Twittear

08 marzo, 2011

Realidad y apariencias sociales

Tiene razón Mario Bunge cuando a propósito de las apariencias psicológicas  y sociales, nos recuerda que en el terreno social la relación noúmeno-fenómeno es mucho más compleja que en otros ámbitos por razón del llamado teorema de Thomas: no reaccionamos a los hechos sociales, sino al modo en que los “percibimos” (en realidad, al modo en que los imaginamos, concebimos y evaluamos), y así, es comprensible un párrafo como el siguiente: Dos de cada tres españoles creen que las mujeres tienen una vida más dura y difícil que los hombres (76 % ellas y 58% ellos) recogida aquí.

Aunque un párrafo como éste: “Pese a que dos de cada tres mujeres consideran frecuente la discriminación femenina, la mayoría de las encuestadas dice que no la ha sufrido nunca en el último año (65%, al que los responsables del trabajo suman el 17% que dice haberla padecido pocas veces)” nos ayude a entender mejor el de arriba. En realidad la mayor parte de la gente da por probado aquello que con más frecuencia se repite, y son décadas y décadas oyendo lo de la discriminación femenina como para que alguien en su sano juicio se atreva a ponerla en cuestión.  

De hecho hoy: día de la mujer trabajadora, en todos los medios se repite la falacia del menor sueldo de las mujeres sin que al parecer ni a los periodistas ni a los medios les importe mucho comprobar si  tal cosa se ajusta a la verdad, hecho que de producirse constituiría un completo fracaso de los sindicatos, las organizaciones de mujeres, la inspección de trabajo y, en general, de toda la sociedad por comprobar mes tras mes y año tras año, que en nuestro país se estaría produciendo un comportamiento contrario a nuestro ordenamiento jurídico, con total impunidad y,  lo que quizá es más llamativo y  acabe demostrando su falacia, contrario también  a las leyes del mercado laboral y de cualquier mercado en una sociedad capitalista.

Aunque comprobando la escasa munición que precisan algunos para mantener su sexismo y misandria quizá no sea necesario seguir insistiendo en la diferencia entre realidad social y apariencias sociales, ya que en cualquier medio español es posible encontrar “rigurosos análisis sociológicos” como los arriba mencionados pero un informe como el de la Comisión Farrell para constituir en la Casa Blanca un Consejo asesor sobre la situación de los varones, sigue inédito en los medios, a pesar de llevar ya un tiempo circulando por la red, y  todo el mundo prefiera hacer como que no sabe nada del asunto y ni lo ha visto.


P.S. En la entrada de Pelle Billing sobre la Comisión Farrell se ha realizado una corrección importante que os recomiendo leer a efectos de tener toda la información. 



18 comentarios:

  1. El fenómeno del "group thinking" (conformidad de las personas a lo que se percibe como socialmente aceptable) que describes ha justificado, incluso en estados democráticos, situaciones verdaderamente aberrantes. Con relación a las diferencias salariales, algo se ha mejorado en su explicación. De vez en cuando alguien siempre añade que "por el mismo trabajo las mujeres cobran menos", falacia que incluso al leer los informes de los sindicatos o el reciente de la comisión europea ya no aparece. En su informe, la comisión europea recomienda a las mujeres que la manera más eficaz de disminuir la brecha salarial es encaminarse a carreras que tradicionalmente no han contemplado y que ofrecen mejores salarios. Pero como señala el Informe Farrel, en un entorno como el actual en las economías occidentales, el hombre debería recibir exactamente el mismo tipo de recomendaciones, apoyos y ayudas (en el terreno de la formación, incluso más, dado el aberrante fracaso escolar entre los varones). La actual recesión ha sido bautizada no en vano en EE.UU como una "mencesion" y en España podemos decir lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Hablando de reacciones, me inquieta lo desapercibida que ha pasado la última frase del señor Zapatero, cuando, con ocasión del "día de la mujer", ha dicho aquello de: "ese instinto intolerable de superioridad y de dominio de los hombres hacia las mujeres"... Supongo que él, que también es varón, tendrá igualmente dicho "instinto" en sus genes... ¿O no?

    ResponderEliminar
  3. Tamisquerche, la pregunta que haces es de muy difícil contestación, al menos para mí, ya que aquellos varones que cuando hablan u oyen hablar a otros y otras de los hombres no se sienten concernidos, debían aclararnos a todos de qué madera están hechos que los hace tan diferentes de los demás, mucho más si como Zapatero hablan de un instinto que atribuye a los hombres pero haciéndonos suponer que él no lo tiene, sufre, padece o como quiera que sea.

    Desconozco si es que todavía no ha llegado a los silogismos de Aristóteles, o si ya está fuera de cualquier campo de la lógica, aunque teniendo en cuenta que el discurso lo comenzó de esta manera: "Queridas amigas, también queridos amigos, gracias a todas." quizá no hagan falta ninguna explicación a mayores.

    En cualquier caso su actitud en este acto no dista mucho de esa rol protector que viene acompañando al hombre desde siempre y que en algún momento nos habían dicho que mejor olvidarlo. Se trata del macho feminista, expresión que acabo de encontrar en un comentario en la última entrada de Pelle Billing.

    ResponderEliminar
  4. Si Zapatero ha dicho eso el Día de la Mujer Trabajadora, me imagino que se reserva munición para el Día del Padre, que en los últimos años se ha convertido en una fecha en la que los/as editorialistas de género aprovechan para dar estopa al patriarcado opresor del que todos los hombres actuales somos criminales herederos y que continuamos ejerciendo según la carga genética a la que alude ZP. El informe Farrell que hemos comentado estos días, sin embargo, es un canto a las cualidades positivas de la paternidad responsable; quizás por ello sea atacado por las ideólogas de género de EEUU. Para ellas sólo existe una paternidad, la opresora.

    ResponderEliminar
  5. Humberto10:05 a. m.

    A mí lo que más me ha molestado de las palabras de Zapatero es que dijo algo así como que el fin de la violencia de género depende de que los hombres cambiemos de actitud. No son las palabras textuales, aunque sí el concepto; lo que sí es textual es que mencionó a los hombres, no a los maltratadores, trampa habitual de quienes nos quieren meter a todos en el mismo saco.

    ¿Y qué pretende este señor que hagamos los hombres? ¿Que formemos patrullas ciudadanas para apalear a quienes nos digan las mujeres? ¿Que testifiquemos en falso en los juicios? ¿Que nos quememos a lo bonzo cuando nos asalten pensamientos políticamente incorrectos? Este tipo de acciones quizá le gusten a él, que se definió públicamente como feminista radical, pero las personas normales preferimos otras formas más sensatas de luchar contra esta lacra.

    Lo primero, evidentemente, cumplir las leyes y desechar la violencia en nuestras relaciones con las mujeres. Esto ya lo hacemos la inmensa mayoría de los hombres, aunque haya feministas radicales que, faltando a la verdad, traten de culparnos a todos de lo que hace una minoría.

    Y lo segundo, lo que hacen todos los ciudadanos en un país civilizado ante la delincuencia, porque el maltrato y el femicidio no es otra cosa que un asunto de delincuencia: delegar la solución de este problema en los profesionales correspondientes (policías, jueces, carceleros, criminólogos, políticos, etc., que tan caros nos cuestan). Porque son ellos los que en teoría saben hacerlo y tienen la competencia, la autoridad y los medios necesarios. Eso sí, esperamos que al menos, ya que no parecen capaces de resolver el problema, no castiguen a hombres inocentes ni nos traspasen la responsabilidad y la culpa a los que no participamos directamente en este asunto, ni como víctimas ni como verdugos: la inmensa mayoría de los hombres y las mujeres.

    ResponderEliminar
  6. Humberto12:53 p. m.

    No puedo resistirme a compartir con vosotros tres fríos datos estadísticos, que en este caso pueden darnos algo de "calorcito".

    Los dos primeros los ha publicado el C.I.S. en su último Barómetro, el de febrero. El número de personas que mencionan como un problema importante de España "la violencia contra la mujer" asciende a la astronómica cifra del 1,8%, es decir, una de cada 55 personas, mujeres incluidas. Peor parados salen "los problemas relacionados con la mujer", pues le preocupan al 0,1%, o sea, una de cada 1.000 personas. Impresionante.

    Por otro lado, en el Telediario de TVE, informaba Pepa Bueno de las manifestaciones del día 8 de marzo diciendo que miles de personas habían tomado las calles de nuestras principales ciudades, por ejemplo, en Madrid, unos 2.500 asistentes. ¡Qué miedo pasamos los madrileños, parecía la revuelta de Egipto! En serio, cualquier partido normalito del Rayo Vallecano convoca a mucha más gente. Por cierto, seguro que muchos miles de mujeres prefirieron ver el partido del Barça contra el Arsenal.

    Supongo que a las hembristas les deben escocer bastante estos datos, porque el mensaje es muy clarito: las mujeres de a pie pasan de ellas y sus gilipolleces olímpicamente. Pero seguro que alguna excusa inventarán antes de reconocer la realidad, como siempre.

    ResponderEliminar
  7. El problema de pensamiento feminista en estos momentos Humberto, no es ya, que como planteó Athini en muchos momentos se trate de un pensamiento no falsable, es que se trata de algo mucho más profundo, es un pensamiento carente de cualquier tipo de lógica y por eso mismo muy difícilmente abordable desde la racionalidad.

    Entiendo que desprecien la ciencia, porque al mismo tiempo desprecian la verdad y la racionalidad. Se trata de presupuestos ideológicos indemostrados e indemostrables, que se presentan como verdades apodícticas, no sujetas ni a prueba, ni tan siquiera a discusión.

    A pesar de ello, el feminismo y sus seguidoras viven muy tranquilas porque manejan los suficientes resortes de poder como para preocuparse por debatir o comprobar si aquello que dicen tiene fundamento real o se trata de mero interés corporativo.

    ResponderEliminar
  8. Vamos a poner algún ppunto sobre alguna i:
    El dato que da Humberto (1,8% de preocupados por la violencia contra la mujer)se refiere al porcentaje de los que colocan el problema entre los tres primeros por importancia. Por ejemplo solo el 5,6% coloca así al terrorismo y ETA, y no creo que al 94,6% de la población se la sude la ETA. De todas forma es muy significativo que, después de tantos años de intensa y constante campaña de adoctrinamiento cosechen tan míseros resultados. Ese 1,8% debe ser el nº de feminazis y feminazos profesionales que tenemos en el país (o menos, pues algunos/as serán los que se creen lo que dicen o que sufren el problema personalmente).

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:38 p. m.

    ¿Preocupa mucho a las feministas profesionales el que el activismo feminista sólo movilice a un número limitadísimo de personas? Sin duda ellas dirán que sí, incluso es posible que se hayan autoconvencido de que lo que dicen es lo que creen, pero hay buenas razones para pensar que en el fondo estén muy contestas de esta extrema limitación de su movimiento. En un país como España, la práctica totalidad de las feministas más activas se han profesionalizado, de una u otra forma, como tales: al mismo tiempo que se quejan de lo mucho que sufre "la mujer" en abstracto, ellas se han especializado en ser las que reciban los privilegios con los que "el hombre" tiene que compensar a "la mujer". Cuantas más vengan a reclamar estos privilegios, a menos tocarán. Cuantas más feministas profesionales existan, más competencia laboral existirá entre ellas.

    Por ello su discurso tiene que ser burdo en extremo: tienen que poder explicarlo todo como una lucha de "todos los hombres" contra "todas las mujeres", porque, por una parte, necesitan que "cualquier mujer" pueda ser la cobradora de los supuestos débitos que "cualquier hombre" tiene con "todas las mujeres", y, por otra parte, están muy interesadas en que sean muy pocas las que tengan la desfachatez de erigirse en tales "cobradoras".

    Basta con usar el sentido común para ser conscientes de que hay una razón biológica que inevitablemente ralentiza la carrera profesional de una mujer (sobre todo si se trata de una carrera profesional especialmente exigente): el hecho de que la mujer, y sólo la mujer, puede gestar y amamantar. Lo curioso es que el feminismo oficial se ha dedicado a negar o reducir al mínimo estos costes biológicos, y para ello ha tenido que exagerar, o, sencillamente inventar, las motivaciones ideológicas (es el machismo, según parece, el que hace costosa la maternidad, y no el hecho inevitable de que haya que llevar nueve meses en la barriga al niño, ni el que sea conveniente amamantarlo durante el primer año, etc.). Como la gran mayoría de las feministas profesionales o no han sido madres o lo han sido en unas condiciones muy especiales, es lógico que no estén interesadas en medidas sociales que enfoquen con realismo los costes de la maternidad (y de la paternidad): una "discriminación positiva" que compensara a las madres y no a "las mujeres" no beneficiaría a la mayor parte de las feministas profesionales.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  10. Arturo, en cualquier caso esa encuesta de CIS y ese 1,8% será interpretado así por alguno de los portavoces del feminismo profesional: “Estas cifras demuestran que los ciudadanos y ciudadanas de este país no están suficientemente sensibilizados y sensibilizadas con el tradicional dominio masculino que mantiene a las mujeres, por ejemplo, ganando un X% menos que los hombres por el mismo trabajo”. Como resultado de esa mentira repetida las veces que haga falta, la industria del feminismo reclamará todavía más ayudas y más cuota de representatividad en los consejos de grandes empresas.
    Estoy leyendo con atención el informe Farrell que mencionó Emilio el otro día. Os dejo con otra estadística, referente a EE.UU, pero que creo que sería aplicable también España (no se si se han hecho recientemente estudios de este tipo en nuestro Ministerio de Sanidad): de entre las 10 causas de muerte principales en EEUU, los hombres lideran nueve de ellas. En el cáncer, sobre el que tantas campañas de lazos rosa se hacen, también. Pero estadísticas como la del CIS servirán para que en vez de asignar recursos en la mejora de la salud de los hombres, en paliar su mayor fracaso escolar o las exorbitantes cifras de accidentes laborales, se utilicen en cursos de sensibilización de género y demás herramientas de engaño que como señala Athini tanto benefician a las profesionales del feminismo.

    ResponderEliminar
  11. Humberto9:46 a. m.

    Cuando decía que el dato del 1,8% de preocupación por la violencia a las mujeres nos podía dar algo de "calorcito", no se me ocurrió la interpretación tan acertada que da Plutarco, que teme que la usen a su favor. De hecho, ahora recuerdo a la simpar Aído indignarse con datos similares y exigiendo redoblar esfuerzos para que "su verdad" se difunda con mayor intensidad, porque las mujeres todavía no se han enterado de cuánto sufren (no es que sean tontas, es que el patriarcado las hipnotiza).
    Sin embargo, seguro que estos datos tienen un aspecto positivo. Pienso que el lobby hembrista no puede ejercer el poder por sí mismo, sino que parasita instituciones que sí lo tienen (ya hemos hablado de su capacidad de influir desde la oscuridad, sin dar la cara). Quiero decir que de alguna manera necesitan convencer a las instituciones con poder político o mediático, de que ellas ofrecen algo valioso, para que esas instituciones se dejen influir. Lo que ellas ofrecen es su marchamo de representantes de las mujeres, lo que reportaría votos o audiencias a mansalva a quienes se hagan eco de sus dogmas; supongo que así han engañado a Zapatero. Pero si los datos rigurosos sobre su dudosa representatividad de las mujeres, y su escasa influencia sobre ellas, van apareciendo con claridad y de forma persistente, inevitablemente esas instituciones que les ceden poder terminarán sospechando que el "acuerdo" es realmente una estafa. Por muy tonto que sea un dirigente, alguien a su alrededor se dará cuenta ¿no?. Ojalá existiera algún estudio que nos aclarara qué réditos electorales ha sacado a Zapatero, en forma de voto femenino, de su feminismo radical, y cuántos masculinos ha perdido a cambio, por vulnerar dos principios democráticos tan básicos como la presunción de inocencia y la igualdad de todos ante la ley.
    También es cierto, por el lado negativo, que la influencia del lobby en ministerios, consejerías, ayuntamientos, redacciones, etc., les da una oportunidad magnífica de ir moldeando la opinión pública a su favor, pero no parece que ese proceso de adoctrinamiento esté arrojando resultados muy brillantes a su favor, por el momento.

    ResponderEliminar
  12. No quisiera ser aguafiestas pero hay que recordar que el feminismo no ha sido capaz de crear un partido político con tirón y mirar lo que ha pasado: que la pelea por bien quien lo es más está servida, como tampoco un sindicato, e incluso prefieren un hueco en la Administración a cualquier organización privada.

    El feminismo podrá presumir de muchas cosas pero la financiación de sus actividades siempre se hizo desde lo público, sean estudios de género en la Universidad, o la Administración paralela con la que cuentan desde las más altas instancias del Gobierno hasta la más humilde de los ayuntamientos. Y ahora mismo no es ya que hasta la Agencia tributaria realice un estudio sobre retribuciones a su medida, es que hay ámbitos de la realidad como por ejemplo el empleo público en los últimos años, o tantos datos sobre salud, bienestar, renta disponible, empleo del tiempo etc. que demostrarían que lo de la “dominación masculina” no es más que una broma de mal gusto, que sencillamente no existen porque los organismos encargados sólo realizan estudios de género.

    Conviene recordar que si no fuese por PISA a estas alturas el dato del fracaso escolar masculino estaría todavía más oscurecido, como lo están los recursos dedicados a los cánceres de los que habla Plutarco.

    ResponderEliminar
  13. Humberto: Yo he conocido a muchos hombres (y mujeres) de izquierdas de todos los grados desde el psoe hasta radicales más o menos extremistas que, en público hablan en téminos feminísticamente correctos, pero en privado, en estado de "in cervecita véritas" empiezan a largar... que hasta se pasan y se vuelven zafios y "machistas". Estoy convencido de que el balance entre beneficios y costes que tiene para las organizaciones el apoyar la causa feminazi es negativa y si se mantiene es por inercia,inseguridad y miedo al cambio y por efecto del poder que ya tiene acumulado el colectivo feminista. Creo que si surgiera un partido similar al psoe en todo o casi todo excepto en lo concerniente a las políticas de "desigualdad degenerada", le haría mucho daño y provocaría una seria crisis con el sector feminazi que, o lo avandonan o profundizarían la crisis a largo plazo.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que yo también participo del pesimismo de Emilio, aunque creo que de manera un poco más moderada. Es cierto que la ideología de género se ha enquistado en el Sistema como un parásito más. Pero las políticas que están llevando a cabo y las leyes que están promoviendo son tan alejadas de la realidad, que poco a poco las tornas irán cambiando. En España llevamos poco tiempo expuestos a las leyes discriminatorias del feminismo profesional, pero en otros países que las padecieron con anterioridad el movimiento masculinista está creciendo en fuerza, a base de razón y datos. Os contaré una anécdota personal. Una amiga de mi edad, doctora, de un nivel cultural y económico elevado, con un hijo y una hija, feminista aunque no doctrinaria, me comentó que uno de los pisos que tiene para sus hijos lo cederá en régimen de alquiler a su hijo si se casa. Dentro de su militancia feminista es consciente de los abusos de las leyes promovidas en España por el lobby de género. Curiosamente, hace unos días, en uno de esos programas de casquería que tanto gustan a algunas mujeres sacaron a una mujer a la que su suegra había desahuciado de la casa tras la separación de su hijo. Por supuesto, el reportaje sacaba a la mujer declarando ante las cámaras con dos niños en brazos, sin dar más explicaciones de por qué se había llegado a esa situación. La mujer iba bien vestida y maquillada y se expresaba eligiendo cuidadosamente las palabras para resaltar su victimismo. La suegra, que había cedido el piso en régimen de alquiler a su hijo, era presentada como una desalmada. Ni ella ni su hijo aparecieron en el reportaje. En este caso, no hubo reparos para fomentar el ancestral estereotipo de la suegra malvada. Se preguntaba a la gente de la calle que qué les parecía esa situación, sin profundizar en el por qué. En alguna parte del reportaje si se deslizó brevemente que había habido problemas con la custodia compartida de los niños.
    Creo que los excesos del feminismo profesional se verán frenados cuando las madres, las hermanas o las segundas esposas vean los efectos de las leyes de género en la salud, educación, y entorno familiar de sus hijos, hermanos o nuevas parejas. Y eso ya está sucediendo también en España. De ahí mi pesimismo ligeramente moderado. Por otra parte, leo en el blog de Pelle Billing que ha sido invitado a escribir artículos en varios periódicos suecos en los que espera influir en un replanteamiento de las políticas de género. Considera que eso es especialmente importante en un país, que junto con Noruega, ha sido especialmente misándrico en sus políticas de “igualdad”.

    ResponderEliminar
  15. Arturo, el enquistamiento de la ideología de género en los partidos no es patrimonio del PSOE. Creo que en este sentido, nada cambiará si el PP gobierna. Te recuerdo que las leyes de discriminación hacia los varones fueron aprobadas por todos los partidos, eso sí, quizás algunos presos del miedo al que dirán y sofocados por todo el ruido mediático que suele preceder la aprobación de esas leyes.

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón, Plutarco, aunque creo que las izquierdas están más y más gravemente afectadas por el virus feminista y, sobre todo, por la variante feminazi. Está, odríamos decir, en su línea de flotación

    ResponderEliminar
  17. Anónimo7:55 p. m.

    Siento llegar tan tarde, pero quisiera preguntaros, ¿sabéis en que ha quedado la cuestión de la discriminación positiva pero a favor del hombre para acceder a la Universidad en Suecia?
    Aquella que se quiso qitar hace cosa de un año mas o menos, cuando descubrieron que estaba perjudicando el acceso de las mujeres, no he vuelto aoir nada al respecto, estoy intrigado y seguro que alguien lo sabe......., gracias.
    http://www.libertaddigital.com/sociedad/suecia-admite-el-fracaso-de-la-discriminacion-positiva-1276381984/
    Luis

    ResponderEliminar
  18. Luis, yo no tengo ni idea, pero si no te contesta nadie aquí, puedes entrar en la bitácora de Pelle Billing que al ser suecos me supongo conocerán bien el tema.

    ResponderEliminar