Twittear

03 mayo, 2011

Mal se compadece

Leída de un tirón la entrada de Ricardo de Querol: Apiádense del divorciado, no deja de ser uno más de esos escritos misándricos y desinformados a que nos tiene acostumbrados. Sin embargo, en un segundo momento llaman la atención las enormes precauciones a que se ve obligado, consciente de que el terreno que pisa se mueve, a más velocidad de la que parece, en dirección contraria a la visión sesgada y de género que vierte en sus escritos. Y así a poco de empezar escribe el siguiente párrafo, no sé si consciente de que, lo que en él relata, es fruto de la decisión de los jueces en aplicación de la legislación que padecemos  

“Hay hombres arruinados por un mal divorcio que ven cómo su ex mujer mantiene el mismo nivel de vida a costa de su precariedad…”

Y un poco más adelante estos dos párrafos que en quien cita como autoridad a Lorente y suscribe todos los mandatos de género no es poca cosa.

 “Si es usted de los que ve estas cosas en blanco y negro, si observa en todo hombre a un maltratador en potencia, o si este blog le parece el brazo armado del hembrismo revanchista…”

“Si, por el contrario, entiende que no hay nada más complejo que las relaciones de pareja, que es díficil identificar a buenos y malos en la rupturas cuando no hay violencia y que cada divorcio tiene sus circunstancias especiales…”

En relación con el párrafo que viene a continuación y dado que lo suyo no parece la Historia recordarle que hace unas décadas en este país regía una dictadura que no reconocía derechos, no sólo a las mujeres, sino a casi nadie, o que la actual legislación sobre el divorcio y la custodia de los hijos es de hace tan sólo 6 años y que por tanto esos argumentos de lo que cambió la sociedad desde el año 1981 no valen y más bien constituyen uno de los múltiples momentos del escrito en que se mezclan cosas sin criterio lo que solo puede conducir a la confusión.

“Hasta hace pocas décadas en España, una mujer que se separaba no se enfrentaba solo al reproche social, sino a la falta de recursos económicos. Eso disuadía de romper la pareja incluso a aquellas que sufrían situaciones insoportables. En un país donde la mayoría de casadas no tenían empleos remunerados se creó en 1981 la pensión compensatoria como corrección de una situación demasiado desequilibrada. El país ha cambiado mucho desde entonces. Las mujeres ya no son las desvalidas señoras de su hogar de tiempos pasados. Por eso dicen los abogados que cada vez es más difícil conseguir una pensión compensatoria, más aún de forma indefinida, lo que refleja el avance en el mundo laboral de la mujer, pero también un estado de opinión en amplios sectores de que la protección de la divorciada estaba yendo demasiado lejos y generando agravios.”

A pesar de que trata de volver el SAP no contra quienes lo niegan sino contra quienes decimos que constituye un grave problema de los que las víctimas son los niños, escribe lo siguiente.

“Es este un asunto espinoso. Se llame como se quiera es difícil afirmar con esa rotundidad que no existe ningún caso de manipulación emocional de los menores.”

Es decir lo niega nominalmente pero lo reconoce como hecho que es lo que los no negacionistas reclamamos, que se reconozca al margen de que se considere síndrome o se le dé otra denominación, y esto es justamente lo que el Gobierno siguiendo el dictado del feminismo de género, y en un acto de injerencia intolerable en la justicia, pretende como “inexistente”.

En fin la ambigüedad calculada que traspira todo el escrito no sólo revela un gran oportunismo personal, refleja también que en este terreno no está todo dicho de una vez y para siempre y para quien como el autor seguramente tiene que ir aceptando que el muro del género no es infranqueable y ha de admitir ahora la decisión del Tribunal Supremo y, un poco más adelante la custodia compartida, procura decir sobre cada asunto de los que aborda una cosa y la contraria, en previsión de que de otro modo, en un futuro no muy lejano no le vaya  a suceder que se encuentre sin coartada cuando más cosas cambien, por ejemplo, en relación con el SAP  incluso con la Ley de violencia de género o la de Igualdad. 

32 comentarios:

  1. Anónimo5:45 p. m.

    En relación con el SAP recordaros que los negacionistas tienen los días contados, pues su principal argumento es que no es un síndrome pues no lo recoge como tal el DSM (la biblia de la psicología)y según cuentan los que están enterados de esto, parece que en la próxima edición ya viene recogido y perfectamente definido. Cuestión de un par de años.
    Arturo

    ResponderEliminar
  2. Me da algo de pena ver cómo se retuerce para intentar contentar a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Las mujeres dejarán de votar a Zapatero:
    http://www.elconfidencial.com/la-mirada-indiscreta/2011/elecciones-voto-mujeres-rajoy-zapatero-20110504-7310.html

    ResponderEliminar
  4. En el 2010 El País publicó esta carta al director describiendo una kafkiana convocatoria a unas jornadas "monomarentales": http://www.elpais.com/articulo/opinion/Jornadas/Monomarentalidad/elpepiopi/20100919elpepiopi_7/Tes

    Pues bien, parece ser que el PSOE, en la reunión que Zapatero mantuvo con sus candidatas propone la utilización de este término, que describe de manera más ajustada la realidad de lo que siempre se han llamado monoparentales, encabezadas en su mayoría por mujeres (de las causas y consecuencias negativas de este fenómeno, ni pío).

    Por esa misma regla de tres, debería hablarse en exclusiva de accidentados laborales (9O% de los hombres), maltratadoras psicólogicas (son las que más recurren a esta estratagema), gastadoras compulsivas...

    Los hombres en su totalidad ya hemos sido etiquetados como maltratadores natos y potenciales por las leyes de género y en cualquier faceta que describa aspectos negativos del género humano se utiliza el masculino genérico.

    8:04 AM

    ResponderEliminar
  5. Merecería una reflexión en profundidad analizar el hecho de que las feministas inventan el género y con él la violencia de género que se va abriendo paso sin mucha solvencia en lo académico y otros terrenos pero que termina siendo derecho positivo y en ese momento colocan en el cargo político correspondiente a un varón. Se crea una separata periodística dirigida a las mujeres y cuando se ve que su marcha es más bien difícil y conflictiva se recurre a un varón. En relación con la vestimenta musulmana particularmente el hiyab se crea un estado de opinión en el sentido de que se trata de un símbolo de dominación pero llegado el momento quienes así hicieron, no están, y nos encontramos ante un problema de tolerancia-intolerancia y de orden público. El artífice de las leyes d de género tiene la condición masculina. ¿Por qué sucede esto? ¿Cómo hay que hacer para quedarse con lo bueno de las cosas, sin necesidad de arrostrar con las dificultades, incluso la responsabilidad? En fin, es una reflexión que no me parece fácil, pero que es necesario hacer, más allá de la advertencia de excomunión de aquellas a quienes favorece.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:51 a. m.

    La palabra "parentalidad" deriva de la palabra "parens" que en latín (como en inglés) es el término que sirve indistintamente para hacer referencia a cualquiera de los dos progenitores (la palabra, por cierto, se utiliza tanto en género gramatical masculino como femenino). A su vez, la palabra "parens" deriva del verbo "pario", que en latín clásico significa 'dar a luz' (de ahí vienen en español palabras como 'parir' y 'parto').

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  7. Athini, el feminismo tiene razones que la gramática no entiende. Vaticino un artículo mordaz de Pérez Reverte o Javier Marías sobre este tema. Por cierto, que a pesar de ser autores del grupo Prisa, el blog para mujeres de El País les engloba en el llamado "Tetosterona Party", al que probablemente también afiliarían este blog y sus opinantes.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:08 p. m.

    Plutarco: los medios de incomunicación nos tienen acostumbrados a utilizar géneros o genéricos según convenga a la imagen que quieran dar de hombres y mujeres. En particular me hace como algo de coñas el empleo del sexo o el término persona. Si, por ejemplo, las víctimas de un atentado son mujeres, pues han muerto x mujeres, si las víctimas son hombres pues han muerto x personas. Simplificando: hombre malo= hombre, hombre bueno= persona. mujer buena= mujer y mujer mala= persona.
    Yo soy un hombre bueno al que le gustan las mujeres malas
    (sustituyendo matemáticamennte= soy persona y me gustan las personas)
    Arturo

    ResponderEliminar
  9. Plutarco, los artículos a qué te haces referencia ya habían sido recogidos en una entrada antigua que ahora no localizo. A lo que sí llegué fue a esto:

    http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2010/01/03/0003_8204712.htm

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Emilio, he encontrado este artículo en otro blog que señala que monomarental ya ha sido utilizado en el BOE, en la etapa Aído, creo. El artículo del lingüista que acompaña a la entrada está bastante bien, aunque la administradora del blog y los comentarios a la entrada abogan por la difusión del término:

    http://www.yosoymadresoltera.com/monomarental-esta-bien%E2%80%A6-como-chiste-un-linguista-en-busca-del-origen-del-termino-monoparental/

    En cualquier caso esta es otra de esas polémicas de distracción masiva que con tanta fruición utiliza el PSOE. Lo interesante es que Pajín y Aído han permacido en segundo plano, la portavoz de este destrozo está siendo Elena Valenciano.

    ¿Hablarán del por qué de tanta "monomarentiladad" y de sus nefastas consecuencias para la sociedad?.

    ResponderEliminar
  12. Keyser Söze2:11 p. m.

    Me parece significativo el argumento ad googlem como fuente de derecho lingüístico. El hecho de que un vulgarismo o un solecismo mal encajado en castellano aparezca miles de veces en la Red no es garantía de nada. Si acaso, de que cada vez hay más personas que hablan mal.

    Sucede lo mismo con el gender, al que yo denomino jenaro. Aparece en muchos escritos, lo usa mucha gente pero... continúa siendo una memez, un término perteneciente a la jerga de un grupo minoritario que forma parte de un pensamiento no mayoritario como es el feminismo. Y, sobre todo, es un término cargado de ideología (por eso yo me niego, legítimamente, a aceptarlo: porque no creo en ese dios y sus creyentes asocian el que yo lo nombre a que yo crea en él).

    La táctica es, con todo, sencilla. Se nos ha venido bombardeando con el jenaro desde las altas instancias, en connivencia con una pléyade de periodistuchos mal hablados escribidos, y muchas personas, por puro mimetismo, han acabado usando ese término. Ahora, desde las altas instancias que patrocinaron el experimento, querrán justificar la corrección lingüística del jenaro en base a una aceptación social y una extensión que ellos mismos han estado esforzándose con denuedo en conseguir.

    Es posible que una victoria amplia de las derechas en España sólo contribuya a empeorar la situación. Pero me resulta difícil creer que las mismas asociaciones hembristas que ahora disfrutan (incluso viven) de pingües subvenciones vayan a continuar su vida subsidiada con un gobierno cuyas bondades difícilmente podrán cantar. Para bien y para mal el jenaro se ha vinculado a lo peor del PSOE. Y posiblemente desaparecerá con éste.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. En este blog http://lacaradeeva.blogspot.com/2011/05/llamemosle-igualismo.html se proponen unas interesantes definiciones de lo que es feminismo, masculinismo, machismo y androcentrismo sacadas de la wikipedia. Por curiosidad he mirado como define la wiki el ginocentrismo, poco menos que paragón de todas las bondades frente al pérfido androcentrismo.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo6:22 p. m.

    No estoy tan seguro como Keyser Söze de que el acceso al poder del PP suponga el fin de todas esas asociaciones hembristas que parasitan los presupuestos públicos.

    La derecha española se caracteriza por su profundo complejo de inferioridad ideológica, y para lavar sus pecados originales están dispuestísimos a subvencionar a todo lo que los medios de comunicación enuncien como "progresista". Sienten temor cerval a que alguien los acuse de "fascistas" si se atreven a cerrar los grifos de dinero e influencia de los que beben hasta la embriaguez personajes como Lidia Falcón.

    No. La política en estas cuestiones del Partido Popular seguramente se caracterizará, es cierto, por ser un poco menos estridente que la del PSOE, pero seguirá pagándole a las feministas todo lo que éstas le pidan, y las seguirá considerando como la autoridad natural en todo aquello que ellas señalan como su incumbencia (lo cual comienza por cuestiones como el aborto y los "derechos reproductivos", continúa con qué se puede decir y que nó, con cómo tienen que ser las listas electorales, con quién debe estar en los consejos de administración de las empresas..., en fin, que acaba abarcando todo lo visible e invisible). El propósito del PP, obviamente, será conseguir que las feministas agradecidas vuelvan hacia este partido sus favores, olvidando aquello que siempre sucede cuando se crían cuervas.

    Recordemos a este respecto que el PP votó a favor de la vigente "Ley de Violencia de Género", y que uno de los primerísimos políticos españoles que se manifestó abiertamente partidario de las políticas de "discriminación positiva" para con las mujeres (utilizando este mismo término) fue Manuel Fraga Iribarne.

    Mucho me temo, en fin, que en "cuestiones de género" la evolución va a ser semejante a la de los "derechos laborales": únicamente es posible que se reduzcan si gobierna el PSOE, porque como son "de izquierdas" tienen bula para hacer lo que la llamada "opinión pública" jamás le permitiría hacer al PP.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  16. Keyser Söze8:30 p. m.

    Que el partido (autodenominado) popular es un oportunista está más allá de toda duda razonable.

    Lo que no está tan claro es qué interés puede tener en mantener a personas ideológicamente afines a otro partido cuando en el suyo hay tantos y tantos estómagos por satisfacer.

    Por lo demás, los escenarios de jenaro han funcionado, en España, muy bien en los mismos términos en que han funcionado las Diputaciones Provinciales, las Comunidades Autónomas y las Universidades: mientras ha habido dinero para malgastar a espuertas y mientras han servido para colocar a los propios en pingües sinecuras o canonjías. A diferencia de lo que sucedía con los partidos turnantes del siglo XIX, en estos momentos cada nuevo deudo que se coloca con cargo a los Presupuestos Generales del Estado lo es, casi inexorablemente, con intención de permanencia y ánimo de perpetuidad.

    En otros foros se habla de la pavorosa crisis en la que apenas estamos comenzando a entrar y ya se viene hablando de nuevos severos recortes en gastos de personal.

    http://www.expansion.com/2011/05/04/economia/1304461324.html?a=61402f752043865372cd86af0bc918a1&t=1304489587

    Una de mis aspiraciones es que el número de centros universitarios en España se reduzca a un diez por ciento del actual. E igualmente el número de carreras. Los estudios de jenaro, como los de homeopatía, son pura charlatanería y carecen de relación con la realidad (su único lugar en las Universidades serían para ser estudiados en sí mismos; como ejemplos de sistemas ideológicos teóricos pero sin intención de ponerlos en práctica).

    Sin embargo, cuando en España se habla de recortes de personal no se está pensando en suprimir tantísimos estudios inútiles ni tantísimos inútiles sin estudios. Da lo mismo bajar el sueldo a diez funcionarios que suprimir un puesto de asesor (de esos que no se sabe en qué asesoran), pero se prefiere lo primero. Es una muestra de la repugnante politización de la Administración pero, sobre todo, de desprecio para con ésta.

    Yo, que soy muy poco respetuoso con algunos dogmas, no creo ni en la autonomía local ni en la universitaria. La experiencia de estos años indica que Universidades y Administraciones Locales se han convertido en espejos deformantes de los vicios de las Comunidades Autónomas, que toman de éstas sus vicios y los elevan al cuadrado; en agencias de colocación de amigos y parientes; y en auténticos agujeros negros financieros.

    La Universidad en particular ha dado la espalda a la misión que le da sentido y, en lugar de convertirse en un centro de producción e irradiación del conocimiento, se ha dedicado a la innoble tarea de fabricar titulados en serie y dar ocupación a profesores de dudosos saberes.

    ResponderEliminar
  17. Los partidos políticos de lo que más saben es de votos. Que el PP no va renunciar al granero del voto femenino en mi opinión es muy claro. El PP aplica en esto la misma estrategia que en la política territorial: mientras está en la oposición España se rompe, cuando huele poder, como en este momento, habla catalán en la intimidad, basta con ver lo que dijo Rajoy en su reciente visita a Cataluña o lo que dice su lideresa allí de que es necesario que Cataluña salga de la crisis económica antes que España.

    Este asunto, y lo discutimos cuando Zapatero ganó las primeras elecciones, sigue una lógica que va mucho más allá de los partidos políticos y se basa en la agenda de género que funciona aquí y en la mayor parte del mundo.

    Quizá interese recordar que como publicaba recientemente la prensa, la propuesta sobre la paridad en los consejos de administración de las empresas en Noruega partió de un conservador y ¡hay que ver en qué términos draconianos ha sido redactada y las multas que se estipulan para quien la incumpla.

    En mi opinión y aunque sea fiar las cosas al medio y largo plazo sólo cuando el movimiento masculino tenga una cierta entidad y solidez comenzarán los partidos políticos y la prensa a enfocar las cosas de manera diferente. ¿Porque, quién creéis que en la actualidad está dispuesto a poner en cuestión la LVG, incluso la de Igualdad o la curiosa manera de entender la paridad en los medios de comunicación?

    ResponderEliminar
  18. Anécdota: La presentadora de Noticias de TVE en su edición de las 21:00, militante declarada de la ideología de género, fruncía el ceño al constar que en el grupo de Navy Seals que han ajusticiado a Bin Laden no había ninguna mujer. Zapatero, no lo olvidemos, ha justificado la operación que incluye torturas en Guantánamo.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo11:38 p. m.

    Bueno, ya que comentas, Emilio sobre Pérez Reverte y aunque sea un poco frívolo, es de lo mas sensato:

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/594/cediendo-el-paso-o-no/

    Luis

    ResponderEliminar
  20. Por desgracia el PP actuará igual que el PSOE con respecto a la idiotez del género, el lenguaje no sexista y politicamente correcto y demás insensates. ¿Cómo van a renunciar a tan jugoso puñado de votos?. Para muestra un botón: Los peperos de mi tierra se descolgaron con joyita del LGTB. http://gaviota-paren.blogspot.com/2011/02/nada-de-tomar-por-culo.html

    ResponderEliminar
  21. Keyser Söze11:33 a. m.

    Una de las razones por las que detesto al PSOE en el poder actualmente es, no ya por su carácter ideológicamente bobalicón (tan opuesto a la chulería y el cinismo de la generación anterior) como por el hecho de que está dictando algunas de las leyes técnicamente peor redactadas de la democracia.

    Siempre he leído que, pese al carácter francamente despótico/dictatorial del régimen franquista, durante éste se produjeron algunas de las mejores leyes del siglo XX, por el simple hecho de que los mejores juristas se pusieron manos a la obra y, tornados en artesanos amantes del trabajo bien hecho por si mismo, no escatimaron ciencia a la hora de producir auténtica orfebrería jurídica.

    Por el contrario, leyes como el estatuto del empleado público, la ley de contratos del sector público o la ley de violencia doméstica son realmente infumables. No sólo por su confusa y torpe redacción sino porque con frecuencia se hallan invadidas por conceptos de carácter no político/administrativo sino ideológico. Son, más que leyes, declaraciones de derechos. Y los que manejan las leyes saben que las declaraciones de derechos se dejan para el Preámbulo y de ahí no deben pasar.

    ResponderEliminar
  22. En esta entrevista, http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2011/05/4768/, Esperanza Aguirre responde así sobre la custodia compartida:

    "29. señora presidenta, qué opina sobre la custodia compartida que tantos padres quisieran lograr?

    Estoy absolutamente a favor."

    En la CAM también estableció ayudas para la vivienda en hombres separados. Creo también que hace unas semanas el PP planteó la modificación del la LVG por "de violencia doméstica" (aunque elllos votaran también que si a esa ley).

    En cualquier caso estoy de acuerdo con el consenso ya alcanzado hace tiempo en este blog de la adopción de la ideología de género por todos los partidos, desde PP a IU. El ayuntamiento de mi ciudad, regido por el PP saco hace poco unos panfletos sobre violencia de género en discapacitadas mentales redactados con una simpleza que provocaba vergüenza ajena e indignación por el uso que se da a los impuestos locales.

    ResponderEliminar
  23. Keyser Söze10:12 a. m.

    Yo lo que creo es que el PP va a mantener, formalmente, la mayoría de los elementos del hembrismo; pero, si puede, hará un vaciado integral del edificio para dejar sin sentido aquellos que se contradigan con su base electoral o con los intereses que defienden.

    Tonterías como la de la paridad en los consejos de administración de las empresas pueden tener muy poco futuro. Igualmente, aquellos comisarios de igualdad que, presuntamente, iban a controlar la igualdad en las empresas, podrán quedar arrumbados.

    A lo que yo iba en comentarios pasados es a que las subvenciones a grupúsculos hembristas rabiosos no tienen por qué mantenerse con un gobierno de derechas. Bastará con que el propio gobierno se postule como feminista (aunque mienta abiertamente y no le dé vergüenza que se note) o, al menos, como defensor de las mujeres. Veremos qué es de las eximias juristas de Themis si pierden el apoyo institucional (y, con él, seguramente el apoyo de la opinión pública; con lo cual volverán a la irrelevancia) o si páginas como "ciudad de mujeres" se ven económicamente estranguladas. O si las Universidades comienzan a cancelar sus estudios de jenaro por restricciones presupuestarias o, directamente, falta de alumnos.

    ResponderEliminar
  24. Creo que te equivocas Keyser. Las cuestiones de género circulan por carriles paralelos, pero distintos a los de los partidos políticos. El lobby feminista está compuesto por mujeres de todas las ideologías y militancia en todas las fuerzas del espectro político.

    Lo de los consejos de administración está en la Ley de Igualdad, ya no es una cuestión de partidos, sino de cumplimiento de una Ley aprobada con el voto del PP.

    En las comunidades y ayuntamientos que gobierna el PP el funcionamiento de la administración paralela feminista sigue las pautas del modelo general.

    Cierto es que el PP quitará subvenciones a unas, las del PSOE, pero eso solo para dárselas a otras las del PP.

    Como ya dije en otro comentario, en Noruega los promotores de la idea de la paridad en los consejos de administración fueron los conservadores, y la alianza del feminismo radical con los republicanos en EE.UU forma ya parte de la historia.

    ResponderEliminar
  25. Con respecto al Partido Republicano estadounidense, introduciría algunas salvedades. En los últimos años desde luego se ha producido un gran distanciamiento de amplios sectores ese partido frente al feminismo radical. El Partido Republicano de hoy en día está más cercano a la defensa de los valores sociales y educativos tradicionales (no por ello necesariamente carcas), mientras que los demócratas no se apartan un ápice de la agenda de la ideología de género, de la que Hillary Clinton es su principal exponente. Las feministas españolas próximas al PSOE repiten ese slogan las militantes del Partido Demócrata de hacer política con los asuntos personales de la mujeres (making the personal political). El Tea Party, el ala libertaria del partido rebublicano tan groseramente retratado en España, es un grupo profundamente contrario a la ideología de género. Y no necesariamente son fundamentalistas religiosos los que atacan a Hillary por su fundamentalismo de género. Que conste que mis posicionamientos políticos están bastante alejados de muchas de las propuestas del sector Tea Party del Partido Republicano.

    En cualquier caso, la evolución de los partidos políticos en EE.UU difiere un poco de la nuestra. Los republicanos (Lincoln), abolieron la esclavitud. Durante décadas, los demócratas del sur apoyaron las leyes Jim Crow de sometimiento a la población negra...sin embargo, en la década de los 60, con LBJ impulsaron todas las políticas de derechos civiles.

    El análisis de Keyser no está descaminado del todo. Que haya hombres en España que simpaticen con un partido que ha adoptado las posturas más extremas de la ideología de género es como aquello que dijo, de manera grosera, el alcalde de Getafe sobre los curritos que votan al PP (aunque la práctica antisocial de Zapatero les haya terminando dando la razón). Leguina o Guerra son exponentes de hombres de izquierda que han sabido rebelarse contra lo que ellos llaman tonterías de su partido (creo que Leguina es más preciso y dice "de Zapatero").

    ResponderEliminar
  26. Keyser Söze11:27 a. m.

    Por el momento, estimado anfitrión, me temo que he de ser pesimista.

    Pero no demasiado: pues mi principal fuente de desánimo no es el hembrismo sino la crisis económica. Y ésta puede forzar cambios sociales y legislativos que hoy nos parecen imposibles.

    Tales cambios no irán en mi beneficio sino en mi perjuicio. Si me irrita el hembrismo no es ya tanto porque me perjudique como porque muestra hasta qué punto hay gran cantidad de personas muy bien colocadas que pierden el tiempo con asuntos a los que confieren una importancia mucho mayor de la que, en contraste con el conjunto, tienen. En sociedades económicamente estables el hembrismo puede ser una buena diversión (o, como para Lorente, una buena inversión; que buenos dividendos le ofrece). Pero en tiempos difíciles, en que España podría aproximarse más hacia Marruecos o hacia los Balcanes (en términos estrictamente económicos) que hacia Francia, dudo mucho de que vaya a resultar tan caballo ganador como ahora lo parece.

    Donde no hay harina todo es mohina: y el hembrismo no disimula que uno de sus motores es el dinero.

    ResponderEliminar
  27. Keyser Söze11:40 a. m.

    Le agradezco la puntualización, Plutarco.

    Aprovecho para comentar lo que dijeron hace no mucho acerca de la sucesión de Rodríguez Zapatero (en tanto no cambie el orden de sus apellidos continuará siendo un Rodríguez avant la lettre). Que si era Pérez Rubalcaba el que preponderaba, ya podía irse preparando la femicracia/feminicracia para ir haciendo las maletas, pues su peso en la nomenklatura tendería a cero; sin perjucio de que a los apparatchiki les llegare la renovación con más lentitud.

    Yo soy de los que apuestan por un Pérez Rubalcaba. No porque me caiga simpático el personaje, no. Apuesto por él porque es el tipo adecuado para los tiempos que se avecinan. Un tipo vivido, bragado, endurecido, encallecido, encanallado, con más conchas que un galápago, conocimiento de los mecanismos del poder y experiencia en el uso de los mismos. Un tipo al que las altas ideologías y las bellas palabras le vienen estrechas. Un individuo que, como el Guerra, necesita controlar constantemente su lengua para no andar dejando, con sus latigazos verbales, costurones y verdugones en los delicados cutis de sus compañeros de partido.

    Señores: en tanto que España no se recupere de la crisis, esto ha de ser como lo de la marina inglesa: "Ron, sodomía y latigazos". O, para los más finos, "sangre, sudor y lágrimas".

    ResponderEliminar
  28. Desde luego, una de las primeras medidas que tomó Rubalcaba cuando fue ascendido a portavoz fue la ocultación de Bibiana Aído y su Ministerio de Igualdad. Era consciente de la sangría de votos. Así mismo, las apariciones de Leire Pajín son menos frecuentes y el proyecto de ley de igualdad de trato parece que está en el cajón. Lo de las familias "monomarentales" seguro que ha sido un episodio sonrojante para él.

    Un gobierno Rubalcaba, que excluyese alianzas con IU, no sería un mal gobierno para el entorno actual, estoy de acuerdo con usted. Y me da la sensación que no sería paritario.

    ResponderEliminar
  29. Plutarco, no me refería a una alianza permanente, sino a la que se produjo ne los años 80, momento álgido del feminismo radical americano, entre personajes como Catherine Mackinnon y los republicanos. En cualquier caso me da la sensación de que ni con Bush tuvieron el más mínimo problema, más bien al contrario.

    No fue nunca mi intención convertir el blog en estrictamente político aunque alguna referencia se haga, a veces, necesaria. A mí el Gobierno que me gustaría sería aquel que recogiese lo fundamental de lo que defendemos en esta bitácora, comenzando por un reformulación del sistema educativo que tenemos...

    ResponderEliminar
  30. Keyser Söze12:17 p. m.

    Tiene Ud. razón. Yo, concretamente, me he salido mucho de tema. Pero es que a veces resulta tan fácil divagar que uno se deja llevar sin más.

    ResponderEliminar
  31. Así es, Emilio, rememorando la campaña de Bill Clinton, "es la educación, estúpido"...en cualquier caso, es necesario fiscalizar a los políticos, sean del partido que sean, en lo relativo a las políticas de género.

    Con relación a Bush, también se dejó intimidar por las feministas, para disgusto de gran parte de su base electoral.

    En cualquier caso, divagaciones las justas, estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo10:31 a. m.

    A cierta izquierda ya sólo le queda el recurso al sermón o la parábola, porque ahí se puede decir sin decir o retorcer el significado de las palabras y los conceptos hasta conseguir que digan otra cosa, o pertenezcan a quien siempre los ha aborrecido, y los sigue aborreciendo. Los artículos de Innerarity: El mercado, un invento de la izquierda, de hace unos días, o el más reciente de Jean Daniel: Ética de izquierdas, nos dan la pista. Hablan, no como seres humanos que deban explicarse, no, no hablan así, hablan como gurús indicando los caminos a seguir y la profecía.

    Frente a la dura realidad de los hechos ignorados o negados una vez y otra vez durante años: paro, fracaso escolar, pérdida de vigor democrático, silencio frente a los atropellos… un discurso realista se hace imposible, por eso no queda otra cosa que invocar buenos deseos y hacer llamadas a la ética, ¡ojo! con apellidos, demarcando trinchera, para que nadie vaya a confundirse y pensar que quizá se habla para todos: no, esto sólo va dirigido a los buenos, a los elegidos.

    Alberto

    ResponderEliminar