Twittear

05 mayo, 2011

Custodia compartida

En la entrada de Ricardo de Querol: Apiádense del divorciado,  en el blog Mujeres, uno de los párrafos era el siguiente:

“Otro gran campo de batalla en los divorcios está en torno a los hijos. La custodia compartida se ha convertido en una de las banderas de los hombres separados, que regularmente sacan el tema en nuestros foros. El debate es oportuno y en ese diario lo hemos abordado a fondo pese a que se ve con gran preocupación en sectores feministas (algunas ya preparan una manifestación en contra para el próximo día 7). “ (La negrita es mía)

Debemos preguntarnos quiénes son éstas que se van a manifestar contra la custodia compartida, qué tipo de, iba a decir igualdad, pero debo decir intereses defienden,  cómo es posible que lo que esté recogido al respecto en nuestro Código Civil sea lo que estas señoras “piensan”, quién sigue en la caverna…

En la susodicha entrada escribí dos comentarios que quizá merezca la pena reproducir aquí:
Hay que preguntar cuál es el concepto de igualdad que defienden quienes están en contra de la custodia compartida y se van a manifestar. Esa manifestación significará la caída de careta de quienes parapetadas en el anonimato se llenan la boca de igualdad para luego en la práctica negarla cuando toca a los hijos, o las separaciones... y de la "igualdad" lo que les interesa es el privilegio, la prevalencia, la ventaja, es decir lo que no es igualdad.
A veces se habla de valores antiguos, de caverna, y nunca mejor aplicado que a quienes pretendan que la disolución del vínculo de pareja y la custodia de los hijos se haga siguiendo el criterio patriarcal de los hijos y la casa para la mujer, que lo del varón siempre fue lo de buscarse la vida fuera, a la intemperie.

Este es el otro:

Es absolutamente increíble la capacidad para hacerse víctima siempre. Algunos datos sin embargo debieran hacer reflexionar más sobre algunas de las cosas que se dicen. Nuestro país es uno de los de más baja natalidad del mundo y existen más de 2.000.000 de empleadas del hogar, muchos padres curramos tanto como las madres con los hijos y algunas madres no trabajan fuera a lo que debemos añadir algunos parientes dispuestos a apoyar, o sea, que presentar el panorama de una mujer que ha de arrostrar sola la carga familiar es como mínimo una manipulación de las que siempre se ven como víctimas. Por lo demás los hijos no sólo representan un esfuerzo indudable son también una gran fuente de satisfacciones y de hecho esas madres que por un lado despotrican luego pretenden que son suyos y sólo suyos.

P.S. Después del debate que tuvimos ayer por la tarde en este foro, apareció en Mujeres, el mismo con el título de: Monomarentales y monoparentales.

15 comentarios:

  1. Keyser Söze11:05 a. m.

    No me puedo resistir a traer un enlace que pone de manifiesto el repugnante pensamiento de la infame Lidia Falcón y, en conjunto, el de los hembristas en relación con la custodia compartida.

    http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/20101103/custodia-compartida-debe-imponerse/572871.shtml

    Esto es lo que sucede cuando a un sinvergüenza que vive de rentas ideológicas no se le pone en su sitio en el momento adecuado.

    Sea como sea, es un documento de valor inestimable pues contiene un completo catálogo de mentiras hembristas para consumo de hembristas. Le da igual si los demás la calamos a la legua. Ella, sacerdotisa del maniqueísmo hembrista, es inmune a todo realismo.

    Es una pena que no pueda entrar en mi casa para ver cómo nos organizamos. Pero es que en mi casa, a diferencia de lo que le sucede a una presuntuosa que se pavonea de que en su casa entran cuando quieren el Presidente y el Vicepresidente de su Comunidad Autónoma, no entran caraduras sin mi permiso (y no lo van a tener).

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:36 p. m.

    Keyser Söze: he leído tu comentario en el debate-pérdidadetiempoyenergías sobre el palabro monomarentalidad y he de decirte que has estado muy acertado en concreto cuando tildas de mentalidad mágico-religiosa la pretensión de cambiar la realidad a través del lenguaje. ¡abracadabra pata de cabra! ¡te ordeno mundo real que te transformes a mi antojo! unos pases mágicos, plis plas y ya tenemos otra realidad más mona. Y si no cambiamos la realidad y solo la apariencia... pues es como el maquillaje o un bonito vestido de seda, te hace más mona pero mona te quedas
    Arturo

    ResponderEliminar
  3. Humberto4:56 p. m.

    Creo que uno de los aspectos que no estamos desenmascarando suficientemente de este hembrismo agresivo que padecemos, es su falta de representatividad. No sólo de la Humanidad, como ellas presumen, es que ni siquiera representan a las mujeres occidentales, cuyos intereses presuntamente defienden. Y aquí retomo los comentarios de Emilio en el blog "Mujeres", porque creo que ambos se pueden interpretar desde esa perspectiva: lo poco representativas que son las hembristas.
    Mi experiencia personal con las mujeres de mi entorno es que su nivel de victimismo está muy, muy por debajo de lo que cacarean estas "ideólogas". Creo que las mujeres de a pie, salvo excepciones, no están tan indignadas con el presunto patriarcado que se vive en España como a ésas les gustaría. Por supuesto, se quejan de algunos aspectos, con su parte de razón, pero distan mucho de considerarse a sí mismas unas pobres víctimas de sus maridos canallas y explotadores; y no tienen la obsesión oficial por el maltrato.
    Respecto al otro tema, el de la custodia compartida, tampoco el rechazo feminista representa la postura mayoritaria de las mujeres. Recuerdo que hace unos meses se publicó una encuesta (a la que desgraciadamente he perdido la pista), que indicaba que más del 80% de la población estaba a favor de la custodia compartida; no se distinguía entre hombres y mujeres, pero ese porcentaje indica que al menos un 60% de las mujeres están a favor. Sin embargo, la práctica totalidad de las asociaciones feministas (salvo AHIGE), están en contra. Representatividad cero. Claro que a partir de ahora pondrán a trabajar su maquinaria propagandista para que la opinión de las representadas se vaya adaptando, paradójicamente, a la de las representantes.
    Quizá esta falta de representatividad sea uno de los puntos débiles del hembrismo rampante actual, deberíamos hacer un esfuerzo por sacarlo a la luz, y creo que esos blogs de mujeres de El País y El Mundo nos pueden resultar muy útiles.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La contribución del hombre al sostenimiento del hogar es mucho más equilibrada de lo que la propaganda de género proclama en nuestros telediarios. Ya en el 2001 la Univesidad de Michigan publicó un estudio sobre este tema, del que se hacía eco Glenn Sacks. Las mujeres dedicaban entonces 27 horas a las llamadas tareas domésticas, los hombres 16, pero trabajaban de media 14 horas más que las mujeres fuera de hogar, no necesariamente como directores opresores de sus empleados y empleadas, si no muchas veces en trabajos más fatigosos que los de sus esposas. Este es el enlace, que podéis pasar por el traductor de google:

    http://mensightmagazine.com/Articles/Sacks/housework.htm

    He intentado encontrar una estadística de este tipo para España, pero sólo están las que de manera sesgada ha ido publicando el Ministerio de Igualdad. Por cierto, ayer una ONG resaltaba la contribución de la mujer inmigrante en la integración de la mujer española a la fuerza laboral. No sabía que había 2.000.000 de empleadas del hogar, pero es una muestra más de como la carga de la mujer española se presenta de forma distorsionada. Se da la circunstancia que muchas de esas empleadas lo están de manera ilegal, con salarios de explotación...de sus empleadoras.

    ResponderEliminar
  6. Tienen más de 10.000.000 de razones

    A las preguntas que se hace el señor Ricardo Quirol, que interés y quienes son estas que pretenden manifestarse en contra de la custodia compartida de los hijos, es muy sencilla, el interés son los más de 10.000.000 € que recibe el colectivo de asociaciones de las mujeres progresistas, ver el enlace que adjunto y en el apartado de mujeres, aprobado en el Boletín Oficial del Estado, en agosto del 2010, del dinero de todos los españoles, la X en el 0,7% del IRPF http://www.boe.es/boe/dias/2010/08/19/pdfs/BOE-A-2010-13267.pdf
    Si se les acaba el chollo de mentiras el bombardeo de estupideces de este colectivo de golfas y apoyado por la casta de golfos políticos, faltos de entendimiento y de sentido común, dejarían de percibir el suculento festín a costa del bolsillo de los sufridos contribuyentes, son un colectivo minoritario que están en un punto estratégico, acampando a sus anchas, pero lo más denigrante y absurdo, la insensatez del sentido común, es que todos los partidos del arco parlamentario, sin excluir a ninguno, todos tienen en su programa electoral, la custodia no compartida y el apoyo a este colectivo.

    Esta España en la que vivimos ha dejado de ser la España de los valores, del respeto hacia la familia, el respeto a los progenitores, la comprensión del cónyuge hacia el otro, para pasar a estar gobernada por estos burrólogos cuya misión es la destrucción y desestructuración de las familias, la mujer con esta ley de desigualdad está haciendo de su “capa un sayo” pero lo que no comprenden con su ceguera visceral de odio hacia la figura paterna, es el daño que están haciendo a la mujer en sí misma.

    ResponderEliminar
  7. En otro rasgo característico del feminismo y que merecería ser objeto de estudio en profundidad, la "militancia" feminista al contrario que cualquier otra militancia sea en partido político, sindicato o cualquier otra asociación, es una militancia pagada. Pagada con el dinero de todos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:20 a. m.

    Cuando se dice que la militancia feminista es una militancia "pagada", se tiende a pensar en todos esos millones que reciben en forma de subvención los colectivos feministas, pero eso sólo es la más pequeña de las porciones del pastel. Hay departamentos universitarios enteros en los que los que la 'conditio sine qua non' para conseguir una plaza (desde una humilde beca hasta una cátedra) es el ardor que se haya demostrado en la defensa de la fe feminista. Y no digamos los miles de cargos políticos reservados a mujeres de probado feminismo. Y todas las plazas en servicios sociales controladas de hecho por grupos feministas. En fin, que el ser feminista militante es hoy un requisito indispensable para poder medrar en muchos y muy influyentes entornos.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  9. A algo de eso me refería Athini, pues en realidad estaba pensando que en los centros de enseñanza se organizan montón da actividades, cada año más, ahora también la educación sexual, pero también para prevenir la violencia, para conocer el mundo de las drogas y otros y a los centros llegan montón de prospectos, dípticos, trípticos, revistas, etcétera todo de la mano del feminismo y, con la excepción de algunas cosas específicas,la abrumadora mayoría de las autoras son mujeres cuya principal condición es militar en las ideas del feminismo. Sólo referidas al terreno de la educación sexual o del sexismo en el lenguaje, ya se junta un buen montón.

    Creo que se puede hablar con propiedad de un doble circuito de la Administración que no sigue los criterios de publicidad propios de lo público, sino que funciona como un aparte, una aparte cada día mayor, donde quien reina es el feminismo institucional. En realidad ya da bastante que pensar que la educación sexual donde esté recogida sea en la Ley del aborto y las últimas medidas de reforma de la enseñanza hayan quedado recogidas en la Ley de Economía sostenible.

    La educación es un campo cada día más abonado a la dispersión y el descontrol y la actividad reglada pierde terreno constantemente ante estas actividades asistenciales que por lo demás son bien aceptadas por casi todos ya que para los alumnos es un día de asueto y el profesor se libra de un tiempo de actividad lectiva.

    ResponderEliminar
  10. Humberto12:57 a. m.

    Plutarco, en cuento a tu comentario sobre la dedicación de los varones a los hogares, en este mismo blog está colgado un documento muy valioso del INE llamado "Uso del tiempo de los hogares en España". En la página 11 del fichero se puede ver que si sumamos el trabajo doméstico (epígrafe 3) y el "laboral" (epígrafe 1), las mujeres trabajan en torno a una hora más al día que los hombres (muy lejos de la tan cacareada "doble jornada"). Me parece que no es un mal dato , porque se le deberían aplicar correcciones (no quiero extenderme demasiado) que igualarían la dedicación de ambos sexos.
    Desde luego, este estudio rompe la extendida calumnia de la pobrecilla esposa sufriendo la doble jornada mientras el marido se rasca la barriga en el sofá viendo la tele.
    Por cierto, también desmiente el topicazo de que las mujeres leen más que los hombres; fijaos en el epígrafe 81. Según otros estudios, las mujeres leen más novelas, y los hombres más ensayos y prensa; pero estos dos últimos datos se suelen obviar, con que solo se difunde que la mujer lee más novela, que después queda simplificado en "la mujer lee más". Otro ejemplo más de la manipulación de género.

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que no miro el trabajo al que haces referencia Humberto, pero lo cierto es que a mí hay cosas que no me quedaron nada claras, por ejemplo, cómo es posible que se considere que hombres y mujeres dedicamos el mismo tiempo a cuidados personales, cómo computa el colectivo de mujeres que no trabaja fuera de casa y algunos detalles más que ahora mismo no recuerdo pero que en su momento me habían llamado mucho la atención. Lo que es cierto es que la metodología de estos trabajos bebe de woman studies y que tienen un importante sesgo de género. Estudios internacionales dan como resultado que ni tan siquiera en sociedades tradicionales donde la natalidad tiene índices que no tienen nada que ver con los nuestros el resultado suele ser bastante equilibrado. Pero al igual que sucede con la entrada que cuelgo hoy, descubriremos que más de dos tercios de los empleos en sanidad,educación y justicia corresponden a las mujeres, cuando la batalla en que algunos nos quieren meter es la del fútbol.

    ResponderEliminar
  12. Humberto, gracias por llamar mi atención sobre el documento del INI. La búsqueda que hice en google sobre este tema me remitía a artículos “cocinados” con sesgo ideológico de género. La verdad es que la metodología usada en estos estudios, como señala Emilio, deja bastante que desear. Warren Farrell descubrió además que lo que se consideran “tareas domésticas “ es muy elástico. Cortar el césped del jardín, algo habitual en EEUU para los hombres, no aparecía reflejado o si lo hacía con una estimación de tiempo, inferior o similar a la de preparar una comida, tarea que allí (y crecientemente en España), la desempeña el micro ondas. Lavar el coche y mantenerlo recibía un tratamiento parecido. Lo irritante de todo esto es la soltura con la que en los informativos sueltan y certifican estadísticas falsas.

    Sobre las estadísticas de lectura, es cierto que el énfasis se pone en la lectura de novelas. Sobre este tema sí creo haber leído algo en este blog hace tiempo. Por cierto, además de más ensayo y prensa de pago (las mujeres leen más prensa gratuita, según las estadísticas del Que y similares), los hombres leen bastante más poesía, mientras que la lectura de novelas rosa o históricas que glorifican el heroísmo femenino es ciertamente patrimonio femenino y constituye un subgénero realmente rentable para las editoriales.

    Hace poco en la radio escuché una nueva estadística sobre hábitos de lectura. Si bien se reconocía que hombres y mujeres dedican un tiempo similar a la lectura, la locutora añadía la cuña de que las mujeres que no leían lo hacían por falta de tiempo, los hombres por falta de interés. Lo cual le servía para enlazar con la famosa “doble jornada” femenina.

    ResponderEliminar
  13. Si no recuerdo mal lo último que yo leí al respecto es que las mujeres eran grandes lectoras de novela, pero que en los demás campos: ensayo, filosofía, etc. era el varón quien leía más.

    En cualquier caso en estas cosas y teniendo en cuenta que estamos viviendo un cambio acelerado de comportamientos de ambos sexos, tengo la impresión de que tan importante es conocer la tendencia, como el dato a día de hoy.

    Por ejemplo el actual fracaso escolar masculino tendrá que acabar notándose en los índices de lectura, pero también se está produciendo un fenómeno nuevo entre chavales jóvenes que consiste en considerar la lectura sobre todo de poesía y novela como cosa de niñas.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo11:03 p. m.

    Además del tiempo que se dedica a las diferentes tareas caseras que, como vemos, no siempre se tienen en cuenta como aportaciones al hogar, está el tema de la valoración de ese tiempo de trabajo que, por definición es de similar valor. El caso es que yo le pago 8€/hora a la chica que me ayuda en las tareas casera (yo hago la mayoría). Cualquier chapuza que haga un técnico (electricista, fontanero, reparaqdor de máqinas caseras varias -como lavadora, microondas etc-) cobra no menos de 80€ por un rato arreglando algo. ¿Donde queda el igual valor?. Yo, cada vez que hago algún arreglillo de estos: una persiana atascada, la grifería que se tapona regularmente por la cal, cosas electricas, etc. le digo a mi mujer: acabo de ganar/ahorrar X€ según la importancia del arreglo.
    Arturo

    ResponderEliminar
  15. Humberto12:07 a. m.

    Emilio, ese es otro de los grandes goles que nos está marcando el hembrismo. Se intenta indisimuladamnete que determinados buenos hábitos aparezcan como "cosas de chicas", y así desincentivar a los chicos a que lo hagan. Ocurre con la lectura y, lo que es más grave, con el estudio.
    Un enfoque muy diferente es que reciben otros buenos hábitos, como el deporte, más practicados por los hombres. En este caso, se insiste en que no tienen que ser cosas de chicos, se anima a las mueres a practicarlo (a veces invirtiendo mucho dinero en campañas) y jaleando y exagerando en los medios de comunicación sus escasísimos éxitos.

    ResponderEliminar