Twittear

18 octubre, 2011

¿Ha dejado de existir lo de todos?

Conectando con la entrada anterior y esa falta de actuación de la sanidad y las autoridades públicas ante un hecho de tanta magnitud como esos 10 veces más muertos varones que mujeres por cáncer de piel en Italia, quizá no esté de más recordar que el feminismo de género ha impuesto una dinámica nueva en las instituciones sociales, en el Estado, en la Administración pública, caracterizada por reservarse en exclusiva algunas instituciones y organismos, pero también imponiendo la idea de que lo que se suponía de todos ha quedado seccionado, segregado y, en cuestiones como la vigilancia del sexismo en la publicidad ésta se limita al sexismo que denigra la figura femenina, no la masculina, o que  en temas como los mencionados del cáncer o los suicidios, pero muchos otros como el fracaso escolar masculino todo nos indica que nadie actuará motu propio y sólo se conseguirá algo cuando desde la sociedad civil grupos interesados y activos lo demanden. 


La pregunta podría ser: ¿quién divide, quién separa, quién segrega?

5 comentarios:

  1. ¿Sería esto acoso sexual?:

    http://www.elconfidencial.com/videos/2011/10/19/polemico-anuncio-de-los-abogados-finlandeses-3019/

    Al verlo me he acordado de un comentario realizado en este blog, creo que por Raus, sobre la utilización del sexo y el aspecto físico de las mujeres en diferentes contextos sociales para propiciar situaciones que las beneficien. El anuncio, por cierto, es finlandés.

    ResponderEliminar
  2. Aunque añade "viceversa" al final, el titular, como siempre, pone énfasis en la parte masculina del SAP. La autora del artículo, por cierto, parece desconocer que el feminismo nacional considera el SAP como anatema:

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2011/10/19/padres-que-adoctrinan-a-sus-hijos-contra-su-madre-y-viceversa-86126/

    ResponderEliminar
  3. Humberto9:48 a. m.

    Emilio, una vez que el lobby hembrista considera como un dogma indiscutible el que entre hombre y mujer hay siempre una relación de verdugo-víctima, de privilegiado-discriminada, o de poderoso-oprimida, se entiende que cualquier actuación social debe tener como objetivo compensar a las mujeres por su desventaja. Hacer actuaciones favorables a los hombres sería (siempre en su lógica enfermiza) acentuar esa desventaja femenina. Sería como si, por ejemplo, el estado ofreciera ventajas a los ciudadanos no minusválidos frente a los minusválidos, o si facilitara ayudas a los "payos" y excluyera de ellas a los gitanos. Por eso creo que la principal tarea que tenemos por delante los que creemos en la igualdad es desmentir y desmontar ese falso dogma; porque si consiguen inculcarlo a toda la sociedad (y en ello están), tendrán un cimiento muy sólido para cuelquier cosa que se les antoje edificar encima. Por ejemplo, secratarías de estado "de igualdad" que sólo se ocupan de un sexo, campañas sanitarias sólo para mujeres, discriminaciones "positivas", leyes diferentes para hombres y mujeres (que suponen la abolición de la presunción de inocencia de los primeros), favoritismos ante el divorcio, campañas publicitarias que demonizan al varón, negación del SAP, de las denuncias falsas y un larguísimo etc. que lamentablemente ya conocemos. Todo ello basado y "justificado" en el dogma indiscutible de que la mujer merece, por compensación, un trato de favor por parte de la sociedad y el Estado. Es ahí donde nos la jugamos.

    ResponderEliminar
  4. La cuestión es de muchos quilates Humberto porque la legitimidad del Estado, se ha basado siempre en que representa el interés de todos y no de una fracción, al menos en los países civilizados.

    Lo que está pasando con el feminismo institucional de género, en mi opinión, no tiene parangón con nada de lo conocido históricamente. Desde luego asumir una ideología como la de género como filosofía oficial aunque se haga con la boca pequeña y tratando de evitar las aristas más pronunciadas representa un novedad histórica que pone en cuestión muchas más cosas de las que aparenta.

    ResponderEliminar
  5. No estaría mal que caminásemos en esta dirección:

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/decalogo/transparencia/integridad/elpepuopi/20111027elpepiopi_12/Tes

    ResponderEliminar