Twittear

05 mayo, 2008

El debate que no llega

Escribo con desgana. Estos días alejado de la bitácora me han permitido reflexionar con algo más de distancia y hacerme ver que, quizá no es el momento para afrontar el asunto de la igualdad. Al menos, del modo que me gustaría. Ni se abre un proceso de debate con nadie que sostenga las tesis “oficiales”, ni tan siquiera entre los pocos que aquí somos hemos sabido juntar nuestros esfuerzos. Creo además que en torno a este asunto reina un miedo que mantiene agarrotadas las mentes y los corazones y ya nadie es capaz de mostrar abiertamente ni lo que piensa ni lo que siente.

Para la inmensa mayoría de la gente, incluidos buen número de “pensadores” el siglo en el que entramos será el siglo de la mujer, sin entrar a considerar absolutamente nada, ni tan siquiera la necesidad de responder a si, por eso mismo, no se estará traicionando el anhelo de igualdad, porque eso al menos era lo que a todos se nos vendió durante décadas y, en según qué momentos, se nos sigue vendiendo. Es también lo que proclama el presidente Zapatero como objetivo de sus políticas. En cualquier caso creo que la finura de análisis no es lo que está caracterizando los pronunciamientos sobre este tema, al menos, por el lado masculino.

Para que el hombre se pronuncie más allá de ciertas generalidades es necesario sentirse tocado directamente por el asunto. Entonces sí parece posible un pronunciamiento. Mientras tanto es como si fuésemos incapaces de reaccionar. Es el caso, por ejemplo de Isaac Rosas en esta entrada de Público http://blogs.publico.es/dominiopublico/485/el-maltrato-y-la-teoria-del-entorno/#comment-13880

En fin que he vuelto de este pequeño puente un poco más desalentado sobre este asunto y no tanto porque crea que nos asisten menos razones, sino por la dificultades de vencer tantas resistencias por parte de casi todos y todas para atreverse a un debate sincero y abierto sobre un tema que lo está demandando.

7 comentarios:

  1. Te entiendo, Emilio, y comparto tu frustración. Por ejemplo, cuando después de demostrar una y otra vez las falsedades que se dicen sobre las diferencias de salarios, sin embargo ves que se siguen repitiendo en la prensa sin ningún rubor, y por el mismísimo presidente del gobierno en la presentación de sus ministras, como si nada, es normal que te preguntes ¿qué está pasando aquí? ¿Acaso sirve de algo lo que yo diga?

    Como en la novela 1984, parece que la realidad es la que nos llega por los medios, no la que nos dice nuestra razón, no la que nos confirman las personas a las que exponemos nuestros argumentos y se paran un par de minutos a pensar sobre ello.

    Lamentablemente no tengo una solución que darte. No es fácil convencer mediante la razón a alguien cuyas opiniones están basadas en los sentimientos, como las feministas, o a alguien cuyas opiniones en realidad responden a intereses económicos, como sospecho que es el caso de los medios de comunicación.

    Lo único que puedo hacer es darte ánimo, e intentar colaborar en lo que pueda en tu bitácora. Como ya hemos hablado en alguna ocasión, internet es una herramienta muy valiosa en esta situación en la que parece que nuestras opiniones son ignoradas en los medios tradicionales

    Lo dicho, ¡ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:50 p. m.

    Pequeño ejercicio. Compárese la atención prestada por los medios al caso del padre que secuestró y violó a su hija (el malo es hombre), con la que le van a prestar al caso de la madre que asesinaba a sus hijos y los metía en el congelador (la mala es mujer). Compárese también las valoraciones que se hagan al respecto: podemos apostar a que ella será unánimemente considerada "una pobre enferma (necesitada de ayuda)", en tanto que él ya ha sido calificado universalmente como "un monstruo que debe pagar por sus crímenes".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:21 p. m.

    La cómplice del monstruo
    EDURNE URIARTE (ABC 6-mayo-2008)

    Las mujeres tendremos que decidir algún día si queremos de verdad la igualdad en todos los ámbitos. También en la responsabilidad y en la culpabilidad. Lo digo por la mujer del monstruo de Amstetten, investida con la inocencia de una víctima por razones que no alcanzo a comprender más allá de su condición de una pobre mujer sometida a la tiranía del monstruo-hombre.

    Suponer que la mujer de Fritzl desconocía completamente las barbaridades cometidas por su pareja delante de sus propias narices durante cincuenta años es como creer que Farruquito no vio al hombre que atropelló y abandonó sobre la calzada. A Farruquito lo sometimos a un duro juicio social. Y no tanto por el atropello sino por su huida de la responsabilidad y de la culpabilidad.

    A esta mujer que jamás movió un dedo para salvar a sus hijos, que vive en un país libre con policías y servicios sociales que podían haber protegido a esos pobres niños, a esta mujer de quien sabemos que tiene sus facultades mentales en perfecto estado, a esta mujer le hemos aplicado la eximente… de mujer. La eximente que no hubiéramos consentido para un hombre, para un amigo, para un hermano, para un primo. Para nadie que hubiera convivido con las atrocidades de la bestia.
    Y lo de esta cómplice impasible y pasiva no es un hecho aislado. Es un ingrediente habitual en muchos casos de abusos sexuales en el hogar que es el lugar donde se producen una buena parte de ellos. Sin mazmorras y sin cámaras de gas como en Amstetten. Pero bajo la mirada de muchas mujeres como la compañera de Fritzl que se niegan a ser responsables. Autónomas, decentes, ni para salvar a sus hijos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:48 p. m.

    No puede haber debate social cuando una de las posiciones recibe todo tipo de subvenciones, económicas y mediáticas, y la otra puede incluso ser perseguida legalmente. Repetir los más absurdos tópicos feministas en España es enórmemente rentable: sin ningún esfuerzo mental es posible recibir un premio u otro:

    http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008030700_11_164874__LUCES-DE-MALAGA-Santos-Guerra-logra-Premio-Nacional-Carmen-Burgos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:30 p. m.

    Un artículo interesante:

    http://paraserfeliz.blogcindario.com/2006/10/00031-violencia-mas-alla-del-genero.html

    ResponderEliminar
  6. Practicamente uno de cada dos chicos no acaban la formación mínima. Lamentable.

    http://www.20minutos.es/noticia/378727/0/formacion/nivel/bajo/

    ResponderEliminar
  7. Y supongo que ya habrás visto la noticia de que el Tribunal Constitucional se ha aclarado por fin sobre la ley de violencia y ha decidido que sí es constitucional.

    Aunque me lo esperaba, eso no evita que ahora mismo tenga una sensación de decepción y tristeza. Confieso que empecé a ser consciente del feminismo y sus abusos cuando supe lo que decía esta ley, y que pese a ello no solo no se había rechazado, sino que fue aprobada por unanimidad. Hasta entonces no había pensado demasiado sobre el tema, e ingenuamente pensaba que eso del feminismo no era más que defender que las mujeres y los hombres somos iguales. Qué equivocado estaba.

    http://www.publico.es/081542/tc/avala/constitucionalidad/ley/violencia/genero

    ResponderEliminar