Twittear

06 marzo, 2011

¿El género desechable?

Resulta extraordinariamente ilustrativo de cómo se entiende la igualdad desde un cierto feminismo que reclama un papel nuevo para la mujer que no la cosifique en lo que manda la tradición pero que cuando se trata del varón, ¡ah! entonces ya es otra cosa, y no importa que juegue el papel de siempre, el de género más desechable, y por ello deba asumir –si no quiere pasar por cobarde- aquellas situaciones que entrañan peligro para la vida: sea en la guerra, en el trabajo diario, o en la lucha contra el narcotráfico. 


Viene esto a cuento del relato realizado por la prensa de la historia de Marisol Valle García a quien se tituló como la mujer más valiente de México porque a sus 20 años asumió la jefatura de la Policía en el valle de Juárez donde el narcotráfico campa por sus respetos y que ahora ha decidido renunciar y huir a Estados Unidos acuciada por las amenazas. Que se haya jugado a destacar la cobardía de los hombres que no eran capaces de hacer aquello a lo que se atrevía una estudiante de 20 años, debiera ser motivo para algo más que un titular comentando su marcha. La vida del hombre no es menos valiosa que la de mujer y quien se dice igualitario no debiera olvidarlo con tanta frecuencia. 

2 comentarios:

  1. Anónimo9:48 p. m.

    Y aquí otra noticia que seguramente tampoco ocupará mucho espacio en los medios españoles:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/06/barcelona/1299438637.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  2. He colgado este comentario en el blog: Nada es gratis, en la entrada referida al techo de cristal en la carrera académica de las mujeres, y lo cuelgo aquí también porque está haciendo falta abrir un debate en serio sobre el fracaso educativo en nuestro país.

    En cualquier caso el más grave problema educativo de nuestro país, con haberlos de muchos tipos, es el del fracaso y abandono escolar, pues ahí sí, se siegan de forma muy significativa las expectativas de chicas y chicos. En nuestro país además de alcanzar los niveles más altos de Europa, presenta una brecha en perjuicio de los varones que también es la mayor de Europa. Este gravísimo problema social y cultural sigue sin embargo sin acabar de aflorar como tema de preocupación y análisis de los expertos, circunstancia que en mi opinión viene derivada de una lógica social impuesta por el feminismo según la cual si la potencial discriminación no es femenina, no es discriminación. Lo cierto es que ese fracaso escolar corre paralelo a la progresiva feminización de los primeros niveles de la enseñanza y acaba estallando en la pubertad un momento particularmente difícil para los varones por ser el momento de la búsqueda de la individualidad y la ruptura con la dependencia de mamá. Sería interesante que alguien se atreviera a hincarle el diente a un problema de importantísimas consecuencias para quien lo padece pero también para el conjunto social.

    ResponderEliminar