Twittear

23 abril, 2010

Un poco de cal y mucha arena

La lucha por la igualdad de sexos, al menos en nuestro país, está permanentemente asociada al Código penal, la tarjeta roja, la prohibición y la censura, el adoctrinamiento y la propaganda, sin que por ningún  lado aparezcan ni la educación, ni la palabra o  el diálogo, mucho menos la confrontación civilizada de ideas y procedimientos. Pareciera que se nos pretende convencer, no a través de lo que nos hace racionales y humanos sino, desde las vísceras y las respuestas automáticas. En cualquier caso el Catón que se aplica es de la exclusiva creación y competencia del feminismo y el papel que nos tiene reservado a los varones insiste en el hombre como protector de la mujer aún a riesgo de su integridad física o su vida.

El ministro Gabilondo presenta hoy su Documento final para la reforma de la educación en nuestro país que tiene como uno de sus ejes el reforzar la autoridad del profesor. Pero esto sucede dos días después de que  hubiera desautorizado escandalosamente y a la vista de todos a ese centro que en aplicación de sus normas de régimen interno había expulsado a una niña que se negaba a quitar el hiyab, aún cuando la norma decía que nadie podía permanecer en el aula con la cabeza tapada. Norma que supongo se aplicaría a ella pero también a esos cientos de chicos y chicas que asisten a clase con viseras y sombreros y a los que los profesores cada día les deben recordar que en el aula no pueden estar así. 

2 comentarios:

  1. Anónimo12:10 p. m.

    Yo créo que en este país todo ha sido así desde la e´poca de Recesvinto: "...el Código penal, la tarjeta roja, la prohibición y la censura, el adoctrinamiento y la propaganda...", también agregaría: el fanatismo, el tribalismo, la ignorancia y el autoritaismo. En este contexto el tema hombre-mujer no iba a ser menos. Aquí hasta el tema de si el AVe pasa por Pijuerca o Rabopelao de Abajo ya despierta el fanatismo y el tribalismo. Conclusión: no se puede tener un debate sosegado yquilibrado sobre casi nada, todo acaba en algarabía y tiradera de piedra. Luego salen las desciciones que salen y así nos va. Para colmo despues no corregimos el rumbo debido a ese desmedido ego Celtíbero que todo lo invade.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:47 p. m.

    Ya tenemos un problema donde no lo había

    http://www.lavozdegalicia.es/espana/2010/04/24/0003_8439345.htm

    Alberto

    ResponderEliminar