Twittear

25 mayo, 2010

El género y la custodia compartida

Lo que está pasando con el debate de la custodia compartida en los Parlamentos de algunas comunidades autónomas revela a mi entender dos cosas: que el edificio levantado, prácticamente de una tacada, por el feminismo de género en España, y del que el tema de la custodia compartida es una pieza importante, no sólo no está resultando un producto bien hecho y por tanto con capacidad para durar, incluso para ser exportado a otros lugares del Planeta como se pretendió, sino que está resultando algo tan chapucero en el plano jurídico y tan injusto en lo ético y social que, a pesar de las enormes agarraderas de esta ideología en las principales fuerzas políticas, no están siendo capaces de parar la marea de protestas por una ley que nunca debió ver la luz en los términos en que está y que ahora se hace necesario cambiar.

Pero al mismo tiempo revela a mí entender el error de considerar que este tema se puede desligar de muchos otros: violencia de género, SAP, ley de igualdad,  etc. y no porque socialmente no sean temas que se puedan considerar con independencia unos de otros, sino porque la ideología y la práctica de género en nuestro país,  funcionan como una única cabeza, intencionalmente poco visible, dirigiendo cada uno de esos asuntos. Por eso es posible que no sólo sea difícil el proceso sino que se pueda dar para adelante a leyes engañosas en las que tal como ahora acontece, la custodia compartida no sea posible por la mera presentación por parte de la mujer de una denuncia por malos tratos, incluso que las inercias jurídicas creadas en los últimos años dificulten también desde ahí los procesos de decisión justa, por no mencionar que no se van a quedar cruzados de brazos los potentes equipos de abogados y otros profesionales que actúan en perfecta sintonía con los postulados del feminismo de género.

En esta bitácora en la que llevo escribiendo casi 5 años tuve siempre claro, que la estrategia de género -estrategia que comprende todos los aspectos y ámbitos de lo social, político y cultural, desde la educación hasta las relaciones de pareja, pasando por lo político, laboral, la sanidad, y en general todo lo referido a la  familia-,  es una, y está concebida como un conjunto de prácticas sociales, culturales y políticas,  con la pretensión de situar a la mujer en un nivel de prevalencia en todos los planos de lo social, única manera según ellas,  de hacer justicia a la discriminación sufrida en la sociedad patriarcal.  Es por eso que el hecho de que la protesta masculina se presente tan fraccionada y dividida,  puede hacer muy difícil alcanzar una buena ley que se atenga a los principios de equidad y justicia, o evitar que la Ley contra la violencia de género, incluso la reciente resolución de la comisión de igualdad del Congreso de los diputados sobre el SAP terminen vaciando de contenido aspectos de cualquier ley autonómica realizada con las mejores intenciones.

Neutralizar el poder de género va a significar ponerle delante un poder equivalente, pensar que individualmente, o incluso en forma de colectivos sin conexión unos con otros, se el puede hacer frente, me parece un error del que no tardaremos en darnos cuenta. Por lo demás, y respondiendo a alguna objeción que en algún momento pudo haber existido, en el sentido de que buscar por el lado masculino ese contrapoder puede estar en contradicción con el título de la bitácora, esto es, con la idea de situar a las personas como los destinatarios últimos de todas las iniciativas sociales,  entiendo que no sólo no existe contradicción sino que tengo la impresión de que se trata de la única manera posible de salir de la estrategia de géneros, es decir de la confrontación hombre-mujer. Cuando ambos poderes estén igualados, cuando el poder de los sexos esté en equilibrio y puedan neutralizarse el uno al otro, será entonces posible entender lo social como el conjunto de personas que lo constituyen más allá del género de cada cual.

9 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tus palabras compañero. Buena reflexión!

    ResponderEliminar
  2. Bien dicho. Soy un PADRE aragonés en trámite de separación. Con esta Ley podré seguir siendo PADRE, y no emigrar con un cierto sentimiento de culpabilidad de otra casa, fría, sola y triste. No soy maltra<tador, soy abstemio, fumo 6 cigarrillos al día, trabajo, rio, me canso, duermo, lloro y disfruto igualn que cualquiera. ¿Que mal he cometido? Es/sería justo ser el culpable de la situación. Ya se sabe, muerto el perro, .. se acabó la rabia.

    ResponderEliminar
  3. No soy maltratador, abstemio, fumo 7 cigarrillos al día, trabajo 8, duermo 7, hago deporte, disfruto, rio, lloro, siento, como, corro,... vamos lo normal pero soy PADRE tramites de separación ( en Zaragoza). ¿Que mal habría cometido si (p. ej.) soy de murcia y me hicieran salir de casa y de la vida de mis hijos como un proscrito al que no se le presupone la inocencia. Dede el viernes a la salida del colegio hasta el domingo a las 20 horas (semanasw alternas) puedo volver a ser padre, .... ¿Y el resto?. JOER. Afortunadamente, soy aragones y esa situación no la tendré que sufrir. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Unanse, unannos, unámonos por el amor de Dios.
    ¿No es suficiente la distraida mención de una mujer de que si quieren, tenemos echada la soga al cuello?

    Yo voy a proponer una acción de protesta, por si alguien puede llevarla a la practica:

    Dado que cualquier mujer, en cualquier momento, puede enviar a cualquier hombre a la carcel y destrozarle la vida para siempre (y dado que somos idiotas y no nos damos cuenta de ello)NEGuEMONOS PREMEDITADAMENTE A SUBIR A EN ASCENSOR CON MUJERES. HAY QUE CONFECCIONAR UN BADGET. PUEDE DECIR, "CUANDO HAYA IGUALDAD SUBIREMOS JUNTOS".

    Con esta acción de protesta pasiva, las mujeres que quieran nos pueden apoyar, hacemos deporte y concienciamos a la sociedad de la aberración que nos han colado nuestros dementes políticos de ambos espectros. Las extremistas van a quedar en evidencia y la cosa se va a extender como la polvora, después de unos inicios duros, es verdad. Paris bien vale unos cuantos escalonees y si no somos capaces de hacer eso por nosotros mismos, los españoles valemos menos que la gente de la India y los negros del reverendo Martin Luther King. o solo valemos para ver "el mundial".

    Hay que probar.

    Se pueden exigir vigilantes en los ascensores públicos por el riesgo evidente a una denuncia falsa de abusos sexuales o maltrato y jorobar bien jorobado al sistema "progresista" defensor de cualquier chorada victimista, en este caso los hombres. ¿Que les parece?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:08 p. m.

    Hola, amigos, soy José.

    Lo siento, Prof. R., pero no estoy de acuerdo con esa acción que propones. Me parece que sería trasladar un conflicto político, jurídico e ideológico, al ámbito de lo cotidiano. Sería como escupir a la cara a las mujeres de a pie, demostrarles una desconfianza injusta. Creo que la inmensa mayoría de las mujeres son personas decentes, justas y respetables, exactamente igual que los hombres; no puedo decir lo mismo de sus presuntas representantes. Hacer a nuestras vecinas, compañeras de trabajo, etc. ese desprecio sólo contribuiría a enrarecer la convivencia cotidiana de hombres y mujeres, que es precisamente lo que buscan las feminazis.

    Aprovecho para felicitar y agradecer a Emilio la magnífica labor que hace con este blog. Sigue adelante, cada vez somos más los que estamos "despertando" con testimonios como el tuyo.

    ResponderEliminar
  6. José,

    respeto tu punto de vista, pero no lo entiendo. ¿Donde ves tu un desprecio al resto de las mujeres?
    Yo solo veo una denuncia de una situación que se está volviend dramática para muchos hombres.

    Precisamente la propuesta incluía que las mujeres puedan solidarizarse con nuestra situación, si quieren. Para ello bastaría con que llevasen los mismos badgets que llevaríamos nosotros. Si hay una sola mujer con dicho badget, podemos considerar que no vamos a ser impunemente ENCARCELADOS.

    El asunto es más serio de lo que aparenta y precisamente la estrategia del feminismo ha sido, existosamente "lo personal es político" y no se por que no usar la misma cuña cuando lo que haría seróa a)fomentar la solidaridad de hombres y mujeres contra ese cuerpo extraño llamado feministas b)denunciar el amargo trago por el que estamos pasando los hombres, con una ley a la que solo cabe tratarla de LOCURA.

    Finalmente, perdoneme expresar mi sorpresa por que se pueda solucionar una situación como la actual por vías que ya están perfectamente controladas a favor de los objetivos del feminismo como son la política, la justicia y la ideología (en realidad la propaganda).

    Yo no entiendo como se puede permanecer pasivo y menos como si el actuar quebrase algún tipo de "convivencia" que no existe ya y esto me recuerda una máxima que en España todavía nadie ha comprendido o difundido suficientemente, y que dice:

    FEMINISMO = CABALLEROSIDAD AL CUADRADO

    Felicitaciones al blog

    Respecto

    ResponderEliminar
  7. Me parece interesante el debate suscitado por la propuesta del P. Rahmanicus, aún cuando me gustaría conocer algo más cuál es su pensamiento.

    Es verdad que desde el lado masculino hay que hacer cosas pero quizá no estaría mal discutirlas un poco antes, sin descartar iniciativas individuales que quizá puedan tener impacto.

    A Guillermo Tell decirle que no entiendo bien el párrafo que habla de la política, la justicia y la ideología.

    La propia propuesta del badget es política y es ideología y mal se puede cambiar el tema de la custodia compartida -y tantos otros- si no se cambian las leyes.

    En mi opinión del feminismo, de su "modus operandi", ignoramos más que sabemos. Cómo si no explicar que después de tantos años de vigencia de leyes tan injustas como la de divorcio o la de violencia hayan conseguido evitar que sea tema de discusión social y política y haya que esperar a que varios Parlamentos autonómicos se decidan a cambiar aspectos relacionados con la custodia compartida para que algunos medios comiencen a admitir que es tema de debate.

    El tema es largo por lo que dejo paso a otras intervenciones

    ResponderEliminar
  8. Emilio, paso a explicarme mejor:

    Jose dijo que la idea de un badget sería trasladar un conflicto político, jurídico e ideológico, al ámbito de lo cotidiano.
    A mi entender el conflicto donde verdaderamente se siente y se comprende es en el terreno de lo cotidiano.

    Las vías políticas jurídicas e ideológicas están colapsadas, son vias de un solo sentido en nuestros días, monopolizadas por lo "politicamente correcto". El movimiento feminista, precisamente desciende de los conciliábulos políticos (lobbys) del poder para imponerse en el terreno jurídico, desde estructuras lejanas no confrontables (ONU, Parlamento Europeo. etc)y desde ahí no tenemos nadda que hacer, por que no somos políticamente correctos.

    Además de todo eso, el movimiento feministase retroalimenta precisamente en el ámbito de lo cotidiano. En el terreno de las ideologías, hoy, si estas no llegan a los medios (junto a la publicidad) de comunicación procedente de lo cotidiano, es dificil que tengan el menor impacto.

    En mi blog "El feminismo desvelado" explico con algún detalle como se ha conformado este tinglado que si no se hace algo no lo mueve nadie.

    Estoy totalmente de acuerdo en que no sabemos muchas cosas de como se ha conformado ese movimiento feminista. Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que no se pierde la función de la masculinidad más que por una dejación de funciones y por eso llamba la atención sobre que "el feminsmo es caballerosidad al cuadrado". Si piensas un poco verán como es así.

    El feminismo ha sido ideado por hombres, llevado al poder por hombres, liderado por mujeres y mantenido por hombres.

    Las funciones masculina y femenina están determinadas desde el origen de los tiempos y la de los hombres ha sido siempre la de proteger el perimetro y suministrar los bienes (defensa y caza para simplificar.

    Los hombres son siempre (al menos potencialmente) los defensores y suministradors de las mujeres que son siempre (al menos potencialmente) las madres, criadoras y amas de casa. Ese es un instinto de abnegación que habilmente manipulado (por manos expertas) ha degenerado en el linchamiento de lo masculino por los mismos hombres y la creación de una feminidad desnaturalizada. El apoyo a todo esto es económico es insititucional, ni universidades (¿que ideología puede exisitir sin el reconocimiento de estas?)ni gobiernos nacionales o internacionales, ni los grandes poderes económicos tienen el menor interés en combatir los excesos del feminismo. Asi que solo nos queda la vía de la lucha cotidiana, esperando que la evidencia permita seguir escalando posiciones al movimiento. Abandonar el campo de batalla de lo cotidiano es a mi entender, el gran error, propio de una hipertrofia de la caballerosidad que se ha vuelto insana.

    Nuevamente, enhorabuena por su blog.

    ResponderEliminar
  9. Aún cuando hay en tu post cosas valiosas tengo la sensación de que te equivocas al contraponer de forma tan intensa como lo haces lo cotidiano a lo político y lo jurídico. Si lo piensas bien lo que propones es justamente lo inverso a lo “personal es político” que tú mismo calificas de iniciativa exitosa.

    Creo que también pecas de un determinismo excesivo cuando dices que “Las funciones masculina y femenina están determinadas desde el origen de los tiempos…” aún en el supuesto de que apliques la distinción entre funciones y roles.
    Si lo piensas bien desde el origen de los tiempos no hay nada que haya permanecido igual a sí mismo, ni tan siquiera la orografía de los países, tenemos incluso que hablar de la deriva de los continentes, cuanto más seres de carne y hueso como nosotros que no nos hicimos sedentarios hasta el Neolítico.

    Como me parece excesivo decir que el feminismo está siendo mantenido por hombres. Creo que es menospreciar en exceso el poder de las mujeres, porque justamente una parte muy importante del poder femenino tiene la particularidad de ser poco visible, de moverse en un ángulo muerto que nos pasa desapercibido.

    Y es cierto que en cada una de esas cosas hay algo de verdad, por ejemplo que el feminismo difícilmente llegaría a dónde está sin el apoyo de los hombres, o que la pretensión del feminismo hoy es, no tanto la de un cambio de roles como una adaptación de los mismos a sus necesidades, pero entre ambas cosas y lo que tú dices el salto me parece demasiado importante y eso sin contar que, en algún momento por parte de los hombres se producirá algún tipo de reacción, y no será simplemente acatar lo que ellas digan.

    Gracias por la felicitación al blog

    ResponderEliminar