Twittear

31 marzo, 2011

¡Viva la psicología!

Para saber por qué a este hombre no lo tildan de machista hay que leer el final

7 comentarios:

  1. Humberto12:21 p. m.

    Lo que me parece más intersante de la entrevista está en el último párrafo, de donde podemos sacar la siguiente conclusión: si quieres que tu libro sobre mujeres sea un superventas, sin que te acusen de machista, lo que debes hacer es dejar a los hombres mal parados y presentarlos como seres sin valor, sin fuerza, sin cojones. Está muy claro, lo llevamos viendo mucho tiempo en el cine, en la prensa, en las novelas... Pero en un libro de psicología ya clama al cielo. ¡Vaya mierda de psicólogo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:46 p. m.

    Leyendo el siguiente párrafo, uno se pregunta si este psicólogo será el que le redacta a Zapatero los discursos para el día de la mujer:

    "También debo decir que en la familia moderna el hombre está mucho más protegido que la mujer, y el resultado es un hombre más frágil y una mujer más potente. Esto tiene una repercusión clara en la dinámica de pareja."

    Tamisquerche

    ResponderEliminar
  3. Cuando uno habla de una categoría que lo comprende, hacerlo de ese modo supone un desdoblamiento un pelín esquizofrénico y en el fondo no deja de constituir una forma de autoodio. En mi opinión se trata de una especie en franca progresión que subidos al carro de lo políticamente correcto no dejan de ser un reflejo de la consideración de la condición masculina en determinados ámbitos de la cultura y la política.
    He de decir que cada día me dejan más perplejos estos varones que hablan de los otros hombres como gente sin valor, sin fuerza y sin cojones. Es un aspecto de la cultura sobre el que merece la pena reflexionar. La categoría hombre, y esto no deja de ser una paradoja de profundo significado si tenemos en cuenta que justamente sucede en sociedades con “dominación masculina”, es la única categoría social que sale gratis, mejor todavía rentable, estigmatizar o poner a caldo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:37 p. m.

    Un caso muy similar está representado por el escritor Eduardo Galeano, cuando dice que "Los hombres tienen miedo a la mujer sin miedo" (véase diario Público, 9 de septiembre de 2010). Por lo menos el italiano podría argumentar que, tratándose de un psicólogo, ha "investigado" el tema, pero yo todavía sigo esperando a que Eduardo Galeano argumente en base a qué datos saca esa conclusión. Lo que sí estoy seguro que conoce Galeano es que sus lectores son en su mayor parte del sexo femenino. Y que no hay nada mejor para vender libros que halagar a las posibles compradoras.

    ResponderEliminar
  5. Humberto10:44 a. m.

    Emilio, estoy muy de acuerdo con lo que comentas del autoodio masculino. Hace tiempo que pienso que el gran objetivo del hembrismo (y sus lacayos mediáticos y políticos) es inculcar a toda la sociedad dos grandes ideas, para que las aceptemos como dogmas. La primera sería la inferiordad (intelectual, emocional, biológica, social, moral…) masculina respecto a las mujeres; y la segunda es la culpabilidad universal del hombre. Son dos ideas falsas, y a menudo incompatibles, pero no importa. Su simplicidad y su velada omnipresencia en los medios de comunicación hacen que estén calando muy hondo. La aceptación de estos dogmas lleva forzosamnete a despreciar a los hombres y a todo lo masculino. Para los hombres que acepten el Doble Dogma, lamentablemente cada vez más, sólo queda un camino de redención: compensar a las mujeres por esa culpabilidad difusa, mostrar un patético arrepentimiento no se sabe muy bien de qué, renegar de su identidad masculina y en última instancia, "mejorar" feminizándose todo lo que puedan. Sólo así esperan conseguir que las mujeres les perdonen su pecado original: la masculinidad.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:29 p. m.

    ¿Y que es la masculinidad?

    PD.:D Me alegra Humberto que llames a las cosas por su nombre feminismo no es hembrismo.

    Kxll

    ResponderEliminar
  7. Humberto, me parece que has dado enel clavo

    ResponderEliminar