Twittear

22 mayo, 2011

¿Ambivalencia o todo vale?

Leo en el blog Mujeres: Lagarde no necesita cuotas, para referirse a la candidatura de la francesa ChristineLagarde como directora del Fondo Monetario Internacional. La cuestión sería: ¿el feminismo defiende las cuotas y, cuando alguien no la precisa presume del talento femenino?

Las mujeres son desde hace ya tiempo mayoría con título universitario y mucha más mayoría lo serán a tenor de lo que sucede en la Universidad, sin embargo se sigue hablando del desperdicio de talento femenino en nuestro país, a pesar de que el sistema educativo a quien está castigando y ante quien  realiza una verdadera criba es del masculino en base a fracaso y abandono escolar.

Desconozco el número de mujeres con título universitario que han decidido quedarse en sus casas. El único dato que conozco referido a Cataluña antes de entrar en crisis era que 18.000 mujeres con título superior habían renunciado al trabajo fuera por no encontrarlo acorde a su deseo.

La cuestión es ¿si esos 18.000 fueran varones y renunciaran a trabajar fuera porque lo que les ofrecía el mercado no les satisfacía, haríamos el mismo análisis y le echaríamos la culpa a un mercado laboral que no genera todos los puestos de trabajo para titulados superiores que la Universidad es capaz de expedir?

Cuando quienes permanecen en mayor proporción en el campo son ellos, atendiendo fincas, ganado y a sus padres, generalmente ancianos, un estudio financiado con dinero público centra su objetivo exclusivamente en ellas y concluye sobre la invisibilidad de las mujeres del campo. Si en un barrio de negros y blancos un estudio se centrase únicamente en los blancos, ¿qué diríamos?

Lo que ha sucedido en los medios en relación con la “visibilidad-invisibilidad” por sexos de los participantes en los actos del 15M nos da una pista de cómo puede llegar a entenderse la igualdad: El País habla de un 71 % de varones y un 29 % de mujeres, en los medios las personas entrevistadas y las caras que aparecían invertían esa proporción. 


No se trata ya solo de si son más o menos las mujeres que copan una televisión, sino si además eso se hace como un acto militante, y son demasiados ya los actos de militancia feminista en los medios, la educación, la sanidad, la justicia…

En fin, la lista se podría hacer tan larga como se desease pero por el momento la dejaré aquí con esta dos perlas extraídas del libro de Alain Touraine: El mundo de las mujeres.

 “… la seducción es buena cuando es un juego y yo llevo la iniciativa; es odiosa si es el hombre el que intenta seducirme”. (pág. 118)

“Hay que añadir que en ningún caso cabe considerar accesible la igualdad perfecta entre hombres y mujeres, siquiera suponiendo que las actuales diferencias de remuneración y de carrera llegaran a suprimirse. Las mujeres son conscientes de que mantienen una relación privilegiada con los hijos, cuya existencia les confiere un poder al que renunciarían por nada del mundo, aunque los hombres compartieran las tareas de la casa con ellas, incluyendo el cuidado de los niños.” (pág. 139)

Hoy mismo, sin embargo la prensa sigue hablando de sociedad en lógica masculina.


P.S. Aunque no tiene nada que ver con el resto de la entrada o, quizá sí, quiero dejar aquí esta información de El País según la cual el manual más utilizado de Educación para la ciudadanía  niega a Darwin entre otras perlas. Resulta elocuente que el socialfeminismo, en lugar de apartar la religión del currículo escolar, haya optado por otra asignatura sino confesional profundamente ideológica como es EpC,  pero con el resultado final de que una mayoría de alumnos la dosis ideológica sea por partida doble. Esta es quizá otra de esas victorias pírricas de los Gobiernos de Zapatero y una prueba más de la necesidad de este partido de exacerbar antagonismos en este caso con la Iglesia para ocultar la coincidencia.

18 comentarios:

  1. Anónimo10:47 a. m.

    La invisibilidad es uno de esos conceptos inventados por el feminismo en la línea de potenciar su rentable victimismo. De hecho podríamos hablar de sobreiluminación en vez de invisibilización de la mujer: las mujeres destacan por cosas que no significan nada o casi nada en los hombres. Ejemplos:
    cada vez que una mujer es la primera en hacer algo como la primera en pilotar un avión. En ese momento empieza a ser algo rutinario y un hombre no pasará de ser el primero de su pueblo, pero la primera mujer se hará rica y famosa y podrá vivir el resto de su vida de tremenda hazaña (caso hostórico real). Otro ejemplo: la primera deportista mundial, pongamos posr caso en tenis, es tan famosa y casi gtan rica como el primer hombre pero en justa lid sin separación de sexos no pasaría del nº 30. Cualquier mujer puede optar a visibilizarse en arte, literatura, cine, etc. por la vía general o por el concuros para mujeres, lo que supone un doble foco (argumentar que está discriminada en el mundo de la literatura y las artes es pasarse varios pueblos). La mujer que sacó la foto del ADN(Rosalind Franklin) está en 2º plano con respecto a Watson y Crick (los directores del proyecto ADN). Muchas la quieren poner como verdadera y única descubridora del ADN cuando no era más que una de las aportaciones. Otro: Nuestra Agustina de Aragón hizo lo que tantos hombres anónimos, ponerse a guerrear pero mientras los hombres han pasado con pena y sin gloria a ella la hicieron generala y pasó a la historia... si esto es invisibilizar que baje dios y lo vea
    Arturo

    ResponderEliminar
  2. Como plantea Emilio, las opciones vitales de la mujer son muchos más amplias que las de los hombres. Cuando una pareja se establece, de él se espera que trabaje fuera del hogar el mayor número de horas posible y que luego participe en las tareas del hogar. Ella puede dedicarse al cuidado del hogar y será enaltecida como madre abnegada (aunque marujona por algún sector feminista), si opta por el trabajo fuera de casa a tiempo parcial, será una mujer que sabe conjugar vida laboral y profesional, si opta plenamente por una carrera profesional, en la que sean otras las que cuiden de sus hijos, será una mujer plenamente liberada. ¿Os imagináis la respuesta que una mujer la daría a un hombre si antes de casarse le dijese: "Cariño, creo que yo debería quedarme en casa a cuidar de los niños". Si, ya se que algunas dirán que ojala eso llegue a pasar, la realidad es que un hombre que plantee eso...sería cuestionado como futura relación estable.

    Es cierto que Lagarde es una válida candidata por sus méritos, pero la doble moral de las cuotas es realmente jocosa.

    La ley sobre EpC al final dejaba en manos de los colegios su adaptación al ideario y proyecto educativo de cada centro. Así, ciertos centros podrán hacer una apología de la ideología de género, mientras otros plantearan anacronismos como el creacionismo (ni una cosa ni otra, por cierto, contribuye a hacer del alumnado mejores ciudadano). No es que los alumnos reciban una doble adoctrinación, es que unos recibirán una de un tipo y otros, otra de otro tipo.

    ResponderEliminar
  3. Arturo, lo que no se le puede negar al feminismo es una importante capacidad para enredar con el lenguaje y sacar buen provecho de ese enredo incluso cuando su fundamentación es nula como en el caso de miembra, feminario o monomarental.

    De todos modos el término que con más claridad les está reportando réditos es el de género, porque mediante el mismo encubren lo que de otro modo aparecería como pura endogamia egoísta. De hecho la mejor manera de definir género sería:lo que en cada caso más nos favorezca.

    Pero a cuenta de todo eso están estableciendo en la sociedad una división por sexos como nunca había existido. Educación sexual para las niñas (aquí si parece que no hay problema en segregar), revistas, hoteles, gimnasios y un largo etcétera exclusivos de mujeres y si antes los estudios de campo en los que sólo se las encuestaba a ellas estaban relacionados con la violencia doméstica, el acoso laboral y cosas así ahora han ido ampliando su campo: la mujer rural, la salud en la mujer a partir de los cincuenta, etc.

    Un programa que si en lugar de referido a los sexos estuviera referido a las razas nadie dudaría en calificar de racista. Como se trata de los géneros entonces parece que hay carta blanca.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:57 p. m.

    Si uno solo puede segir un camino, aunque este sea -supuestamente- el mejor y otro puede elegir entre varios,este disfruta de más grados de libertad. Y esto se cumple tanto en situaciones importantes como las que cuenta Plutarco como en otras ´más nimias como la libertad en el vestir o a la hora de expresarse sin cortapisas. Por no hablar de la libertad de relación y de expresión de afectividad que disfrutan, ahora y antes, las lesbianas con rspecto a los gays, por ejemplo
    Arturo

    ResponderEliminar
  5. He seguido durante un buen rato la noche electoral en TV1. La cuota femenina es del 100%. Alguien debería explicar qué significa esto.

    ResponderEliminar
  6. Lorente está confuso sobre la violencia doméstica:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Ocultar/violencia/ayuda/elpepisoc/20110523elpepisoc_1/Tes

    Ahora parece que hay que ocultar las noticias sobre este tema; algunas asociaciones feministas le dicen que no.

    ResponderEliminar
  7. En el artículo de mi entrad anterior, la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, Inmaculada Montalbán, sostiene que los medios de comunicación deben seguir informando de los casos de violencia contra la mujer. "También de los casos extremos, porque la sociedad tiene derecho a conocer las violaciones de derechos humanos. Los medios tienen la obligación de contarlo. Eso sí, con seriedad y rigor, explicando cuáles son las causas, consecuencias y con la idea de fomentar el rechazo y crear opinión, una opinión de no tolerancia", dice.

    Empecemos a tomarla la palabra en lo relativo a la seriedad y rigor y la explicación de las causas de la violencia doméstica. De entrada, que se informe en términos de violencia doméstica, no de género. Que se termine eso de que si una mujer mata, es en propia defensa u obedece a un desequilibrio emocional. Que si una madre mata a sus hijos, es por el síndrome postparto. Que si un hombre mata, está obedeciendo indefectiblemente a los dictados del patriarcado opresor. Informar con rigor de la violencia doméstica y sus verdaderas causas sin duda contribuirá a crear rechazo ante todas sus expresiones.

    ResponderEliminar
  8. Lo que ahora se trata de ocultar es el fracaso. Fracaso de la política encabezada por un señor que llegó al puesto diciendo que para acabar con esa lacra lo único que hacía falta era un método científico como él que el poseía.

    El resultado está a la vista la Ley contra la violencia de género no sólo no está reduciendo la violencia doméstica, sino que ésta está aumentando y eso a pesar de la criminalización de todo el género masculino, las 600.000 denuncias presentadas desde su entrada en vigor y las 175.000 condenas.

    El porqué esta materia está en manos de los y las "expertas" es otra de esas cosas que no se acaban de entender, en lo que suponen de abuso por parte del Gobierno en una materia para la que justamente lo que no hay son expertos, pero también en lo que supone de silencio de todos los demás, con algunas excepciones notables aunque eso mismo les haya supuesto el anatema del género y su persecución por todos los medios.

    ResponderEliminar
  9. Es curiosa la presión de las organizaciones feministas para que en los telediarios de género se siga informando con todo lujo de detalles de los episodios de violencia doméstica que atañan a mujeres, y siempre bajo la perspectiva de género.

    En periodo electoral solemos escuchar que no hay que instrumentalizar a las víctimas del terrorismo en busca de réditos electorales. Sin embargo, el feminismo institucional no deja de instrumentalizar a las víctimas femeninas de lo que violencia doméstica (llegan a llamarlo "terrorismo machista" en busca de una mayor impacto, como si los hombres en conjunto formáramos una especia de ETA o Al Qaeda) para seguir acaparando recursos y cuotas de poder que en definitiva se muestras totalmente ineficaces, ya que analizan la violencia doméstica desde su orejeras de género.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6:38 p. m.

    En el último número de la revista "Mente y Cerebro" (una revista, se supone, de muy alta divulgación científica) me he encontrado con un artículo sobre "violencia de género": esta escrito, cómo no, por una "experta" que se limita a repetir todos y cada uno de los tópicos de la ideología, presentándolos como si fueran "verdades científicas".

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  11. Athini, el género funciona como una máquina perfectamente sincronizada y de una forma implacable. Seguro que molestos con el número anterior en el que se relacionaban los circuitos de la empatía y los de la violencia, hacía falta dar una respuesta al estilo Lorente: Mi marido me pega lo normal, y parece que la comunidad autónoma de Andalucía es pródiga en todo lo relacionado con el género y el modelo educativo que padecemos, lo cual no evita ni la violencia, ni el fracaso escolar, allí uno de los más abultados del Estado

    ResponderEliminar
  12. En el artículo que menciono más arriba de El País, se menciona que en una encuesta realizada a hombres involucrados en incidentes de violencia doméstica, ellos citan como causa de su comportamiento los celos, los problemas personales, la influencia de la familia o el alcohol y las drogas. Estas respuestas indicarían que en donde hay que poner énfasis para disminuir el índice de violencia en las familias sería en la prevención y tratamiento del alcoholismo y la drogación, en la mediación familiar y en la derogación de leyes que criminalizan a una partes. Lo que ahora propone Lorente de poner menos énfasis en la información sobre violencia doméstico, como se ha señalado, es simplemente una manera de ocultar su fracaso y el del gobierno que ha asesorado.

    Efectivamente, cuando en la prensa aparecen reportajes que cuestionan los postulados de género, la maquinaría de género enseguida saca a las "expertas".

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:15 a. m.

    Athini, cuando vi el artículo que citas de MENYE Y CEREBRO creí que estaba ante un artículo científico como es la línea general de la revista, pero como tu muy bien dices me di de bruces con un panfleto de una experta "Lorentiana" (Francisca Expósito profesora de psicología social de la U. de Granada)que utiliza los recursos manippulativos habituales (como, por ejemplo, la doble vara de medir - las experiencias infantiles condicionan a la mujer pero no al hombre- y el apriorismo: el hombre es victimario y la mujer víctima siempre, el maltrato es producto del patriarcado - que no existe en sociedades no patriarcales ¿?- y con el fin de dominar a la mujer, etc. etc.) Y no se corta un gramo para preguntarse si TODOS los hombres son maltratadores, para concluir, sin más, que "la violencia es un recurso que la sociedad y la cultura ponen a disposición de los hombres para su uso en caso de necesidad, dejando a criterio de cada uno cuando surge ese requerimiento". Vamos que el hombre no maltratador es solo un maltratador que aún no ha ejercido...Después de leer este artículo me fui a la portada para ver la composición de la dirección, algo que en todos los años que hace que leo MENTE Y CEREBRO no había hecho nunca ni me importaba (bueno algo me sonaba de verlo de pasada) y, efectivamente, está compuesto casi íntegramente por mujeres. Durante un rato largo esta dinámica de género me generó una cierta degeneración en el pensamiento que me hizo pensar en términos de hombres frente a mujeres. Luego me calmé,y las aguas volvieron a su cauce pero decidí no citar aquí ese artículo para no nublar mi pensamiento. Hay que tener cuidado, pues estas feminazis nos pueden arrastrar a los hombres a sus esquemas paranoicos y maniqueos y eso no está bien.No podemos caer en ideas del tipo de "todas las mujeres son iguales" de la misma manera que tenemos claro que no todos los hombres somos iguales. Ahora vuelvo a pensar que la dirección de la revista sucumbió a alguna presión o simplemente se la colaron por algún descontrol. Espero no equivocarme, pero, por ahora seguiré comprnado la revista.
    Arturo

    ResponderEliminar
  14. Arturo, tengo que reconocer que algo de esa furia me había poseído cuando escribí elcomentario dirigido a Athini, que quizá debería no mezclar cosas y debiera desaparecer la referencia a Andalucía, incluso debí dejar aparte el tema de la educación, pero en ese momento estaba claramente pensando en lo nefasto de una experiencia tan prolongada de gobierno socialista como la andaluza donde también en el terren educativo la experienica ha sido completamente negativa. Espero que como dices no nos dejemos arrastrar por el simplismo de un esquema de buenos y malos.

    ResponderEliminar
  15. Como ya señale en otra entrada, la provocaciones de la ideología de género buscan sacar "la violencia innata masculina". Ellas, no lo olvidemos, tienen licencia para indignarse como les de la gana, incluso asumir los comportamientos más groseros que no se tolerarían a un camionero (el vídeo que puse de mercedes Mila tocándole los huevos a un periodista es bastante ilustrativo).

    "Don no get mad, get even". Sus mentiras de género pueden ser refutadas sin problemas, sólo hace falta persistencia y no caer en sus provocaciones. Las mujeres que conocemos, las mujeres que nos acompañan en nuestras vidas poco tienen que ver con las "expertas" de género.

    PS. No había seguido la trama Lorente hasta que la he ido descubriendo en este blog. Desde luego, constituye una especia de FAES de la ideología de género.

    ResponderEliminar
  16. Un ejemplo más de ambivalencia. Entre lesbianas, el derecho de visitas es sacrosanto:

    http://www.elpais.com/articulo/espana/Supremo/considera/justificado/derecho/visita/ex/companera/madre/biologica/elpepuesp/20110525elpepunac_15/Tes

    Nota: Diversos estudios internacionales señalan que el nivel de violencia doméstica entre parejas lesbianas es equivalente o superior al de parejas heterosexuales (googleando "lesbian domestic violence" se acceden a unos cuantos) . ¿Es justificable según los cánones de la ideologia de género?

    ResponderEliminar
  17. Anónimo9:22 a. m.

    Se pronuncian así sobre Christine Lagarde, pero no dicen nada de Catherine Ashton, será que este caso solo lo explica la cuota.

    Alberto

    ResponderEliminar
  18. Alberto, la verdad es que no quería hilar tan fino pero es cierto que el caso de Catherine Ashton, ahora que lo menciona, lo tengo asociado a nombramiento de cuota por el lobby descarado que para su nombramiento hizo Zapatero. Y es que ese es el efecto colateral de las cuotas, que pueden inducir a pensar sobre los verdaderos méritos de las nominadas.

    ResponderEliminar