Twittear

23 octubre, 2011

Feminismo e igualdad hoy


Tengo la sensación de que los varones nos manejamos tan mal en el tratamiento de las cuestiones de género e igualdad porque lo desconocemos casi todo al respecto. Quienes presumen de un mejor conocimiento hablan del feminismo y la igualdad como si esos términos significasen algo unívoco y claro para el todo el mundo y en todo momento, como si ambos términos no hubieran variado sustancialmente su significación con la última oleada feminista y lo que aquí denominamos neofeminismo, como si significasen lo mismo para las diferentes corrientes en liza, pero sobretodo como si significasen lo que siempre se ha entendido por tales.

Para la inmensa mayoría de los hombres entender lo que significa y representa el feminismo constituye una verdadera incógnita que sólo se acaba resolviendo cuando,  bien se ha tropezado con la legislación de género y entonces uno se percata de que  esos conceptos no significan allí nada  parecido a lo que se pensaba,  bien  porque al igual que nosotros y por diferentes motivos ha  decidido centrar su interés en el tema y, tratando de vencer todas las dificultades que tal reto representa porque así el neofeminismo se ha encargado que fuese, pone su voluntad en conocerlo.

Es por eso que entiendo que para ampliar la base social de quienes creemos que existe otra forma de entender estas cuestiones, y hace mucha falta a tenor de la enorme desproporción en que hoy nos movemos, exige un esfuerzo grande de explicación de lo que realmente representa y significa este lobi - quizá ésta sea la denominación más apropiada para designarlo en el presente- y que no tiene nada que ver  con lo que formalmente proclama, pero también con  la idea de que no es bueno para nadie, y en primer lugar para los varones, hacer como que no se oyen o no se ven lo continuos  y constantes ataques  que unas veces de forma más abierta y otras de forma más solapada se dirigen contra los hombres y la masculinidad, hasta el punto de llegar a considerarla una tara.

Y quizá recordar que, por ahí arriba, en no se sabe dónde, no es verdad que exista una instancia donde se pone freno a su  voracidad, porque  ahora mismo su poder traspasa partidos políticos y sindicatos y su influencia en los medios de comunicación  es innegable.  La estrategia neofeminista de hacer un aparte donde se cuecen estas políticas sin la presencia masculina, y luego defenderlas a coro en todos los ámbitos, ha funcionado y sigue funcionando muy bien, hasta el punto de que buena parte de sus postulados los conocemos cuando ya son ley y derecho positivo.

5 comentarios:

  1. Quizás el tratamiento que Associated Press da a la siguiente noticia nps de una ideo de lo que el lobi neofeminista y su ideología de género representan. 23 mujeres suecas son detenidas por estar implicadas en una red de pornografía infantil, pero "pese a que las mujeres obviamente tienen que asumir plena responsabilidad por sus acciones, sólo se puede decir que él abusó de su débil estado psicológico y deseo de contacto humano. Fue algo sistemático". Parece ser que el único hombre implicado es el que se va a comer el marrón:

    http://feeds.univision.com/feeds/article/2011-10-18/suecia-23-mujeres-convictas-de?refPath=/noticias/ultimas-noticias/

    El efecto WAW (women are wonderful) pase lo que pase.

    ResponderEliminar
  2. En Nada es gratis ha publicado un artículo particularmente interesante César Molinas en el que habla de una crisis de valores que a mi modo de ver habría que ligar a la pérdida de autoridad moral de los varones como consecuencia de la persistente y sistemática campaña de desprestigio emprendida por el neofeminismo y que viene produciéndose desde el primer día de la democracia hasta el presente y que lejos de menguar tengo la sensación de que pretende todavía agudizarse más. El artículo lo encontraréis en el siguente enlace:

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=15160

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:59 p. m.

    Interesante esta apunte sobre un soldado americano que ha regresado a su país de Afganistán. ¿Usar y tirar?

    http://blogs.elpais.com/barras-y-estrellas/2011/10/de-soldado-a-sintecho.html

    Alberto

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:17 a. m.

    esto le puede hacer pupa al feminsmo de género o feminismo degenerado
    http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/10/29/jueza-prostituta-papeles/1149409.html

    ResponderEliminar
  5. En relación con esto último de anónimo, decir que yo he visto no hace mucho tiempo un amplio reportaje sobre el tema en la tele, en el que se mostraba que los locales contaban con autorización municipal e incluso una de las "madames" se jactaba de mantener muy buenas relaciones con autoridades de distinto nivel administrativo.

    Eso sí, todo era de mucho lujo y los servicios que allí se prestaban ascendían a más de lo que gana un un trabajador medio al mes.

    En la prostitución como en tantas otras cosas el foco está puesto en quienes la ejercen en las calles y carreteras y en el cliente proleta, lo verdaderamente importante, el grueso del negocio que implica a personas que se levantan sueldos de consejos de banco y a donde los clientes que acuden deben hacerlo con la cartera llena; eso, como la regulación de esa materia se sitúa en el limbo.

    ResponderEliminar