Twittear

30 abril, 2010

El 80% del empleo destruido era masculino

En el último año se han destruido cerca de 700.000 empleos. De ellos, 8 de cada 10 estaban ocupados por hombres...

Lo vengo diciendo en esta bitácora desde el comienzo de la crisis: no es verdad que el rostro de la crisis sea femenino, ni que lo prioritario siga siendo favorecer fórmulas de contratación femenina. Las teorías feministas son mera ideología que ni buscan la verdad, ni tan siquiera tienen en cuenta los hechos. Mientras la destrucción de empleo masculino era galopante, el feminismo y su entorno seguía hablando de la discriminación de la mujer en el empleo, de que si el paro tenía rostro femenino, de que si era necesario seguir buscando fórmulas que primaran el empleo de las mujeres... Y lo más lamentable es que esas fueron las consignas que siguió el Gobierno y el entramado de intereses que rodea al feminismo.


Mientras tanto ni un sólo instituto oficial, ni una sola instancia del Gobierno alertó de que lo que estaba ocurriendo nada tenía que ver con lo que el Ministerio de Igualdad y el feminismo institucional repetían machaconamente un día y otro día. Ahora sale a la luz este panorama de destrucción de empleo masculino cuando ya ha sido aprobada la ley de economía sostenible, las medidas para combatir la crisis y España presentó en Europa sus planes de reactivación económica en los que, por supuesto, no se contempla como prioritaria la creación de empleo masculino; cuando ha llegado la hora de reducir el déficit público y no se puede gastar un euro a mayores.


En mi opinión, lo que este dato está reflejando es que el Gobierno y la administración  no se están comportando como instancias neutrales  a las que deben  preocupar los intereses de todos sus ciudadanos por igual, sino con un claro sesgo de género que ni es bueno socialmente ni tampoco desde el mero punto de vista económico. Tanto clamar porque no se desaprovechara el talento y la capacidad femenina para caer de bruces en que, si se trata de los propios del género masculino entonces todo está permitido.


P.D. viñeta del El Roto

3 comentarios:

  1. Anónimo1:50 p. m.

    A este respecto, es pertinentísima la última entrada del blog de Wonka:

    http://wonkapistas.blogspot.com/2010/05/otro-espejismo-del-ultimo-boom.html

    (Athini)

    ResponderEliminar
  2. Ya lo había mirado y me quedo con las ganas de desarrollar la idea de que en el mundo en que vivimos las decisiones de los varones, incluso cuando son menores de edad parece que respondieran al más puro libre albedrío, mientras que con las de las mujeres y las chicas no sucede lo mismo y siempre estuviesen mediatizadas de tal modo que no se pudiera hablar de una completa responsabilidad.

    Como pone de relieve el estudio de Wonka, durante el boom, montones de chavales abandonaron los estudios y se pusieron a trabajar y eso jamás será analizado como una decisión a la que se ven impelidos por su familia o la sociedad, sino a una decisión libérrima de quien está en plenas condiciones de hacerlo y lo hace con plena responsabilidad.

    Ahora bien si una chica de esa edad cae en la anorexia entonces parecería que la responsabilidad social es mucho mayor porque es desde ahí desde donde se promueven determinados modelos de mujer. Desvelar a qué pueda ser debido este diferente trato social es lo que necesitamos, mientras tanto nos moveremos a tientas en el terreno de la igualdad.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:03 a. m.

    Que grandisima razón en este último comentario. Las mujeres actúan por condicionantes sociales, lo que muchas veces las "desresponsabiliza" de sus actuaciones. Los hombres en cambio, actúan siempre libres, sin condicionantes, son completametne responsables de sus actos. Ese es el contínuo mensaje del feminismo actual. ESta doble moral me enferma. Doble moral, que por cierto, tampoco beneficia a las mujeres. Quien no lo quiera ver es que está ciego.

    NAcho, Oviedo

    ResponderEliminar