Twittear

16 octubre, 2011

Dato demoledor

Acabo de escucharlo en Redes de la boca del demógrafo James Vaupel: en Italia la frecuencia del cáncer de piel en hombres y mujeres es aproximadamente la misma, sin embargo, la mortalidad es 10 veces superior en ellos que en ellas. Su conclusión es clara: los hombres no nos cuidamos. 


P.S. El motivo de traer este dato y abrir con él una entrada está en que a mi modo de ver revela más sobre la condición masculina que muchas páginas de literatura. Porque no sólo está en él la consideración que la sociedad vierte sobre la salud masculina, está también la consideración que cada uno de nosotros tenemos sobre  nuestra propia salud, ya que según Vaupel lo que explica esa gran diferencia son los distintos  comportamientos en relación con el propio cuerpo de hombres y mujeres. 

10 comentarios:

  1. Hace un par de semanas, me pareció ver en algún telediario una campaña para concienciar a los hombres españoles sobre el diagnóstico precoz del cáncer de próstata. Fue un segmento de apenas dos minutos. Os invito también a que visitéis la web de la asociación española contra el cáncer. Veréis que predomina el color rosa y que nos saluda un banner anunciando la campaña sobre el cáncer de mama.

    Adjunto también la última filtración de José Bono sobre Zapatero, que, como todas las de ese personaje hay que tomar con cautela, pero que sería representativa del feminismo paternalista que ha exhibido Zapatero en estos años:

    http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=30322

    ResponderEliminar
  2. También yo vi algo del informe sobre el cáncer de próstata del que hablas Plutarco, fue en el telediario de la 1. En mi opinión la información que se dió era correcta y tengo la impresión de que este tipo de información tiene que prodigarse mucho más.

    En relación con lo segundo decirte que cuando aún existía el Ministerio de Igualdad se formó una plataforma, fundamentalmente de organizaciones feministas, para hacer un seguimiento de lo que se llamó impacto de género de los Presupuestos generales del Estado. Comisión de la que no he vuelto a tener noticia, pero que seguramente desistió de su empeño, porque las comparativas de por ejemplo el gasto sanitario les hubiera supuesto reconocer que éste es muy mayoritariamente femenino, y como ya sabemos como funciona el género, eso no es posible reconocerlo porque sería tanto como cargarse la propia ideología.

    ResponderEliminar
  3. Emilio, el reportaje del telediario sobre el cáncer de próstata también me pareció correcto, aunque escaso y desde luego una gota de agua en relación al énfasis que se pone en prevenir cánceres de otro tipo.

    ResponderEliminar
  4. A la entrevistadora de género de El País se le han debido romper los esquemas al escuchar la respuesta que la premio Nobel israeli de química en el 2009 le ha dado cuando le ha preguntado porque pocas mujeres dirigen laboratorios: "Convertirse en jefa de laboratorio exige tiempo, artículos científicos, hacer muchas cosas, puede ser difícil para la mujer realizarlas a la vez que tiene hijos. Pero también hay muchas mujeres que sencillamente rechazan la competición para superar estos retos o que disfrutan siendo científicas sin necesidad de ser jefas". Así es, hay mujeres que no quieren mandar, igual que hay hombres que están cansados de hacerlo. Pero la ideología de género no da tregua: las mujeres deben mandar, aunque no quieran.

    Aquí, la entrevista completa:

    http://www.elpais.com/articulo/ultima/Viajar/espacio/destino/favorito/elpepiult/20111017elpepiult_2/Tes

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:05 p. m.

    Es verdad que la entrada se refiere a la salud pero en cierto modo puede hacerse extensiva a muchos otros ámbitos. Sólo nos tomarán en serio cuando nosotros seamos capaces de hacerlo.

    Como decía Ivon Dallaire: los hombres son el único grupo social contra el que se puede despotricar públicamente sin que nadie, ni ellos mismos, salgan en su defensa.

    Vaupel puede decir eso hoy y mañana la prensa puede publicar fácilmente que las mujeres están discriminadas en el gasto sanitario sin que nadie se preocupe de desmentirlo, porque los asuntos de los hombres están de la mano de dios y ni ellos mismos conocen cuál es su situación.

    Alberto

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:17 p. m.

    Sí, la verdad es que tiene que ser toda una contrariedad para una periodista de "El País" (o de "El Mundo", o de "ABC"...) descubrir que una premio Nobel, en vez de las jeremiadas al uso, viene a decirle que si no hay más mujeres que sean jefes de laboratorios es, sencillamente, porque ellas suelen preferir hacer otras cosas. Con lo que le hubiera gustado a la concienciada periodista haber podido poner un titular como "el machismo aparta a las mujeres de la ciencia", o "una mujer científica sufre continuos acosos sexuales de los hombres", y resulta que no, que la entrevistada no sólo no entra al trapo, sino que le dice todo lo contrario a lo que en su periódico (y en todos los otros) se repite día sí y día también. Aunque, faltaría más, ya se ha cuidado la periodista de no subir al titular la frase más reveladora de la entrevista: "hay muchas mujeres que sencillamente rechazan la competición para superar esos retos".

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:34 p. m.

    Es sabido que las mujeres acuden con bastante más frecuencia al médico que los hombres (incluso hay algún chiste sobre ello cuyos detalles no recuerdo ahora). El cuidado de la apariencia y del cuerpo es algo más propio de la mujer. Los hombres siempre han sido más descuidados. No hay más que ver la inmensa cantidad de potingues que tienen la mayoría de las mujeres en el cuarto de baño. Como para parar un tren. Es evidente, creo yo, que el acicalamiento y la preocupación por la salud van de la mano. La mujer, de hecho, se acicala para resaltar ciertos aspectos corporales que indican fertilidad y salud: los labios rojos (suficiente hemoglobina), colorete en las mejillas, color de pelo juvenil, rellenos en ciertas partes para aparentar una buena distribución de grasa, tacones altos, etc. En realidad, una mujer (o un hombre) difícilmente puede estar bella si está enferma o parece poco saludable. Si no recuerdo mal, hay revistas femeninas que se anuncian con un “belleza y salud”. Como quiera que la belleza en las mujeres es uno de sus más potentes medios para medrar en la vida (atrayendo a varones adecuados o sacando de ellos ciertos favores), nada puede extrañar la mayor preocupación de la mujer por su salud. Los hombres pueden atraer a las mujeres por medio de otras virtudes o cualidades: inteligencia, astucia para los negocios, don de mando, creatividad, estatus social elevado, etc. Es decir, este dimorfismo sexual me parece natural. Ahora bien, por ello mismo debería haber una adecuada campaña de orden ministerial para tratar de inculcar el hábito del cuidado personal en los varones. Podemos esperar sentados.

    Raus.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad lo que dices Raus, pero no me digas que no pone los pelos de punta el dato. No se trata de que nadie haga lo que otros hacen porque sino no se es igual, se trata de que algo marcha muy mal para los hombres cuando la mortalidad, -siendo como es, igual la frecuencia- no es que sea una vez y media o dos o tres veces superior. ¡Es que son 10 veces! y eso nos está indicando que no hay alarmas, que no hay señales de alarma ni en el sistema institucional, ni entre los hombres para dar aviso de que algo tan grave está sucediendo.

    ResponderEliminar
  9. Humberto8:46 a. m.

    Tal y como está el ambiente en la política y los medios de comunicación, esperar una campaña de promoción sanitaria dirigida sólo a los hombres es pedir peras al olmo, pura utopía. Se interpretaría como un agravio más contra la mujer. Aunque la campaña sea contra el cáncer de próstata, no faltaría alguna lumbrera hembrista que exigiera recíproca atención a la próstata de las mujeres. Sólo sería viable si apareciera como víctima la esposa del enfermo, que se quejara de los grandes disgustos y problemas que le ha acarreado la enfermedad de su marido; entonces sí sería aceptable, porque resolvería un problema femenino. Es como en los anuncios de viagras y similares, siempre salen mujeres como víctimas adjuntas; en los productos contra la sequedad vaginales, que también impide las relaciones sexuales, los hombres no pintamos nada. La salud es cosa de mujeres, los hombres somos tan privilegiados también en eso (diría "el género") que si nos morimos antes es por nuestros malos hábitos, por nuestra culpa; no merece la pena ningún tipo de campaña, porque lo que nos ocurra nos lo merecemos de sobra. Como los accidentes laborales, los suicidios, etc.

    ResponderEliminar
  10. Si esa diferencia de mortalidad fuese en su contra lo que estaríamos oyendo de la sociedad patriarcal. Con mucho menos motivo han montado campañas que se prolongan desde hace 30 y 40 años sobre una sociedad que se nutre de explotar y dejar abandonadas a las mujeres.

    En relación a lo que apuntas Humberto sobre el suicidio, algún día habrá que tratar muy en serio ese tema, para procurar algún tipo de respuesta al hecho de que caigan en saco roto las recomendaciones de la sociedad española de psiquiatría en una dolencia que mata cada día más de 11 personas, de las cuales 8 varones.

    Lo que últimamente he visto publicado es que esa cifra sigue en aumento pero por supuesto sin desglose de mortalidad por sexo. Parece que para algunas cosas ese detalle no debe hacerse público.

    ResponderEliminar