Twittear

28 julio, 2007

Sobre la igualdad

Algún día habrá que escribir un libro con ese título, que podría llevar como subtitulo “O de cómo en nombre de la igualdad se consagran todo tipo de diferencias” incluso matizar esto último aclarando que “más que, de todo tipo de diferencias, habría que hablar de las diferencias que establece la perspectiva de género”.

Podría tratar quizá aquello de que las compañías de seguros no pueden establecer primas diferentes, según el sexo, en los seguros de atención médica, porque atentaría contra la igualdad (la maternidad las encarecería) pero si en los de vida (los hombres tienen una esperanza de vida muy inferior a la de las mujeres) donde por lo visto no atentaría. Claro está que en un caso a quien no se discrimina es a la mujer, pero en el otro a quien se discrimina es al hombre, hasta el punto de que su seguro de vida de un hombre puede ser el doble de costoso que el de una mujer y en muchos casos de más del doble.

Podría dedicar un extenso capítulo a aquello de la perfecta intercambiabilidad de los sexos a la hora de establecer la paridad en las listas electorales, los consejos de administración de las empresas, los tribunales de baremación para cubrir determinados puestos de trabajo, pero no a la hora del servicio militar obligatorio, la obligación de ir a la guerra o sencillamente trabajar en la construcción.

Extenderse sobre el hecho de que se puede exigir por ley el reparto del trabajo dentro de casa, pero no fuera, incluso olvidarse de que se podría establecer algún tipo de compensación entre uno y otro. Establecer, que las organizaciones feministas tienen derecho a formar parte de los consejos de redacción de los medios públicos de comunicación para vigilar que no ofrezcan una imagen estereotipada de los sexos, al tiempo que, en esos mismo medios, la publicidad promueve constantemente la imagen de que si alguien se duerme en el cumpleaños del niño es él, si alguien ronca con grave prejuicio para la salud de ella ya sabemos quien es, o si alguien comete la irresponsabilidad de no hacer caso de su hijo de escasos años y arroja el bosque una botella que terminará provocando un incendio devastador…… (dejo para vosotros que adivinéis de quién se trata). Ellas, sin embargo, lo valen.

Que en tiempo de paridad la custodia de los hijos se de a las madres y se niegue a los padres como si fuera ley de la naturaleza, o que, en caso de separación, quien deba abandonar el domicilio conyugal sea él. Que por sistema, en los juzgados la presunción de inocencia y credibilidad se le aplique a ella, sin embargo la de culpabilidad sea la que predomina para él.

En fin, podría tratar, como veis de una compleja y tupida red de desigualdades, en el reino de la igualdad, pero como son tantas y tan variadas dejaré algunas para otro día.

6 comentarios:

  1. Gracias Emilio, me alegro de que actualices tu blog. Con los medios de comunicación tradicionales secuestrados por lo políticamente correcto la única forma de exponer estas ideas es mediante internet, y no conozco muchos bloggers que lo hagan mejor que tú, mucho menos en Español.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:59 p. m.

    *(Fran) No hay igualdad, nunca ha existido y dudo mucho que algún día pueda existir. Ajguna vez se oyen voces aduciendo que con las mujeres en el poder, el mundo iría mejor, pero yo lo dudo muchísimo. El mundo con mujeres en el poder iría seguramente de un modo ligeramente distinto a como va el actual, pero ni mejor, ni peor, sólo diferente incluso me atrevería a asegurar que en determinados aspectos podría incluso ir peor. No son ni mejores ni peores seres que los hombres por el hecho de que sus genitales sean distintos, para mi que todo se reduce a una cuestión de oportunidad histórica.

    De todas formas es evidente hoy quizás más que nunca que la mujer no necesita acceder a las cotas más altas del poder social y económico para que una sociedad discrimine a sus varones. Por ejemplo:

    Que los seguros de automóvil y moto sean más caros dependiendo del sexo de las personas, es una discriminación flagrante que casi nadie está dispuesto a reconocer en la sociedad de lo políticamente correcto. lo mismo ocurre con los seguros de vida, muchísimo más caros para los hombres que para las mujeres.

    Pero hay más ejemplos, incluso en la web se pueden encontrar servicios y páginas de contactos que como Meetic o Match.com discriminan a las personas en función de su sexo y cobran sólo a los hombres, por el mismo servicio que las mujeres pueden disfrutar gratuitamente.

    En la vida real se puden encontrar más casos de discriminación social en forma de precios más elevados para los hombres por los mismos servicios que disfrutan ellas, discriminación que en el caso de los hombres es aceptada sumisamente por toda la sociedad y contrasta con la respuesta beligerante que recibirían tales prácticas si en su uso resultara perjudicada la mujer. Tal es la doble moral y la hipocresía de los políticos en las sociedades occidentales.

    Se puede llegar a la conclusión de que el hombre de salario medio, necesitára gastar más dinero para alcanzar y disfrutar del mismo nivel de vida que la mujer de salario medio. Sin embargo, se denuncia la falacia y se hace demagogia con la supuesta discriminación salarial de las mujeres en la sociedad y no se denuncia con el mismo énfasis la mayor carestía de vida que han de soportar los hombres, los cuales quedan muchas veces excluídos de recibir atenciones y privilegios en las campañas de promoción que muchas empresas adoptan para atraer clientela e intentar maximizar así beneficios. El Gobierno parece no considerar dichas campañas como sexistas y discriminadoras. Habría que ver cuál sería la lectura del mismo Gobierno si la misma discriminación ocurriera a la inversa y la sufriera la mujer. (más doble vara de medir dependiendo del sexo).

    "La obra maestra de la injusticia es hacer que algo parezca justo sin serlo." Platón

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:00 p. m.

    *(Fran) Ejemplos de discriminación contra los hombres en el mundo y en nuestra sociedad, se pueden encontrar a montones, por ejemplo:

    Esta mañana he leído la noticia que pone los pelos de punta: "De enero a junio de este año son ya casi 600 las personas fallecidas en sus puestos de trabajo". A este ritmo se superarán con creces los 1000 fallecidos del año pasado. Por supuesto a este tipo de dramas sociales muy pocas veces se les da un enfoque de género y siempre se habla de "personas fallecidas", nunca se hace mención a que una abrumadora mayoría de ellas son de sexo masculino. Cuando la problemática de la que se trata en cualquier medio de comunicación afecta más a la mujer, inmediatamente aplican la perspectiva de género y se subraya el dato de que "afecta mayoritariamente" a las mujeres, como forma de encontrar soluciones específicas para este género. Pero cuando la problemática se ceba en el sexo masculino, las cifras tienden a relativizarse, diluyendo la importancia de las mismas en el contexto de la población en general, refiriéndose a las víctimas sólo como personas (sin identificación sexual) y pasando deliberadamente por alto, que determinadas problemáticas sociales nos afectan más directamente a nosotros que a ellas.

    El problema de las muertes en el trabajo no es exclusivo de España obviamente, pues su ámbito es universal. Sin ir más lejos, en China está ocurriendo todos los días, unos dramas que alcanzan las dimensión de "muertes en masa" de hombres, en el siguiente caso, por accidente laboral también:

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/172/mineros/quedan/atrapados/China/elpepuint/20070818elpepuint_4/Tes

    En EEUU, otro grupo de mineros han quedado sepultados esta semana. Aunque la situación de los hombres en EEUU pueda parecer radicalmente distinta de la que sufren los hombres en China. Lo cierto es que los problemas que afronta la condición masculina en todas las partes del globo, son las mismas o muy parecidas y tienen muchas veces como consecuencias más debastadoras, la muerte violenta y prematura.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:07 p. m.

    *(Fran) Es triste, muy triste, lo que está ocurriendo todos los días en nuestra sociedad. Sólo el año pasado casi 600 hombres se suicidaron en España, muchos de ellos sumidos en procesos de separación y divorcio. El indice de suicidios de varones tras la separación en España es del orden de entre 8 y 9 veces superior al de las mujeres sumidas en procesos de separación y es que señores, en contra de lo que nuestros políticos y medios de comunicación pretenden que creamos, un hombre desesperado opta antes por quitarse su vida que no la de su familia, la de su exmujer o la de sus hijos.... sólo una minoría de varones optan por asesinar antes a su pareja, la violencia (mal llamada) de género que tanto preocupa a los políticos.

    Acabo de leer la triste noticia de un nuevo caso de suicidio de un padre desesperado y aislado por la sociedad. Seguro que su caso será silenciado una vez más y "enterrado", diluído entre las mayores cifras de suicidios de todo tipo, de la sociedad en general. Si hubiera sido mujer, su caso sería estudiado desde la perspective de género para comprender los mecanismos que le han llevado a quitarse la vida y aprender para poder en el futuro ayudar a otras mujeres en su misma o parecida situación, pero como es un hombre, no se le aplica el mismo criterio, no se le presta atención a su caso concreto y se pasa página, hasta el siguiente caso.

    Esta es la carta de un compañero de Santi... el hombre fallecido:


    "Compañeros, esta tarde he recibido la triste noticia del suicidio de un compañero en la madrugada del Martes para el Miércoles. Este compañero me había venido a visitar hace dos semanas junto a su sobrina.
    Estuve toda la tarde con él, me contó que había sido denunciado por su ex por amenaza de muerte, le esposaron, en comisaría le hicieron lo que se hace en estos casos, fotografías, huellas, quitar cordones pulseras anillos, cinturón, etc., etc. Imaginaros lo que es eso para un Padre prejubilado, sin antecedentes, y no haber vivido nunca una situación igual.
    Estando el calabozo, le dieron la sentencia de un juicio en el que el ni siquiera estuvo presente, 6 meses de prisión, que no cumplió por no tener antecedentes, 3 años de alejamiento, y en la calle porque para más infortunios, su única familia en Gijón, es una sobrina que vive a unos portales y en la misma calle de donde vivía el con su ex.
    La primera noche la pasó en casa de su sobrina, pero enseguida alguien se enteró y le vinieron a echar por incumplir la orden de alejamiento. Estuvimos toda la tarde buscando una pensión que se arreglara a sus ingresos económicos, hasta para eso tuvo mala suerte, en Gijón durante el mes de Agosto todo está por las nubes. Movilicé a varios miembros de la Asociación para encontrarle algo, pero no hubo manera. Al final me enteré que se metió en una pensión pagando lo que no tenía, el pobre.
    Bien como os digo, esta tarde su sobrina me ha llamado comentándome que en el Parque del Lauredal en Gijón, decidió quitarse la vida ahorcándose. Santi, que así le gustaba que le llamasen, tenía 53 años, una hija y las horas que estuve con él, puedo decir que un corazón que no le cabía en el pecho, son de esas personas que en poco tiempo le coges cariño, por su franqueza, por su bondad y por su insistencia de no querer molestar a nadie.
    Quizás es tarde ó queda mal decirlo ahora, pero con la gente que hable para entre todos buscarle algún sitio donde vivir, ya comenté que me parecía una persona, entrañable, adorable, no sé me marcó la tarde que estuvimos en mí casa hablando y luego tomando un café juntos.
    Quería hacerse socio, me pidió todos los datos e incluso me quiso pagar a mí los 15 euros, pero le vi tan mal que le dije, Santi ya lo harás cuando puedas, guarda ese dinero para un bocadillo, que a buen seguro lo necesitarás, su sobrina estaba como testigo.
    Mañana lo leeréis en los periódicos y seguro que se limitarán al suicidio, pero este hombre ha sido otro caso más de la mal gestionada Ley de Violencia Familiar, pero claro era un hombre y eso no vende. Santi, desde aquí queremos rendirte un pequeño homenaje y a buen seguro, todo el mundo que lea esto, aun así no conociéndote, te echarán de menos. Por lo pronto me encargaré de formular un escrito, y publicarlo en la página, es lo menos que podemos hacer.

    Santi, allá donde estés, descansa en paz, y creo que todos, pero yo personalmente te recordaré siempre. Luisma. Apfs Delegación Gijó n"


    Mi más sentido pésame por la muerte de Santi.Fran.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:17 p. m.

    La violencia en la pareja
    Antes de nada, mi más cordial enhorabuena a ABC por publicar, el pasado día 15 de julio, el artículo «El hombre es culpable por el hecho de serlo», dado el ambiente que nos impregna y que, si nadie lo remedia, nos lleva hacia un matriarcado en el que los hombres no vamos a saber dónde meternos.

    Después de la mascarada parlamentaria donde por unanimidad se aprobó una ley sobre la Violencia de Género, por su anticonstitucionalidad, a los hombres que nos dedicamos al Derecho nos dan ganas de pedir plaza para emigrar al planeta Marte.

    ¿No sería conveniente que después de haber comprobado el fracaso de esta ley pusieramos fin a tanto favoritismo?

    A mí me da verdadera repugnancia cada vez que, por razones profesionales, paso por delante de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de la Plaza de Castilla. La maldad y la bondad no son patrimonio de nadie, su diferencia radica en la forma de exteriorizarlas, dependiendo si es hombre o mujer quien las protagoniza.

    Estoy perdiendo el tiempo lastimosamente al tratar que el señor ministro conteste a mis cartas. El motivo para escribirle radica en que el pasado día 4 de junio apareció en televisión invitando a las mujeres a que denuncien cuando sean maltratadas. Yo le escribí diciéndole que como ciudadano español y hombre esta aparición me ha producido una profunda consternación. Por ello, mucho le agradecería que tuviera la amabilidad de contestar a las preguntas que a continuación le indico: ¿ No considera que se hace necesario repetir su intervención en la televisión indicando que los hombres que se consideren maltratados por su pareja, lo denuncien lo antes posible con objeto de evitar males mayores? ¿Considera que la maldad y la bondad no son patrimonio de nadie y se diferencian en la forma de exteriorizarlas, dependiendo de si es hombre o mujer, quienes las protagonizan? ¿Considera que todas las leyes que benefician a la mujer han venido a empeorar la situación y deben ser abolidas como yo vengo sosteniendo desde hace tiempo y, ahora, el Defensor del Pueblo dice ser de la misma opinión a juzgar por sus declaraciones realizadas a la prensa el pasado día 30 de mayo? ¿Considera que todas las leyes e instituciones que favorecen a la mujer, especialmente la de Violencia de Género, deben ser derogadas por ser anticonstitucionales? ¿Considera necesario que cuando un hombre denuncie a su pareja por considerarse maltratado por ella, ante la Policía o ante los tribunales, su denuncia debe ser acogida en idéntica forma que cuando lo hace una mujer? ¿Considera que la democracia española es «irregular» al estar el Poder Judicial incrustado en el Poder Ejecutivo, a través de su Ministerio, rompiendo el concepto de separación de poderes, y no ser independiente?

    R. de Olagüe, abogado del Tribunal de La Haya para los Asuntos de la Antigua Yugoslavia

    http://www.abc.es/20070820/opinion-cartas-director/violencia-pareja_200708200245.html

    "La obra maestra de la injusticia es hacer que algo parezca justo sin serlo." Platón

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:20 p. m.

    Hola queria comentar lo de la discriminación de Meetic. No se trata solo de discriminación a razón de sexo (el tema de pagar o no) también hay otro tipo de discriminación, la discriminación por ser ciego. Me parece increible que por ser ciega una persona no la puedan aceptar. Esto lo digo porque un amigo mio lo registrarón ahi porque él quería conocer gente, e imediatamente después de comunicar que era ciego le mandarón un correo electrónico informando de que las condiciones de la página no aceptaban personas con alguna discapacidad. Eso es una discriminación, me parece indignante que a estas alturas sucedan cosas tales como estas. Que pasa que por el echo de ser ciego no tiene el mismo derecho que cualquier otra persona??? Es indignante, la sociedad es repugnante.

    ResponderEliminar