" simplemente por exponer sus dudas a muchos no les apeteciera llamar.

    ResponderEliminar
  18. Jeipi, tengo la impresión de que todavía te quedas corto, sino observa lo que dice Miguel Lorente en este reportaje sobre violencia de género:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/25/espana/1293296375.html

    Miguel Lorente sí reconoce que el 30% de las sentencias son absolutorias. "Es un porcentaje alto", dice, pero eso lo único que significa "es que no hay pruebas para romper la presunción de inocencia".

    ResponderEliminar