Twittear

01 agosto, 2010

Partido feminista

Como tengo la sensación de que en lo relativo a los géneros, ocurre lo que con la física y el Universo, donde lo conocido representa sólo una pequeña parte y la zona oscura lo ocupa casi todo, me gustaría invitaros a la reflexión con una pregunta, que si fuésemos capaces de contestarla con claridad, supondría que habríamos dado muchos pasos adelante en el tema que nos ocupa.

¿Por qué, si las cualidades del feminismo son tan excelentes, jamás ha tenido  éxito un partido feminista? 


5 comentarios:

  1. Es evidente, porque no se corresponde su poder político con su poder social. Son pocas, pero MUY ORGANIZADAS. Así que las resulta mucho más rentable funcionar como grupo de presión que como partido político.

    Además el PSOE está vendido a las femilistas, sencillamente NO NECESITAN crear un partido ad hoc pues ya existe uno que recoge sus demandas liberticidas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:03 p. m.

    El Cardenal Tarancón decía: "No quiero un partido cristiano, sino cristianos en todos los partidos".

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  3. Observa Athini que la comparación la estableces -y no digo que sea incorrecta- con una organización de tipo religioso y que administra un credo;y en teoría, al menos, el feminismo debería moverse en lo terrenal y laico.

    ResponderEliminar
  4. juanmaria2008@gmail.com9:48 p. m.

    Emilio, te contesta Fernando Savater hoy en El País.

    Las respuesta de Cliente X y Athini son las correctas: el PSOE (y el PP y UPyD y CiU y IU y...) ya asume sus intereses, no hace falta un partido ad hoc.

    Por otro lado, Athini tiene razón: el hembrismo se ha transversalizado. Es algo que echo de menos entre los hombres, que todavía anteponemos ideologías políticas, filosóficas, religiosas, etc.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que la respuesta inmediata a la pregunta es esa. Mejor una ideología extendida a lo largo y ancho del espectro político y social antes que un partido llamado a fracasar.

    Pero, por qué fracasaron todas las tentativas en esa dirección, no sería que el feminismo no ha sido capaz de ir más allá de las reivindicaciones de género y ha sido incapaz de ofrecer una alternativa a la que pudieran sumarse los sectores sociales más allá de su sexo.

    Todavía más, no será que el feminismo prefiere antes fijar la ruta que asumir el timón, y en ese sentido debe echar mano de los varones para aquellas cosas que menos les gustan. El ministerio lo dirige Aído, pero el Delegado para la violencia de género, es Lorente.

    Buena parte del trabajo político e ideológico, incluso las actitudes más intransigentes, es realizado y están representadas por varones.

    ¿No nos está esto hablando de la imbricación de los sexos y la imposibilidad de que que la sociedad patriarcal sea un producto exclusivo de uno de los sexos, aún cuando la participación de unos y otros sea diferente?

    Dejo la cuestión aquí porque creo merecería un tratamiento más afinado y en extenso.

    ResponderEliminar