Twittear

04 febrero, 2008

Pan para hoy y hambre para mañana

La administración andaluza incapaz de garantizar, después de veintitantos años de Gobierno, una enseñanza igualitaria y de calidad para sus ciudadanos, parece olvidar que esa debiera ser una, sino la primera, responsabilidad y, en su lugar, creen más interesante hacer todo tipo de promesas y “regalos”: que si vivienda garantizada por el Estado, conexión a Internet para todos, premio a los profesores que más aprueban y premio a los alumnos que acaben el bachillerato. En la eterna discusión de si caridad o justicia, estaba convencido de que habíamos concluido que justicia, pero al parecer la socialdemocracia española y andaluza no lo entienden así y en su lugar prefieren una administración de favores antes que una de justicia. Eso por no entrar en el detalle de que si se establece un premio para los alumnos que acaban el bachillerato posiblemente lo que se esté provocando es todavía una mayor desigualdad, dado el nivel de fracaso y abandono escolar, particularmente de los varones. Qué interesante sería diseñar una política que: primero, diagnosticara el por qué de tanto abandono y fracaso y segundo, estableciese las medidas para corregirlo. Hay ejemplos en países de nuestro entorno como por ejemplo el Reino Unido. Medidas que seguramente no consistieran en algo tan fácil y seguramente tan injusto, a pesar de su aparente buena intención, como las propuestas.

Los ciudadanos lo que queremos es que el Estado nos garantice, con el dinero que aportamos, un buen terreno de juego y unas reglas justas e iguales para todos y todas. No queremos que lo que nos fijen sea el techo al que podemos aspirar. Queremos poner conectarnos a Internet con el nivel de calidad y al precio que circula por Europa, pero más todavía, queremos que la informática entre en la escuela porque la administración hace un esfuerzo serio de formación de profesores y de dotación de los centros, como queremos acceso a la vivienda a unos precios asumibles. Lo otro, los cantos de sirena en forma de regalos los rechazamos porque sabemos que no es el camino de la libertad sino de la dependencia, porque queremos ser ciudadanos con derechos, ciudadanos formados y con las opciones personales a las que se puede aspirar en un país como el nuestro, y no reos de ninguna administración empeñada en sobreprotegernos, cuando no en decidir por nosotros y, cuando además, estamos hartos de ver que las políticas practicadas hasta el momento lo que nos dieron fue educación de pésima calidad, conexión a Internet cara y lenta, viviendas sobrevaloradas, etc. etc. En fin no queremos pan para hoy y hambre para mañana, no queremos que nos regalen el pez sino que nos lo enseñen a pescar, como no queremos que se juegue con nuestro dinero de forma arbitraria e irresponsable. Todo lo demás lo queremos poner de nuestra cosecha.

1 comentario:

  1. Anónimo1:07 a. m.

    Te recomiendo una novela de Robert A. Heinlein llamada "La luna es una cruel amante"

    Esa novela hizo popular la expresión "No existe el almuerzo gratis" también conocida simplemente como TANSTAAFL, las siglas de la expresión en ingĺes There ain't no such thing as a free lunch.

    Lo que quiere decir es que si un restaurante te ofreciese un almuerzo gratis, que no te quepa la menor duda de que el precio del almuerzo lo estará cobrando de alguna otra forma, ya sea con otras consumiciones más caras, o por cualquier otro método.

    Si alguien decide votar a Chaves por la oferta de internet, seguramente no habrá leido esta novela.

    ResponderEliminar